Matrimonio: ¿cuestión de edad o de amor?

En la actualidad existe presión social respecto a la
edad y al matrimonio (llamado comúnmente ‘sentar cabeza’), ya que en el pasado
el matrimonio a temprana edad era bien visto y, hasta cierto, punto era ‘algo
que debía ser’, pues lo dictaban las reglas de la sociedad.

Hoy en día, esta idea respecto al matrimonio ha
cambiado; tanto hombres como mujeres nos interesamos más en prepararnos tanto
profesional como emocionalmente antes de dar un paso tan importante.

Por desgracia,
en algunos casos nuestra sociedad no acepta esta nueva ideología y forma de
vida, obligando en forma de presión psicológica a los jóvenes para que se casen
con frases como: “¡Ya se te esta pasando la edad!”, “¡Te vas a quedar a vestir
santos!”, etcétera. Imposible sería dudar que una decisión que le concierne
sólo a la pareja se vea mediada por tales presiones sociales, dando lugar a
matrimonios desastrosos debido a la premura, a la mala elección de la pareja,
etcétera.

Fotografía: www.sxc.hu/

A la
interrogante, ¿el matrimonio es cuestión de edad o de amor? pudiera ser fácil responder si se toma en
cuenta que el matrimonio debe realizarse cuando una pareja se encuentra
enamorada, cuando existe entre ambos un amor que se expresa libremente con
responsabilidad, compromiso, cuidado, generosidad, respeto, intimidad, humildad
y un profundo conocimiento de sí mismo y del otro, cuando se crece junto a esa
persona emocionalmente y, por qué no, económicamente también.

Fotografía: www.sxc.hu/

El artículo 1o.
de nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su párrafo
tercero, establece lo siguiente: “Queda prohibida toda discriminación motivada
por origen étnico o nacional, el género, la edad, las capacidades diferentes,
la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las
preferencias, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad
humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las
personas”.

De igual forma,
el artículo 4o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos
también establece lo siguiente: 

“El varón y la
mujer son iguales ante la Ley. Ésta protegerá la organización y el desarrollo
de la familia.”

“Toda persona
tiene derecho a decidir de manera libre, responsable e informada sobre el
número y el espaciamiento de sus hijos.”

“Toda persona
tiene derecho a la protección de la salud. La ley definirá las bases y
modalidades para el acceso a los servicios de salud y establecerá la
concurrencia de la Federación y las entidades federativas en materia de
salubridad general, conforme a lo que dispone la fracción XVI del artículo 73
de esta Constitución.”

“Toda persona
tiene derecho a un medio ambiente adecuado para su desarrollo y bienestar.”

“Toda familia
tiene derecho a disfrutar de vivienda digna y decorosa. La ley establecerá los
instrumentos y apoyos necesarios a fin de alcanzar tal objetivo.”

“Los niños y
las niñas tienen derecho a la satisfacción de sus necesidades de alimentación,
salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral.”

El matrimonio
no es una cuestión de edad, sólo de amor. Únicamente debe existir ese amor y
esa gran necesidad de compartir la vida y lo que somos como personas con la
pareja con la cual hemos elegido para tal y con la cual envejecer juntos.

Fotografía: www.copypaste.am/

Recuerden que
somos libres de elegir la vida y la pareja que queramos tener, no se dejen
llevar por los prejuicios ni imposiciones, solo luchen por la vida y las cosas
que anhelan y, lo más importante, disfruten mucho de esa elección, gócenla
plenamente.

 

* Lic. Claudia I. Vargas Quintana, contáctala en
[email protected]  
bibliografía: Código Civil para el Estado de Jalisco.

 

Artículos relacionados

¿Listos para vivir en pareja?

http://fiancee.mx/revista/1142-listos-para-vivir-en-pareja

Como manejar el dinero en pareja

http://fiancee.mx/revista/555-como-manejar-el-dinero-en-pareja

20 consejos para una comunicación efectiva

http://fiancee.mx/revista/1361-20-consejos-para-una-comunicacion-efectiva

 



 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *