Fuera triques

Ahora que inicias una nueva vida, no querrás cargar
con todas tus cajas de recuerdos, recortes, ropa pasada de moda y aquello que
atesoras “por si se ofrece”. Aprende a dejar los recuerdos en el corazón y los
triques en la basura.

Si en tu clóset hay ropa que hace más de diez meses
no utilizas, bajo tu cama hay cajas con documentos que te sirvieron en el
trabajo que dejaste hace tres años y la mayoría de tus gavetas y espacios son
ocupados por artículos que supones te serán de utilidad y a más de un año ni
siquiera los has mirado, o simplemente ya no hay lugar en tu casa para guardar
lo indispensable…entonces llego el momento de hacer limpieza de fondo.

Antes de
iniciar debes tomar conciencia de que será la última vez que tengas que
realizar esa tarea, pues debes poner en práctica una reorganización completa en
tus hábitos y cambiar tus costumbres de guardar cuanta cosa llegue a tus manos,
para mantener tu hogar libre de triques.

 

  • De documentos
    legales, conserva tu acta de nacimiento y los oficiales de tus estudios;
    tu acta de matrimonio y los referentes a los sacramentos de tu religión.
  • Los documentos
    financieros solo te pueden servir los de 5 años atrás, el resto va a la
    basura, y el resto va a la basura, y conforme pase el tiempo, deshazte de
    los que resulten fuera de ese periodo.
  • Saca de tu armario
    toda la ropa que no te hayas puesto en los diez meses anteriores y sin
    pensar en valores estimativos, obséquiala a alguien que si la necesite. No
    te permitas volver a guardar el abrigo que perteneció a tu bisabuela que
    tanto amabas; mejor extiende ese cariño para que abrigue a alguien que no
    tenga con qué quitarse el frío.

  • Todas las cartitas,
    recaditos y envolturas que te han dado tus antiguos novios o ex compañeras
    de la escuela, tal como las saques del cajón deposítalas  en el cesto de la basura, pues
    debes aprender a llevar los afectos y recuerdos en tu corazón, no en
    lugares donde se puedan anidar cucarachitas o bichos.
  • Si eres de las que
    te gusta escribir, hacer poesía, cuentos, etc. arma un archivo y organiza
    tus escritos por fechas o temas, así cuando quieras rescatar alguna sabrás
    dónde encontrarla.

  • Los cuadernos,
    libretas y apuntes de tus épocas de estudiante, no tienen nada qué hacer
    en tu closet. Las materias y especialidades tienen avances día con día, y
    tú mejor que nadie sabe  que
    no volverás a consultar esas notas, mejor mantente al día con libros y
    cursos.
  • En el caso de los
    cosméticos deshecha las pinturas que ya no utilices, créeme que a un rimel
    seco ya no le sacas la última gota. No sirve de nada conservar sombras o
    labiales pasados de moda con la esperanza de que se volverán a usar, pues
    recuerda que los maquillajes y cremas caducados pueden causar daños a la
    salud tales como alergias o infecciones en la piel.

  • Si eres amante de
    la lectura y tienes libros por toda la casa, qué te parece crear una mini
    biblioteca. Solo bastan algunas repisas o libreros acordes a la decoración
    de tu casa y que ahí clasifiques los impresos por temas o autores. Además
    de mantener tu acervo, darás una dinámica intelectual a tu hogar.

  • Revisa
    constantemente tu despensa y refrigerador. Elimina las latas, cereales y
    yogures y todo aquello  que su
    fecha de caducidad indique que ya no son buenas para ingerirse. Así
    también las especias y granos que tengan más de un año ya no son
    recomendables de consumir. La sugerencia es comprar pequeñas porciones y
    las que menos se utilizan , solo adquirirlas si las necesitas para algo en
    particular.
  • De igual manera,
    las cacerolas, sartenes, vajillas, vasos y electrodomésticos de cocina que
    ya no sirven, que están incompletos o que nunca has utilizado obséquialos
    a quien les pueda dar uso, o de plano, que lleguen hasta la basura. Nunca
    compres compulsivamente, ten a la mano lo que realmente necesitas.

  • Las fotografías son
    una de las formas más gratas de guardar instantes y recuerdos, pero
    cuántas ha tomadas de nuestras vacaciones o fiestas en las que no hay nada
    de especial, o en las que salimos con los ojos cerrados. Todas esas
    elimínalas de tus cajones y solo conserva las que puedas presumir en un
    álbum o en un portarretratos.

 

Conserva tu casa libre de triques, pues solo de esa
manera, tanto a ti como a tu esposo, les dará gusto quedarse en ella y
disfrutarla.

 

Artículos relacionados

Cómo elegir tu nuevo hogar

http://fiancee.mx/revista/471-como-elegir-tu-nuevo-hogar

Tu primer súper

http://fiancee.mx/revista/367-tu-primer-super

Mudanzas

http://fiancee.mx/revista/310-mudanzas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *