Percances caseros

Es conveniente que en cada hogar haya una persona con
los conocimientos adecuados que le permitan actuar en caso de algún incidente
casero.

A continuación te presentamos los percances más comunes y lo que hay
que hacer en cada caso.

Caídas

Cuando una persona sufre una caída, lo primero a
hacer es comprobar la extensión de la lesión: si hay fractura de hueso,
hemorragia o contusión.

 

  • En caso de haber
    rotura de hueso, se delata generalmente por el fallo funcional del miembro
    afectado. El médico dará el diagnóstico con la ayuda de los rayos X.
  • Una hemorragia
    pequeña se puede detener aplicando una pieza de gasa contra la herida. Si es más seria habrá
    que ejercer presión sobre la
    gasa para controlar la pérdida de sangre. El uso del torniquete se llevará
    a cabo sólo en casos extremos.
  • La hemorragia de un
    alvéolo dental se remediará llenando el hueco con un poco de algodón
    esterilizado.
  • Cuando la nariz es
    el problema, se colocará la cara de la víctima hacia arriba (siempre más
    elevada que el corazón) y taponando luego las fosas nasales; las compresas
    de agua caliente y fría pueden ayudar.
  • En las contusiones
    o lesiones causadas por el choque contra algún objeto duro, no se produce
    herida ni hemorragia externa, los primeros síntomas son dolor, le sigue el
    enrojecimiento e hinchazón. La piel se torna negra o azul, posteriormente
    achocolatada o amarilla. El dolor se alivia con compresas de agua fría.
  • Cuando la lesión es
    en el área cercana al ojo, los síntomas de dolor y alteraciones de color
    disminuirán con compresas heladas. Posteriormente, al aparecer el color
    oscuro, las compresas calientes a intervalos de media hora serán eficaces.

 

Cuerpos extraños

Los objetos extraños que entran por cualquier
orificio del cuerpo humano han de extraerse de manera inmediata. La operación
debe llevarse a cabo muy suavemente puesto que la violencia causará más daño
que beneficio.

 

  • El niño que ha
    tragado un cuerpo extraño debe ser colocado de bruces o con la cabeza
    baja, para que pueda expulsar el objeto tosiendo.
  • Si el objeto entró
    por las fosas nasales el acto de sonarse la nariz o estornudar puede
    ayudar a extraerlo, pero lo mejor es llamar al médico.
  • Cuando el oído es
    el problema, ya sea porque algún objeto se aloja en este lugar o incluso
    algún insecto, un poco de aceite tibio en el oído será de gran ayuda,
    posteriormente un poco de agua tibia ayudará a extraer el insecto.
  • En el caso de
    aparecer una mota en el globo ocular, lo prudente es colocar un parche de
    gasa húmeda sobre el ojo y llamar al médico. A menudo este tipo de
    accidente resulta muy doloroso.
  • Si un anzuelo
    penetró la piel, lo recomendable es atravesar la piel siguiendo la
    curvatura del anzuelo, hasta que la punta salga del otro lado, para evitar
    que se dañen más tejidos. Si sangra, seque la herida con gasa.

 

Heridas

Una herida implica rotura de la piel.
Antes de proceder a su cura la persona encargada de tal procedimiento y los
objetos implicados en la lesión deberán estar esterilizados. La lesión se
lavará con agua y jabón o alguna solución apropiada, cubrirse con un apósito
esterilizado. Si ulteriormente aparece pus en la contusión consulte a su
médico.

 

Quemaduras

El agua hirviendo, hierros candentes,
electricidad y cerillos, son generalmente las posibles causas de las
quemaduras.

 

  • La victima sufrirá
    un shock
    al tiempo que
    deterioro físico por lo que requerirá inmediatamente atención del médico.
  • Cuando son
    quemaduras menores pueden tratarse inmediatamente con agua fría y vinagre.
    Posteriormente aplicarse vaselina. Las heridas no deberán cubrirse con
    nada puesto que cualquier apósito no podrá ser retirado sin causar graves
    daños a los tejidos.
  • Las quemaduras
    causadas por ácido nítrico o sulfúrico se lavarán inmediatamente para
    eliminar el ácido. El lavado puede llevarse a cabo con una solución de
    bicarbonato de sosa. La lesión deberá permanecer inmersa en la misma
    solución el mayor tiempo posible.
  • El peligro de las
    quemaduras por cohetes, escopetas, pistolas detonadoras y otros artefactos
    similares radica en contraer un trismo, enfermedad en que los gérmenes que
    penetran en la contusión quedan encerrados en ella, la presencia del
    médico en estos casos es muy conveniente.

 

Resucitación

Las causas frecuente de asfixia son varias:
deficiencia de oxígeno por inmersión en el agua, shock
eléctrico o inhalación de anhídrido carbónico.

 

  • Cuando una persona
    ha permanecido bajo el agua más de cinco minutos, el medio más rápido de
    salvar eventualmente su vida es la respiración artificial.
  • En caso de shock
    eléctrico lo primero a hacer es
    separar al afectado de la causa del accidente, esto se lleva a cabo
    arrojando sobre la víctima una manta que sea lo suficientemente grande
    para envolver a la persona y así separarla de la corriente. Será
    conveniente que se le practique respiración artificial hasta la llegada
    del médico.
  • Para evitar la
    muerte por la emanación de dióxido de carbono es necesario tomar medidas.
    Nunca se deje el motor encendido en una cochera cerrada. Las personas más
    sensibles deben evitar todo trabajo en que predomine este gas. Los
    primeros síntomas de intoxicación son dolor de cabeza, languidez,
    nerviosismo e irritabilidad. La víctima deberá ponerse al aire fresco y
    permanecer quieta en espera del médico.

 

Desmayos

En caso de que una persona se desmaye debe llamarse
al médico, en espera de su llegada se colocará a la víctima de espaldas en un
lugar fresco. Si la cara denota palidez se colocará la cabeza tan baja como se
pueda en relación con el resto del cuerpo. Si por el contrario su cara parece
roja, la cabeza deberá estar en posición más elevada que el resto del cuerpo.
El agua fría a la cara o pecho del paciente y administrársele sales aromáticas
podrán ser de gran ayuda.

 

Picaduras y mordeduras

  • En caso de picadura
    de abeja u otro insecto parecido deberá extraerse enseguida el aguijón y
    aplicar a la herida una o dos gotas de agua amoniacal.
  • Si la picadura es
    de ciempiés, araña, escorpión, se estimulará la hemorragia para eliminar
    el veneno, aplicar yodo junto con las compresas de agua fría para aliviar
    el dolor. Cuando la picadura es de capulina, llamar inmediatamente al
    médico.
  • La mordedura de
    perro se tratará del mismo modo que cualquier herida afectada. Sin
    embargo, existe la posibilidad de hidrofobia, la herida deberá ser
    cauterizada por el médico y el perro denunciado a las autoridades.

 

Intoxicación alimentaria

Es de vital importancia conocer la naturaleza del
veneno. Los indicios pueden aparecer en un vaso, una cuchara, en la mesa o
suelo, incluso examinando boca y aliento del paciente. Mientras el médico llega
puede darse al intoxicado leche, claras de huevo o té cargado. No deberá
provocarse nunca el vómito cuando se sospeche que la intoxicación obedece a la
ingestión de algún veneno ácido.

Por último, te invitamos a recordar que
los consejos anteriores son básicos para enfrentar cualquier problema casero,
pero esto no significa que debas prescindir de atención médica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *