Mujeres y tabaco

Epidemia, no hay mejor palabra para describir el 600
por ciento de incremento en la tasa de mortalidad de cáncer del pulmón en las
mujeres desde 1950, un enfermedad causada principalmente por el hábito de fumar
cigarrillos.


Aunque sabemos que el fumar causa la muerte,
enfermedades y adicción, hombres y mujeres comienzan a hacerlo normalmente durante la adolescencia. El resultado
de esta perniciosa actividad es un sinnumero de enfermedades, en esta ocasión,
hablaremos de aquellas que afectan a las mujeres.

 

Cánceres

El tabaco es la causa de casi una tercera parte de
todas las muertes por cáncer. Aproximadamente 68,800 mujeres morirán este año a
causa de cáncer del pulmón, en Estados Unidos. Este tipo de cáncer se ha
colocado como la mayor causa de muerte en las mujeres, sobrepasando al cáncer
del seno. Más del 80 por ciento de estas muertes se deberán al hábito de fumar.
Las muertes y enfermedades de cáncer del pulmón en las mujeres relacionadas con
el fumar ha aumentado drásticamente.

 

Además de aumentar su riesgo de cáncer
del pulmón, el fumar es un factor de riesgo de los cánceres del cuello uterino,
la boca, la laringe, la faringe, el esófago, el riñón, el páncreas, la vejiga,
el estómago, el colón, y el recto, así como también algunos tipos de leucemia.

 

Enfermedad cardíaca y derrame cerebral

Las mujeres que fuman aumentan en gran medida su
riesgo de sufrir ataques al corazón y derrames cerebrales. En 1997, alrededor
de 165,000 mujeres murieron en los Estados Unidos por enfermedades relacionadas
al hábito de fumar. Estas enfermedades incluyeron cáncer del pulmón y otros
cánceres, enfermedades cardíacas, derrame cerebral y enfermedades crónicas del
pulmón como enfisema. La mayoría de las mujeres que mueren han pasado por la
menopausia (cambio de vida); sin embargo, el fumar aumenta el riesgo mayormente
en mujeres jóvenes que en mujeres de edad avanzada. Algunos estudios indican
que fumar cigarrillos incrementa significativamente el riesgo de enfermedad
cardíaca en mujeres jóvenes y que estén tomando pastillas anticonceptivas.
Entre 1995 y 1999, el promedio anual de muertes causadas por enfermedades
respiratorias y el cáncer relacionado con el fumar aumentó en las mujeres,
mientras que el número de muertes por enfermedades cardiovasculares permaneció estable.

 

Funcionamiento pulmonar

Alrededor del 90 por ciento de las muertes por
enfermedad pulmonar obstructiva crónica (COPD, por sus siglas en inglés) son
causadas por el fumar. El riesgo aumenta tanto con la cantidad de cigarrillos
fumados diariamente como con el tiempo que lleve fumando la mujer. Las mujeres
que fuman mucho tienen 3 veces más probabilidades de contraer bronquitis o
enfisema, y casi 75 por ciento mayores probabilidades de padecer de infecciones
crónicas en los senos paranasales.

 

Salud de su sistema reproductor

El consumo de tabaco puede dañar la salud de su
sistema reproductor. El fumar está asociado con complicaciones en el embarazo,
la menopausia temprana y la reducción de la fertilidad.

 

Consumo de tabaco durante el embarazo 

Aproximadamente entre el 13 por ciento de las mujeres
embarazadas fuma a lo largo de su embarazo. Según la oficina del Director General
de Salud, fumar es probablemente la causa modificable más importante de que los
embarazos de las mujeres en Estados Unidos no resulten normales. El consumo de
tabaco se asocia con un mayor
riesgo de aborto espontáneo, parto de feto muerto, parto prematuro, muerte y
recién nacidos con bajo peso. Si la mujer embarazada no fumará, se podría
prevenir hasta un 10 por ciento de las muertes infantiles.

*Bajo peso en recién nacidos: el consumo de tabaco
durante el embarazo es la causa del 20 por ciento o más de los casos de bajo
peso en los recién nacidos en los Estados Unidos. El fumar durante el embarazo
disminuye el crecimiento del feto y a menudo, causa que los bebés tengan
problemas de salud porque estaban bajos de peso. Tú puedes reducir este riesgo
si dejas de fumar durante el embarazo.

* Síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS, por
sus singlas en inglés): algunos estudios también sugieren que, en comparación
con aquellos bebés cuyas madres no fuman. Los bebés son más propensos a morir
de síndrome de muerte súbita del lactante (también conocida como muerte de
cuna) si sus madres fumaron durante y después del embarazo. El riesgo es un
poco menor para aquellos bebés cuyas madres dejaron de fumar durante el
embarazo y continuaron haciéndolo después del parto. No obstante, los bebés de
madres que no fuman constituyen el grupo con menor riesgo de síndrome de muerte
súbita del lactante.

 

Salud de sus niños

El consumo de tabaco por parte de las madres puede
también tener efectos perjudiciales en los niños después de su nacimiento. Se
estima que, en Estados Unidos, las madres que fuman al menos diez cigarrillos
al día causan anualmente entre 8,000 y 26,000 nuevos casos de asma entre sus
niños. Por otra parte, cada año entre 200,000 y un millón de niños con asma
empeoran debido a la exposición al humo de “segunda mano”. Exponer a
un bebé al humo de segunda mano aumenta también el riesgo de que el niño
contraiga neumonía, bronquitis y
líquido en el oído medio. Se ha encontrado que la leche materna de las mujeres
que fuman contiene nicotina.

 

Dejar
el hábito de fumar

Más
de un 75 por ciento quieren dejar de fumar por completo y casi la mitad ha
reportado haber intentado dejar de fumar en el año pasado. La probabilidad para
dejar de fumar con éxito es casi igual para los hombres que para las mujeres.

El dejar de
fumar le puede ayudar a reducir el riesgo de muchos de los efectos de salud
mencionados anteriormente. El riesgo de enfermedades cardiacas se reduce de
gran manera sólo uno o dos años después que se deja de fumar, así como el
riesgo de un derrame cerebral vuelve a la normalidad después de 10 o 15 años
sin fumar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *