Paraísos perdidos

Es verano y de su brazo llegan las ansiadas
vacaciones, tiempo de relajarnos, olvidar la rutina y renovar energías para
continuar con el diario acontecer de la vida. Para paladear a fondo este break
no necesitarás una fortuna, sólo ganas de conocer el
paraíso en el que vives. ¿Te animas?

Es muy cierto que no todos tenemos la fortuna de contar
con una o dos semanas de descanso, pero eso no es pretexto cuando de relax
hablamos, pues a la vuelta de la esquina encontrarás grandes paraísos a los
que, quienes radican en la zona metropolitana de Guadalajara, Jalisco, podrán
arribar fácilmente en cuestión de horas. Para muestra la tranquilidad del
histórico pueblo de Ejutla, la sublime belleza del Lago de Camécuaro, las
mágicas ruinas de Los Guachimontones o el esplendor de Paraíso Caxcán. Te
invitamos a descubrir estas maravillas.

 

Los Guachimontones: el México perdido

Se ubican en el municipio de Teuchitlán, Jalisco, y
son un espectacular conjunto de tres edificios individuales cuya arquitectura
sigue patrones circulares escalonados, únicos a nivel mundial y con una
antigüedad de dos mil años. Antiguamente fungía como centro ceremonial en honor
a Ehécatl, dios del viento, principal divinidad a quien alababa el asentamiento
indígena conocido como Tradición Teuchitlán, que tuvo su periodo de apogeo
entre los años 200 y 400 d.C., desapareciendo hacia el año 900 d.C. 

 

Se cree que inicialmente el centro ceremonial incluía
un análogo del juego del volador donde un sacerdote subía a un poste elevado
para rendir honores a la divinidad; el poste que se colocaba en la cima de los
túmulos. Además, en medio de los dos edificios más grandes existe un enorme
juego de pelota que, se dice, fue el mayor de Mesoamérica con sus 90 metros de
cancha libre.


Este sitio fue descubierto en 1970, aunque la exploración arqueológica formal y reconstyrucción comenzó hasta 1999.

 

Se ubica a poco menos de
una hora de la Perla Tapatía, se toma la libre rumbo a Tequila, posteriormente
la desviación a Ameca y pasando Tala a unos 200 metros dar vuelta rumbo a
Teuchitlán; en la gasolinera de entrada dar vuelta a la derecha y tomar la
brecha, dos kilómetros adelante encontrarán el recinto prehispánico.

 

Ejutla: historia y naturaleza


El principal atractivo de este mágico pueblo además
de la arquitectura de su impresionante Cristo Rey, es su bella ubicación pues
se encuentra rodeado de montañas, bosques y ríos. Su nombre se deriva del
náhuatl axutla
que significa “por
donde brota el agua”. Limita al norte con los municipios de Juchitlán y
Chiquilistlán; al sur, El Grullo y El Limón; al este, Tonaya y al oeste Unión
de Tula.

 

Cuenta con el río Tuxcacuesco y los arroyos Ejutla,
Grande, Guayaba, Texcal y Salatillo. De peculiar riqueza natural, posee 14,973
hectáreas de bosque, así como sitios de paisajes impresionantes como la presa
Basilio Vadillo, La Cueva, la casa de piedra y el cerro El Mangón. 

 

Entre sus monumentos históricos destaca
principalmente el Cristo Rey, erigido sobre una capilla de base octagonal
rematada en cúpula que alcanza una altura de nueve metros. La imagen del Cristo
mide siete metros y es obra del escultor tapatío Luis Larios. Se encuentra en
una pequeña loma al oriente de la cabecera municipal, lugar también conocido
como La Lomita de la Cruz.

 

Entre sus edificios históricos destaca la Parroquia
de San Miguel, levantada originalmente por misioneros franciscanos y
reconstruida a principios del siglo XIX. El Santuario del Sagrado Corazón cuya
primera piedra fue colocada el día 8 de septiembre de 1882. El Templo de la
Tercera Orden o antiguo Templo de la Soledad, del cual sólo se sabe que en él
se establecieron los misioneros franciscanos a su llegada en 1720 y que fue
reconstruido en 1889.

 

Se recomienda visitarlo durante sus fiestas
patronales en honor a San Miguel Arcángel, celebradas en el último domingo de
octubre. En ellas se reciben muchos visitantes, sobre todo a los hijos ausentes
del pueblo. No pueden faltar las tradicionales serenatas en el jardín principal:
damas y caballeros caminan alrededor de la plaza en sentido contrario; el
caballero obsequia a su dama preferida con una lluvia de confeti, serpentinas y
flores; además de la tradicional banda, cohetes, castillos y comercio
ambulante.

 

A Ejutla se llega a través de la carretera
Guadalajara-Barra de Navidad; cuenta con una red de caminos revestidos, de
terracería y brecha que intercomunican las localidades.

 

Lago de Camécuaro: el paraíso de Michoacán

Muy cerca de la ciudad de Zamora, a escasos 2 kilómetros
del poblado de Tangancícuaro, se encuentra este bello parque constituido por un
lago de forma alargada de 1,400 metros de largo por 100 de ancho; originado por
la presencia de manantiales de los cuales brotan abundantes aguas cálidas. Su
nombre en lengua purépecha o tarasca significa “lugar del baño.

 

Es un lago de singular belleza debido a sus aguas
cristalinas y vegetación que lo rodea, árboles centenarios y espacios para
acampar, practicar el buceo, hacer recorridos a pie o en lancha, practicar y
disfrutar la natación y los días de campo con la familia o amigos. Cuenta con
comercios de alimentos y artesanías, restaurantes, sanitarios, casetas de
información turística, vigilancia, recolectores de basura, canchas y áreas para
comer, alquiler de lanchas, estacionamiento y juegos infantiles.

Se encuentra a 14 kilómetros al oriente
de Zamora, en el municipio de Tangancícuaro, Michoacán. Se llega por la
carretera nacional rumbo a Morelia. Existe un acceso con carpeta asfáltica de
la carretera nacional al parque. A 352 kilómetros de la ciudad de Guadalajara y
a 14 kilómetros de la ciudad de Zamora rumbo a Morelia, siguiendo la carretera
15, a 2 kilómetros de Tangancícuaro.

 

Paraíso Caxcán: comodidad y confort


Centro vacacional de aguas termales ubicado en Apozol,
Zacatecas. La comodidad y confort de un hotel spa y balneario se conjugan en
Paraíso Caxcán que recrea un ambiente único. Cuenta con cómodas instalaciones y
excelente servicio, lo cual aseguran una estadía placentera.

 

En este centro vacacional de aguas termales, su
entorno ha sido aprovechado para crear una amplia infraestructura de
esparcimiento con albercas, chapoteaderos, tobogán y canchas deportivas. Además
cuenta con hospedaje (70 habitaciones dobles y 14 bungalows
), restaurante y discoteca.


 

El complejo cuenta con 103 Habitaciones, 8 Master
Suites, 6 Juniors Suites, una Suite Presidencial, spa, 2 restaurantes, bar
familiar, discoteca y 2 bares acuáticos. Teléfono para larga distancia en
recepción, farmacia-minisúper, estacionamiento, juegos infantiles, televisión
vía satélite en restaurante, y rampas para el acceso de personas con
capacidades diferentes en todo el hotel.

 

Sus relajantes albercas son
de aguas termales a 35º C con lluvias artificiales, mundo acuático infantil,
alberca de olas y alberca adecuada para personas con capacidades diferentes.
Canchas de voleibol, voleibol playero, básquetbol, tenis, fútbol, minigolf,
pista de atletismo y grandes áreas verdes. Sus costos varían según el servicio
que se requiera, para mayores informes puedes consulta su página de internet: http://www.paraisocaxcan.com.mx/ o
a los teléfonos: 01 (467) 952 04 94, 952 08 50, 952 08 51 y 952 08 52.

 

Se ubica al sur del estado de Zacatecas, en el
municipio de Apozol, en la comunidad de San Miguel de Atotonilco; sobre la
carretera federal No. 54. A 130 kilómetros de la ciudad de Guadalajara y a 4
kilómetros de la cabecera municipal de Apozol.

 

Artículos relacionados

¡Vamos a los humedales!

http://fiancee.mx/revista/1187-vamos-a-los-humedales

Fin de semana en la Cd. de México

http://fiancee.mx/revista/1266-fin-de-semana-en-la-cd-de-mexico

Quinta San Carlos

http://fiancee.mx/revista/108-quinta-san-carlos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *