¡Presupuéstalo!

Hay  un
sin fin de cosas muy importantes para que tu boda sea el día más trascendental
de tu existencia: el templo, el salón, la música, el vestido, etcétera. Pero
todo esto se definirá en base al presupuesto que tengan contemplado para su
enlace.

Para saber el monto económico con el que cuentan es
recomendable que al momento de la pedida de mano, de una manera sutil y
directa, pregunten a sus respectivas familias con qué podrán a apoyarlos. De
antemano, ustedes ya saben cuáles son las posibilidades de cada quien y las
tradiciones que siguen.

Ya con la
certeza del terreno financiero que pisan, podrán empezar a calcular el número
de invitados, que es básico para iniciar las cotizaciones en los sitios que más
les llamen la atención, de acuerdo a la fecha y el horario en que elijan
realizar la ceremonia.

Para darse una
idea del costo de la fiesta, es bueno que una vez determinado el número de
invitados llamen y hagan cotizaciones, así sabrán, cuáles son los más viables y
los servicios que ofrecen. Ya con esa información, podrán saber que cantidad
destinarán al respecto.

La música de la
fiesta es un apartado muy importante, pues hay gran variedad de grupos con
costos muy diversos; sin embargo, de acuerdo a tus posibilidades elige el
mejor, pues será el ambiente que darás a tus invitados.


Luego viene el
templo y todo lo que ello conlleva: los honorarios del sacerdote que oficiará y
el costo de la iglesia, la decoración, la música y los recuerdos que darás en
ella, las burbujas, campanitas o cualquier otra cosa que se les ocurra. Aunque
no tengas costos reales, destina la cantidad que consideres necesaria para que
no te sobrepases.

Hay que
presupuestar los ajuares de ustedes y la joyería que llevarán ese día. Algo que
no pueden olvidar son los zapatos, tomen en cuenta que en ellos estarán un
largo tiempo y con bastante ajetreo, así que busquen comodidad a buenos
precios.


Las flores son
otra parte importante del presupuesto, si dentro del paquete de la fiesta no
están incluidas hay que cotizar junto con los ramos de la novia, la decoración
del auto y la recepción de la ceremonia civil. Ve más de tres opciones, más
vale que dediques un buen tiempo a esto a que hagas gastos innecesarios.


La fotografía y
el video es otro rubro que hay que cotizar. Habrá que visitarlos en sus
instalaciones para conocer su trabajo, ya que el resultado final será lo que se
les muestre a tus hijos del día más importante de sus vidas.

Las
invitaciones, boletos, agradecimientos y demás impresos, son para tomarse en
cuenta y decidir cuál es la mejor opción parar ustedes, tanto por precio como
por servicio.

Y no pueden
olvidarse de la luna de miel, el broche de oro para ese momento tan especial
para ustedes. Es muy recomendable que visiten varias agencias de viaje, para
que les den la gama de destinos turísticos ideales para recién casados. Hay
precios que los pueden sorprender en lugares que creían muy caros o viceversa.


En todos los
rubros de los que les he hablado anteriormente, es muy importante que estén
cien por ciento seguros qué es lo que les darán por el precio que cobran para
evitarse sorpresitas desagradables. Además, no contraten al primero que vean y
si no tienen más tiempo para ver otros prestadores de servicio, pidan los
teléfonos de los clientes anteriores para conocer su punto de vista e ir más
seguros.

Si por
casualidad del destino, alguien de buena fe se ofrece a regalarles algo de
estos servicios, con mucha cautela, pregunten quien será el prestador de
servicios para que no se lleven desagradables sorpresas.

Para terminar,
y no por ello menos importante, están los imprevistos, ese rubro que parece
insignificante es el que más dolores de cabeza da, pues casi en la recta final
hacia el altar es cuando más dinero gastas, ya que siempre hay algo que se
olvido y en esos momentos no importa si está caro o barato, lo importante es
conseguirlo.

Me toco ver el
otro día que la mamá de una novia 
no había comprado la bolsa de mano para la fiesta, así que un día antes
se fue a buscarla a todas las tiendas de Guadalajara, terminó comprando algo
que más o menos se parecía a lo que necesitaba, sin embargo a un precio
exorbitante, así que mejor presupuéstalo bien para que no te pase lo mismo.

 

Artículos relacionados

Presupuesto supuesto

http://fiancee.mx/revista/189-presupuesto-supuesto

Y a mí, ¿qué me toca?

http://fiancee.mx/revista/173-y-a-mi-que-me-toca

¿Cuánto gastaremos?

http://fiancee.mx/revista/873-cuanto-gastaremos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *