Jugar es cosa seria

La falta de tiempo puede
afectar el desarrollo intelectual, la sociabilidad, la creatividad y el
desarrollo físico de los niños.

Ramiro es hijo de unos
amigos míos, tiene 6 años y cursa su primer año de primaria. Dos veces a la
semana asiste a la academia de fútbol, los miércoles va a clases de natación y
los viernes toma clases de iniciación musical. Por ello, sus padres tienen que
correr para poder cumplir con sus trabajos y con los horarios de las
actividades extra escolares de Ramiro y de su hermana. Ellos intentan otorgar a
sus hijos la mejor formación y hacen todo lo posible por llevarlos con los
especialistas adecuados, a fin de que estén preparados para este mundo
competitivo.

 

Al llegar a casa, Ramiro
y su hermana empiezan a jugar con sus muñecos, pero los vence el sueño y
entonces, el juego se queda a medias.

 

Un reporte de la
Academia Americana de Pediatría menciona que la falta de tiempo para jugar,
puede afectar el desarrollo intelectual, la sociabilidad, la creatividad y el
desarrollo físico de los niños. El Dr. Keneth Ginsburg, responsable del
reporte, denomina a casos como el de Ramiro: “Profesionalización de la infancia”.
Él refiere en su libro Una guía para padres para construir la Resiliencia en
niños y adolescentes
, lo perjudicial que puede ser saturar a los niños con actividades
extras y por ende, eliminar o limitar sus tiempos de juego.

En este texto menciona
la importancia del juego como la herramienta predilecta para construir
capacidades resilientes. El concepto de resiliencia alude a la capacidad de
crecer y desarrollarse de manera óptima, aún en condiciones difíciles y
adversas.

 

El juego proporciona
satisfacción, libera estrés, genera habilidades de aprendizaje, ayuda a forjar
la personalidad,  coloca a los
niños en situaciones análogas a la vida, pero en un ambiente seguro, por éstas
y muchas razones más, la UNESCO considera al juego como un derecho fundamental
de la niñez.

 

Además, desde el punto
de vista biológico, el juego ayuda al crecimiento del cerebro y fomenta las
conexiones neuronales, estimula el uso de los sentidos, así como el manejo del
cuerpo y el espacio. También se desarrollan las habilidades sociales, ya que generan
sentido de pertenencia; desde lo cognitivo, impulsan sus habilidades de
aprendizaje y creatividad; en la parte emocional fortalece la autoestima y los
vínculos afectivos. Todo esto contribuye a robustecer los pilares de la
resiliencia en los niños.

 

Por ello, les comenté a
los papás de Ramiro la idea de correr menos de aquí para allá y mejor dedicar
ese tiempo para jugar con el y su hermana. Así podrían aprovechar para estar
con ellos, conocerlos y disfrutar su desarrollo. Dedicarles tiempo de juego
además trae la ventaja de relajarse uno mismo, divertirse, aprender nuevas
formas de comunicación con la familia y fortalecer los vínculos afectivos.

 

No se puede culpar a los
padres por querer dar la mejor formación a sus hijos, pero es importante
preguntarnos: ¿es más importante lo que hacemos para ellos o lo que hacemos con
ellos? 

 

Más información

El amor que cura, Boris Cyrulnik,
Ediciones Obelisco.

La felicidad es
posible
,
Stefan Vanistendael, Editorial Gedisa.

 

* Chikara Yanome, contáctala en www.sermexico.org.mx, [email protected].

 

Fotografía

PhotoFeelings
Riviera Maya

Osvaldo Dorantes

www.photorivieramaya.com

Facebook:
www.facebook.com/photofeelings
 

 

Artículos relacionados

Juegos móviles sin costo

http://fiancee.mx/revista/1643-juegos-moviles-sin-costo-free-to-play

Los mejores casinos del mundo

http://fiancee.mx/revista/1133-los-mejores-casinos-del-mundo

Entre bajitos

http://fiancee.mx/revista/129-entre-bajitos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *