Antes de tu primera vez

Tu primer encuentro de amor a través del sexo, debe
convertirse en el más sublime y maravilloso encuentro con tu ser amado, siempre
y cuando vayas informada y preparada.

¿Cuántas historias y anécdotas has escuchado de
mujeres a tu alrededor acerca de su primera vez, de su experiencia en la noche
de bodas? Seguramente, la mayoría de ellas te habrás encontrado con quejas,
descripciones dolorosas y hasta inesperados embarazos.

En estos
tiempos, ya una mujer no cae en los engaños de malos tipos que piden una muestra de amor bajo amenazas
de abandonarlas, o pueden envolverlas en historias absurdas para tener sexo con
ellas. Ahora, decidir tener relaciones con nuestra pareja, es un acuerdo conversado juiciosamente,
y para ello, tenemos una mejor
calidad y mayor acceso de información para poder hacer de nuestra primera vez,
y las sucesivas, el verdadero acto de amor que todos anhelamos.

El primer y más
importante paso que debes dar es asegurarte que existe verdadero amor entre tú
y tu pareja. El segundo pero no menos trascendente, es visitar a un ginecólogo;
elige el que mayor confianza te ofrezca y tú decides si debes de ser hombre o mujer. En esa primera visita,
hazte acompañar de tu pareja, para que también él conozca de todas las ventajas y riesgos que pueden
ocurrir en la vida activamente
sexual de una mujer y entienda que el también es parte de la responsabilidad.
En esta cita, pregunta todas las dudas que tengas por absurdas que parezcan,
ten la certeza de que los especialistas están acostumbrados a ellos y nada les
sorprenderá.

Pide que te
expliquen los “pro” y “contras” de cada uno de los métodos de anticoncepción
que existen por si se desea elegir
alguno, de ser así, tomen el acuerdo en pareja. Pidan que les practiquen el análisis
a los dos, para conocer su estado general de salud por si existe alguna
infección o malestar que deban aliviar antes de su relación, verifiquen los
riesgos o deseos de concebir y a qué plazo, para que todo salga bien.

Respeten los
tiempos y las indicaciones que les dé el galeno para conservar su salud y
garantizar el funcionamiento o método que hayan elegido. Así mismo, cumplan con
las citas que programen en lo sucesivo, sobretodo para realizar los exámenes de
papanicolau y detección oportuna
de infecciones o enfermedades que se pueden convertir en cáncer.

Una vez que
visitaron a su ginecólogo y todas estas dudas técnicas ya están saldadas,
conversen a fondo entre ustedes de cómo se sienten, qué desean y qué esperan de
esa primera vez.

Si aun no están
listos alguno de los dos es mejor tener paciencia, pues la ansiedad que produce
esta presión convertirá su acto de amor en lo que muchas de tus conocidas han
comentado: dolorosa y traumática. Para minimizar o evitar el famoso dolor de la
primera vez, prepara tu cuerpo para ello. Pueden realizar un juego de caricias
y besos que te relajen y que te exciten, pues de esta manera la vagina se
dilata y lúbrica , lo que minimiza el dolor.

No olvides que
la forma más segura de conservar tu salud y a tu pareja, es la monogamia. Tener
sexo no debe ser solo un acto
físico, sino una comunión que engrandezca la relación y la eleve a lo sublime,
por lo tanto, siempre debe haber comunicación de por medio y el mejor y más efectivo afrodisíaco que Dios
haya regalado a los hombres: el amor.

 

Artículos
relacionados

Visita a tu Gine

http://fiancee.mx/revista/268-visita-a-tu-gine

En la intimidad, ¿qué calificación sacas?

http://fiancee.mx/revista/526–en-la-intimidad-que-calificacion-sacas

Anticoncepción natural

http://fiancee.mx/revista/780-anticoncepcion-natural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *