Personas y relaciones tóxicas

Cuando nos encontramos con una sustancia tóxica  —en la casa contamos con una o varias
de estas sustancias—, por seguridad, tanto nuestra como de los demás, la
ponemos en un lugar seguro y con una etiqueta anunciando su peligrosidad. Pero,
¿qué pasa cuando una persona es tóxica?, ¿sabemos detectar a las que nos
rodean?, ¿nos alejamos de ellas?


 

Una persona tóxica es alguien que ejerce una mala
influencia en tu vida, te perjudica, te intoxica directamente o de manera
sutil, cara a cara o a espaldas. Machaca tu autoestima, te ofende, te utiliza,
te hace sentir mal. No respeta tu dignidad y la esencia de lo que eres.
Desgasta tu energía y puede hacerte enfermar mental o físicamente. Sólo ve lo
negativo que hay en ti. Es una persona celosa y nunca se alegra de que te vaya
bien.


 

Algunos de ellos son modelitos encantadores en
apariencia; estos individuos pueden llegar a ser peligrosos para el equilibrio
emocional de quienes los rodean. Son personas que establecen relaciones tóxicas
bajo su control absoluto y destruyen la autoestima y seguridad de los que se
relacionan con ellos.

 

Una relación normal y sana entre dos personas es
aquella que es complementaria, donde se produce un intercambio de valores. En
cambio, la principal intención de las personas tóxicas es aprovecharse de los
demás. Dichas personas no son realmente felices ya que su felicidad depende en
muchos casos de la infelicidad de los que los rodean.

 

Estos son algunos ejemplos de persona tóxicas:


 

El cortante: es arrogante, desvalorizador, amenazante, inseguro, ofensivo,
sarcástico y puntilloso. Tiene tan poca autoestima que critica y ridiculiza a
todo el que se mueva: “Ese vestido te hacer ver más gorda aún”.


 

El autodestructivo: victimista, inestable, saboteador, negativo,
egoísta, inerte, despreciativo, depresivo y descontrolado. Se detesta tanto que
se autoderriba antes de otro lo haga. Se dice “Soy lo peor”, puede acabar en
drogas o alcohol. A este trátale con cariño y respeto, ya que esta hambriento
de atención y aceptación.


 

El chismoso: indiscreto, malediciente, hipócrita, dañino, frívolo, ruin,
conspirador, crítico, desleal, mediocre y ofensivo. Para tratar a esta persona,
utiliza la técnica del enfrentamiento directo, su comportamiento no es
aceptable.


 

El peleonero: irrespetuoso, provocador, terco, chillón y poco comunicativo; esta
persona siempre te llevará la contra aun cuando esté de acuerdo contigo. El
amor, la ternura y la atención lo dejan fuera de combate e incluso se alejan;
si hace uso de la violencia lo mejor será decirle adiós.


 

El narcisista: egomaniaco, inseguro, frívolo, arrogante, aburrido, agotador, molesto,
ostentoso, desesperante, indiscreto y presumido. Solo le interesa él. “Yo, mí,
me, conmigo”.


 

La víctima sombría: masoquista, pesimista, saboteador, rígido, egoísta,
quejoso, derrotista. Deprime a los que están a su alrededor. Chupa tu energía
cuando te cuenta cómo le va de mal. Su intención: que sientas pena por él. La
mejor técnica que puedes utilizar ante una persona como esta es la de descargar
tensión para que no te acabe contagiando con sus humores negativos; si persiste
en rechazar tu consejo o en contestar un “Sí, pero…”, desconéctate de él:
corta.

 

Otros tipos de personas tóxicas: el oportunista, el competidor, el mentiroso, el
controlador, el entrometido, el apuñalador sonriente, entre otros.

 

Si cuando estás con una persona tú: te pones de mal
humor tras estar con ella, te sientes emocionalmente vacía, llegas a estar
triste o desanimada en su presencia, te sientes aliviada cuando te alejas de
ella. Te duele la cabeza cuando estás hablando o escuchando a esa persona, has
engordado o perdido peso después de haber estado con esta persona un tiempo,
tartamudeas o no te salen las palabras con ella, contradice todo lo que tú
dices. ¡Cuidado! Estás con una persona tóxica.

 

Artículos relacionados

Amistad conyugal

http://fiancee.mx/revista/719-amistad-conyugal-

Tú y tus amigotes

http://fiancee.mx/revista/1451-tu-y-tus-amigotes

Las amigas: alimento para el alma

http://fiancee.mx/revista/1115-las-amigas-alimento-para-el-alma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *