Adiós al estrés en el viaje de bodas

Como psicoterapeuta he comprobado que uno de los
tantos eventos que provocan estrés en la pareja es el viaje de bodas. Éste será
el primer periodo predeterminado de convivencia que experimentarán muchas
parejas, parte fundamental de la plantación de la boda.

Lograr que nuestro viaje de luna de miel sea exitoso y motivo posterior de bellos
recuerdos, no es cosa que se dé por inercia, se debe tener una actitud que
denote en ambos solidaridad, respeto, paciencia y tolerancia, además de espontaneidad
y aceptación por lo que surja en este periodo en el comportamiento de nuestra
pareja.


Para algunas
parejas el viaje de bodas y los días que éste dura es una anhelada experiencia
que todo nuevo matrimonio desea vivir, ya que forma parte muy importante de los eventos que
conforman la preparación de las nupcias. Social, familiar y culturalmente se
transmite en las familias mitos e ideas acerca de las expectativas que se tiene
para esta experiencia marital.

Los nuevos
matrimonios deben pensar y considerar que al planear entre ambos el lugar, destino y duración del viaje
es una forma de anticipar y preveer los hechos; esto nos puede dar cierta
seguridad. Compartir ideales, es una forma de llegar a un entendimiento, también lo es proponer y estar de acuerdo con nuestra pareja. Es una negociación, que nos
deja satisfechos a ambos.

Durante este
periodo se vive la experiencia de ser aceptado en plenitud, se piensa que los
momentos, horas y días compartidos íntimamente con la pareja tienen como propósito y objetivo para
ambos ser y hacer feliz al otro; se tiene también la firme convicción que podrá
durar todo el tiempo que ambos lo deseen.

Para muchas
personas la experiencia de compartir la vida por primera vez durante varios
días y durante las 24 horas con su pareja es cosa fácil; esto es posible
siempre y cuando ambos hayan logrado durante el noviazgo madurar y preparar la relación para esta etapa.
Sin embargo, y desafortunadamente para algunos matrimonios, esto no sucede y
por el contrario surgen desacuerdos en estos primeros días de convivencia; los niveles de estrés y
ansiedad pueden ser capaces de
provocar falta de razonamiento, adaptación y comprensión en la pareja que, a
su vez, pueden hacer fracasar o tornar esta experiencia en algo muy
desagradable.

Durante el
noviazgo el enamoramiento crece y se fortalece; durante el mismo las
manifestaciones de darse al otro son intensas, la vida cobra un sentido distinto y único. En el
noviazgo se conoce en parte la personalidad de nuestra pareja, sus hábitos,
costumbres, valores y actitudes que, por cierto, todas nos parecen fascinantes
y a las que son francamente criticables les restamos atención, solo
mediante esta forma de relación social y culturalmente aceptable se sigue la ruta de noviazgo-nupcias-viaje de bodas-vida en
matrimonio.

Por último, si
se quiere evitar que el estrés y
la ansiedad estén presentes
durante su viaje de bodas tomen en
cuenta lo siguiente:

 

• Todo viaje solo o acompañado provoca cierto grado
de estrés y una ansiedad que nos mueven a tratar de buscar el control del nuevo
entorno; las experiencia nuevas y
desconocidas provocan cierto grado de ansiedad, por lo tanto no te desesperes, comenta con tu pareja todo
lo que experimentes, esto les ayudará a bajar los niveles de ansiedad.

• La planeacion y anticipación mental de los hechos
del viaje y su destino, duración y gastos deben conocerlo y compartirlos los
dos antes, y participar de una manera   activa.

* La forma de comunicación debe ser constante y franca. Escuchar y respetar las diferentes opiniones acerca de los lugares a visitar
enriquece; compartir es la palabra clave, estructurar el tiempo entre los dos,
hacer agenda de los días, respetar momentos de descanso, hábitos y costumbres
y manifestar malestares da
tranquilidad.

• Las muestras de amor, respeto y cuidados, no solo
en la intimidad, será como lo harán
en la relación diaria, o como a los dos más les agrade.

 

* Dr. Psic. Héctor Ornelas Delgadillo, escritor,
investigador, terapeuta y psicotraumatologo, fundador del Centro de
Intervención en Crisis de Zapopan, Jal. Contacto: [email protected]
Consultas: (33) 3656 7572, Cel. 044 333 490 28 13.

Artículos relacionados

¿Existen los celos normales en la pareja?

http://fiancee.mx/revista/529-existen-los-celos-normales-en-la-pareja

¡Más tiempo juntos!

http://fiancee.mx/revista/743-mas-tiempo-juntos

Ser un padre comprometido

http://fiancee.mx/revista/331-ser-un-padre-comprometido

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *