¿Cómo alcanzar la paz?

Eleanor Roosevelt
afirmó: “No basta hablar de la paz. Uno debe creer en ella y trabajar para conseguirla”.

 Muchas veces, al escuchar este término
pueden venir a nuestra cabeza una y mil ideas; pero al analizar la frase
anterior podemos darnos cuenta de la responsabilidad que implica hacernos
conscientes de nuestra propia tranquilidad y que esto se logra con disposición
y voluntad.

 

“La paz puede partir de
cosas tan simples como la realización del trabajo diario. Hacer conciencia de
la responsabilidad laboral implica una mejora para la empresa; garantizando de
manera permanente el bienestar profesional a favor de los trabajadores y sus
familias. Cuando se realizan las actividades diarias con compromiso y la gente
tienen ganas de ser útil y productiva, se refleja en su vida; porque donde
existe la entereza no puede haber conflicto”, asegura Susana Pérez Álvarez,
especialista en psicología laboral, de la Universidad Autónoma Metropolitana.

 

Esta condición se conoce
como ética laboral, en la cual se cumplen los deberes con alegría, dedicación,
honestidad y cortesía, con el fin de alcanzar la armonía social y particular.
No importa el ambiente que rodea a la persona, la ética es individual. “El
trabajo no sólo dignifica, sino genera paz a la gente que lo cumple y a la que
la rodea”, agrega la psicóloga.

Tal vez en la práctica,
creas que es menos fácil tener una buena actitud ante tu trabajo, si tienes
mucho tiempo de realizar las mismas acciones o viviendo en un ambiente
conflictivo; pero siempre es bueno poder rectificar. Si tu propósito es vivir
la experiencia de la paz puedes renovar tu manera de desempeñarte.

 

James Rivas,
investigador de métodos de eficiencia laboral, menciona algunos de los
beneficios que brinda ejecutar el trabajo de una forma armónica, ética y
eficiente:


 

• Cuando el trabajo deja
de ser trabajo, se convierte en una actividad placentera e integradora, donde
se crea un equilibrio personal, social y laboral.

• Donde existe
satisfacción laboral, se genera a corto o mediano plazo, aumento en el ingreso
salarial.

• Una persona relajada,
tiene la tranquilidad suficiente para tener la mente clara y retomar sus
objetivos personales.

• Al tener la
oportunidad de conocerse mejor, el individuo es capaz de expresar y demostrar a
sus jefes y a sí mismo, sus habilidades e inteligencia; explotando al máximo su
productividad.

 

Los beneficios son cíclicos
y cada uno genera cosas positivas. El mismo trabajo cuesta estar tranquilo y en
paz, que estar inconforme y preocupado, pero la sensación es completamente
diferente. El mejor trabajo es con uno mismo.

 

* Marcela Ovando, contáctala en www.sermexico.org.mx, [email protected]

 

Artículos relacionados

¿Todos para uno?

http://fiancee.mx/revista/330-todos-para-uno

La adicción al trabajo

http://fiancee.mx/revista/277-la-adiccion-al-trabajo

¿Sabes enfrentar tus responsabilidades?

http://fiancee.mx/revista/379-sabes-enfrentar-tus-responsabilidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *