Ensalada César

Famosa,
internacional y deliciosa, se dice que la ensalada César tiene su origen en la
frontera norte de nuestro país.

Narra
la historia que en 1926, en Tijuana, México, un cocinero de nombre Alex Cardini
otorgó el nombre de ensalada César a una mezcla que llevaba como ingredientes
principales: lechuga romana y pan frito aliñada con aceite de oliva. El nombre
del nuevo y muy pronto internacional platillo fue en honor de su hermano, dueño
del restaurante, César Cardini.

¿Qué motivó a Alex Cardini a realizar semejante
mezcla? Existen dos versiones, la primera señala que unos pilotos
norteamericanos llegaron al hotel y pidieron una ensalada, a falta de tomates y
otros ingredientes Cardini preparó una vieja receta familiar con la que su
madre los alimentaba en el sur de Italia en tiempos difíciles. La ensalada
resultó todo un éxito y en 1948 su creador la registró en Los Ángeles como
propia.

La segunda versión señala que Cardini, se valió
de restos de comida para preparar un nuevo plato tras recibir la visita inesperada
de sus amigos a quienes no tenía nada qué ofrecer. Los amigos dijeron que
bastaba un aperitivo, así, Cardini utilizó los sobrantes de la comida: lechuga
y trozos de pan.

La receta original no incluye los trozos de pollo ni la sal, algo muy
común en la actualidad; de igual manera, a través de la historia se le han ido
añadiendo ciertos ingredientes en busca de perfeccionar su sabor. Tanto en la
receta original como en la nueva, predominan ingredientes como la lechuga,
trozos de pan tostado, anchoas y ajo. Acá te dejamos una de las muchas
vertientes que existen.

 

Ensalada César

INGREDIENTES

1 lechuga romana

2 cucharadas de aceite de olivo

pan tostado miniatura (crutones)

1 lata chica de anchoas

25 g de queso parmesano

1 cucharada de jugo de limón

1 huevo

pimienta negra

 

Procedimiento

Lava, desinfecta y escurre las hojas de lechuga, corta en trozos y
colócalas en la ensaladera. Pica los filetes de anchoa y añádelos a la lechuga
con dos cucharadas de aceite de olivo. Agrega el aceite de la lata de las
anchoas, el jugo de limón, pimienta y el queso parmesano rallado. Mezcla con
suavidad.

Cuece el huevo y déjalo enfriar,
pélalo, córtalo en trozos y añádelo a la ensalada junto con los crutones. ¡Buen
provecho!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *