Decálogo de supervivencia masculina

Es común pensar que sólo las mujeres tienen problemas graves por su condición de género y francamente no es así. Hablemos de los problemas de ser hombre en nuestros días.

Los hombres de nuestros días enfrentan graves problemas que pasan
desapercibidos por la cotidianidad. Cargan con muchas creencias y muchos
“deberías” de lo que significa ser hombres: no llorar, no mostrar
emociones, mostrarse siempre fuerte, no demostrar cansancio, conocer todas las
respuestas, estar siempre disponibles sexualmente y en este rubro, tener un
desempeño de semental, por nombrar algunas de las ideas con las que se
enfrentan en su día a día. Estos son los diez puntos que David Barrios
Martínez, psicoterapeuta y sexólogo, en su libro “Resignificar lo
masculino”,  dedica al hombre
posmoderno para mejorar su calidad de vida.

 

1) Expresa sensaciones y
sentimientos.
El hombre tiene la creencia de
que es un signo de madurez y fuerza no demostrar sus emociones. La
manifestación de emociones equilibra funciones orgánicas fundamentales y
facilita la salud mental de la persona. No pierdas la oportunidad de dar un abrazo,
una palmada, un beso, llorar, reír, decir palabras que expresen lo que sienten
en el momento.

 

2) Abandona la agresión. La agresión verbal de los hombres, se centra muchas veces en “lo
que no es masculino”: mujeres, varones afeminados y hombres que no son
machos. La consigna es muy práctica:

  • En tu hablar cotidiano
    sustituye las palabras que implican agresión por otras que no supongan
    violencia
    .
  • No agredas físicamente a ninguna persona.
  • No festejes ni reproduzcas
    chistes misóginos, homófobos o que hagan apología de la violencia en general y
    hacia los más desprotegidos en lo particular (como las mujeres, por su
    constitución física).
  • En el terreno erótico, emplea
    la seducción y el cortejo, pues les será grata a ambos la experiencia. El
    ejercicio sexual voluntario es fuente de alegría y bienestar para los
    participantes, en oposición a la violación sexual.

 

3) Comunícate emocionalmente. En aras de una dureza que supuestamente forma una hombría, es común
que los varones no expresan de manera oportuna sentimientos, necesidades,
deseos, problemas, miedos, inseguridades, dudas y hasta reclamos. Comunicar la
afectividad, beneficia las relaciones de los hombres con sus parejas y seres
queridos. El viejo proverbio chino resume lo anterior: “La vara de bambú
que es rígida, se quiebra con el viento, la que es flexible, difícilmente se
rompe”

 

4) Trata igual a los hombres
que a las mujeres.
A menudo, sin percatarse, los
hombres traducen en sus acciones y su lenguaje, un menosprecio hacia las
mujeres. Frases como “Es muy capaz de manejar gente a pesar de ser
mujer”, “Para ser mujer es bastante eficaz”, “Mujer y todo
ha salido adelante”, “Ella es casi tan capaz como cualquier
hombre”, nos demuestran una desvaloración y prejuicios hacia las mujeres.
Los invito a terminar con esta discriminación.

 

5) Acepta y comparte la
independencia femenina.
Es tiempo de que los hombres se
libren de ese miedo a la independencia femenina, promoviéndola y entendiendo
que esto traerá beneficios a ambos sexos. Muchas de las tensiones entre sexos
desaparecerían y en un clima de igualdad de oportunidades, los hombres podrían ser
más solidarios y empáticos con las mujeres y menos autoexigentes.

 

6) Rompe con el papel de macho. Renuncia a cualquier actitud machista de la que estés consciente y
mantente abierto a las críticas sobre el tema para desechar aquellos resabios
machistas de los que aún no te hayas dado cuenta. Evita la excesiva
caballerosidad, que es una forma encubierta y sutil de machismo y dominación
sobre la mujer, sustitúyela por respeto y gentileza. Evita propagar chistes
sexistas, especialmente con las nuevas generaciones que aprenden de ti.

 

7) Cambia tu estilo de relación
de pareja.
Estimula los diálogos con tu
pareja en los que se expresen mutuamente y con sinceridad, necesidades,
sentimientos y posibles desacuerdos relacionados con tu estilo de masculinidad.
Efectúa la autocrítica profunda al respecto y acepta que tu pareja puede ver en
ti actitudes machistas que tal vez tú no hayas notado.

 

8) Modifica actitudes en el
trabajo y la vida cotidiana.
Tanto
en lo laboral como en lo social, rompe con los viejos esquemas de machos
decadentes:

  • No acoses, no hostigues sexualmente.
  • Evita asociarte a las agresiones verbales y chistes que ofenden y/o
    cosifican a las mujeres.
  • Sé generoso con las palabras de aliento y solidaridad hacia las
    mujeres emprendedoras y eficientes.
  • Reconoce cualidades y méritos de mujeres, ya sean subordinadas tuyas,
    compañeras de nivel o tus jefas.
  • Formula tus críticas laborales en base a desempeños y no a prejuicios.
  • Deja de burlarte de los hombres que no son machos, llamados
    coloquialmente “mandilones”; destaca su mérito y elogia sus
    actitudes.

 

9) Transforma tu vida erótica. Abandona el erotismo de “pisa y corre”, aceptando que tu
órgano sexual más importante es el cerebro y el más extenso es la piel. Toma las cosas con calma, dale tiempo
y cadencia a las caricias de todo el cuerpo, posterga la penetración, acompasa
tus movimientos durante el coito, combinando la pasión, ternura y el contacto
corporal. Pregúntale a tu pareja las caricias que le gustan expresándole las
que tu prefieres. Aprende a
controlar tu excitación y eyaculación, pidiendo ayuda a tu pareja si es
necesario o incluso a un profesional como un sexólogo.

 

10) Participa en actividades
promotoras de más cambios.
Actualmente existen
herramientas al alcance de todos los hombres, que les permiten vencer las
secuelas negativas de la vieja masculinidad y construir la nueva masculinidad,
como psicoterapia individual, de pareja, grupos de crecimiento, así como cursos
y talleres vivenciales de masculinidad y sexología. El común denominador de
estas herramientas, es lograr un ambiente propicio para que el hombre pueda
autoexplorarse, “dejando de ser macho y siendo más hombre”.

 

* Raúl Antonio Reding, consultor en desarrollo
humano, terapeuta individual, de parejas y facilitador de grupos. Contáctalo en
Vida Plena GDL (Guadalajara, Jalisco), web: http://vidaplenagdl.blogspot.mx/,
Cel. 33 3952 7845, [email protected],
Twitter: @VidaPlenaGDL

 

Artículos relacionados

Problemas
de pareja

http://fiancee.mx/2012/8/problemas-de-pareja

Cuándo
acudir a terapia

http://fiancee.mx/2012/8/cuando-acudir-a-terapia

Profecías que se autocumplen

http://fiancee.mx/revista/256-profecias-que-se-autocumplen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *