20 secretos para un matrimonio feliz

Es cierto que no hay fórmula mágica para un matrimonio feliz, pero lo
que sí hay son consejos que podrán orientarlos en los aspectos más
trascendentales de su nueva vida. ¿Quieres conocerlos? 

Ahora que se acerca el Gran Día es posible que se encuentren un poco
aturdidos por tantas recomendaciones que reciben que, aunque bien intencionadas,
no dejan de alertarlos sobre el comportamiento y hábitos de su pareja. Para
aligerarles un poco el camino, hemos preparado estos breves consejos enfocados
a convertir su matrimonio en una eterna luna de miel.

 

Proyectos de vida

Ahora ambos van a compartir mucho más que un techo y es una realidad que
no hay por qué renunciar a los proyectos personales. La clave estará en que,
como toda buena familia, se organicen para trabajar juntos en pos de su
realización.

 

·     
Platiquen respecto a lo que quieren hacer y cómo visualizan su vida
juntos, hablen de las actividades que seguirán realizando, como jugar en la
liga de fútbol rápido o reunirse con los amigos sin la pareja, hasta de temas
más profundos como qué harán con su vida profesional y académica.

·     
Después del primer mes de casados algunos espontáneos preguntarán sobre
cuándo llegará la cigüeña. Aunque se da por hecho que al contraer matrimonio
tendrán el deseo de ser padres, la realidad es que es una responsabilidad que
vale la pena reflexionar con tiempo para ver si lo desean y cuál será el
momento ideal. No se sientan presionados y háblenlo cuántas veces sea necesario
antes de tomar una decisión.

·     
¿Ya se sentaron a observar a sus familias? Ahora les toca definir qué
patrones quieren repetir y cuáles prefieren ahorrarse. Al margen de su historia
de vida, les toca construir la propia y ésta tendrá repercusión también en sus
hijos, por lo que es importante que decidan cuál será el estilo de familia que
los dos desean tener.

·     
Rompan con los paradigmas. ¿Han crecido creyendo que la mujer es la que
tiene que cocinar y él debe traer el dinero a casa? No siempre es así, por lo
que les conviene, en primer lugar, confesar aquellas actividades del hogar que
no les gusta realizar y tratar de llegar a acuerdos sobre cómo se organizarán
y, en segundo lugar, aprender a reconocer las habilidades del otro y a escuchar
lo que le molesta para lograr una relación balanceada.

·     
Parte de su proyecto tiene que basarse en cómo van a compartir y manejar
los espacios y bienes de ambos. ¿A qué nos referimos? Cada uno necesita
disponer de un lugar en el que pueda realizar o acomodar sus efectos
personales: un lugar para la bicicleta, para guardar recuerdos o todos los
pares de zapatos y bolsas. La forma en que distribuirán el hogar y el uso que
le den a todo lo que lo incluye será una muestra del tipo de convivencia que
tienen.

 

Sexualidad

Abordar este tema no se limita solo al acto sexual, incluye la salud
sexual y reproductiva que garantizará que este campo de la vida en común sea de
placer, satisfacción y comunión entre ambos.

 

·     
El cuidado del cuerpo, así como el conocimiento sobre el ejercicio de la
sexualidad es responsabilidad de los dos, por lo que es recomendable que no
caiga en uno solo las decisiones sobre el control natal, la higiene y el
esclarecimiento de las dudas que surjan a través del tiempo. ¿La próxima visita
al ginecólogo? un evento para dos.

·     
Generen un ambiente de confianza en el que cada uno comparta lo que
desearía explorar en este campo y lo que le incomoda. Lo mejor que les puede
pasar es disfrutar de un área de gozo y placer en pareja, porque saben que se
aman y cada uno velará por la felicidad y seguridad del otro.

·     
Para evitar temores al momento del encuentro sexual, es necesario estar
en la misma línea, seguros de que se respetarán los acuerdos sobre el tema de
la paternidad. Un hijo deseado y querido puede ser un motivo de inmensa
alegría, regálense una situación así.

·     
¿Cómo, cuándo y dónde? Para evitar hacerse adictos a los típicos
pretextos de: “Me traje trabajo de la oficina” o “Me duele la cabeza”, hay que
hablar siempre con la verdad. Permítanse confesar con franqueza cuando no les
apetezca tener relaciones o, bien, si no están dispuestos por un asunto de
salud o simplemente porque el cansancio los tomó como presa.

·     
La intimidad no se limita al coito, este terreno puede ser tan amplio
como su deseo de compartir cercanía y amor se los permita. A veces el acto más
íntimo puede ser una plática en la que ambos se desahoguen o se regalen con una
sesión de caricias.

 

Familia y relaciones

Es cierto que por ahora les parece que su mundo está completo si se
tienen uno al otro, pero en realidad hay un círculo de afecto cruzando la
puerta de su casa. La tarea está en llevar con armonía la convivencia con
ellos.

 

·     
Definan bajo qué criterios darán llaves a alguna persona de su familia
para asegurarse que esto no se convierta en un problema. Por ejemplo, consideren
a alguien que viva cerca de su casa y con quien tengan la confianza de poder
llamarle a las 3 de la mañana para que se las dé.

·     
La gente que es especial para cada uno de ustedes debe convertirse en alguien
digno de consideración ya que, aún cuando no lleguen a hacer lazos afectivos
con esa persona, hay que recordar que ocupa un sitio importante para la pareja
y así abordarlo.

·     
Van a recibir una serie de opiniones, desde el foco que pondrán en la
cocina hasta los horarios que tienen para comer, por lo tanto y ahora que está
de moda la defensa al derecho a la privacidad, definan qué temas o situaciones
podrán quedar expuestas al escrutinio y cuáles se quedarán al interior de su
hogar, así evitarán que el opinometro entre en acción.

·     
Entren libres de prejuicios acerca de que la familia política tiene que
ser por fuerza desagradable. Dense la oportunidad de conocerla y sumarla a su círculo
de afectos.

·     
Para no quitarle la alegría y la festividad a las fechas importantes
como Navidad, cumpleaños, celebración de logros, entre otras, organícense en
dónde y con quien lo harán, para evitar conflictos y malos entendidos.

 

Economía

Quizá el dinero no es tema romántico, pero sí obligado de abordar y que
va más allá de la simple administración de los ingresos y gastos. Éste, al
igual que los anteriores puntos, influye en el tipo de relación que tendrán,
por lo que vale la pena tratarlo en su justa dimensión.

 

·     
¿Qué valor es el que le dan al dinero? No se trata de una clase de
finanzas, sino de hablar de la prioridad que tienen para ustedes, ya que a
partir de cómo lo abordan es también la forma en que se relacionan con él: cómo
lo distribuyen, lo gastan, lo comparten y lo obtienen.

·     
Establezcan de manera equitativa el acceso y la disposición a los
recursos económicos que cada uno genera. Esto le da un aire de confianza a su
relación.

·     
Si se trata de invertir en los gustos y las aficiones, hay que poner
también las cartas sobre la mesa: ¿de cuánto dispondrán, con qué frecuencia y
en qué cantidad? Para no atentar contra el presupuesto familiar.

·     
Hablen sobre el dinero que destinan o pueden brindar en un caso de
emergencia para el apoyo familiar, con el fin de que los dos estén conscientes
de este compromiso y se cercioren que, por un lado, la pareja esté tranquila de
que se cumplirá y, por otro, no resulte un conflicto económico.

·     
Que las aspiraciones y la carga laboral que acepten no exponga la
estabilidad de pareja en pos de una mejora económica. Dejen claro bajo qué
condiciones convienen considerar un proyecto.

 

Las relaciones perfectas no existen, sin embargo, el
amor y la voluntad con que tomen el compromiso del matrimonio sí puede
convertirse en un camino que les confirme las razones por las que decidieron
unir sus vidas.

 

* Natalia Bojorge, contáctala en www.sermexico.org.mx
[email protected]

 

Fotografía

Barrera & Fitch Photography

www.barrerafitch.com/

https://www.facebook.com/lidia.fitch/

 

Artíuclos relacionados

Que el dinero no nos separe

http://fiancee.mx/revista/368-que-el-dinero-no-nos-separe

Las labores del hogar

http://fiancee.mx/revista/375-las-labores-del-hogar

Tu primer súper

http://fiancee.mx/revista/367-tu-primer-super

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *