Experto en vinos

La ruta de la experiencia nos lleva al camino del
aprendizaje; sin embargo, es necesario cometer errores para alcanzar si no la
perfección, sí un grado superior de conocimiento. El problema es que a veces,
esos pequeños errores nos convierten en el arlequín de los amigos, y peor aún
cuando hablamos de vinos…

Un verdadero experto en vinos puede darse el lujo de
la tolerancia; no obstante, un aficionado puede caer en caminos ásperos al
intentar mostrarse como todo un catador. Para que esto no te suceda, te daremos
las reglas de oro de los expertos y también las de los inexpertos, así sabrás
qué hacer y qué no hacer cuando los vinos sean el tema central de la
conversación.

 

Los
expertos…

• Piden un tinto del Priorato, Toro, Somontano y
Ribera del Duero, o un blanco de Rías Baixas y Rueda, así como los chardonnays
fermentados en barrica.

• Toman el cava en el aperitivo.

• Tienen en su casa un armario climatizado de vinos
con puerta transparente como un refinamiento hogareño.

• Están enterados de que los tintos gallegos más
interesantes son los de la Ribeira Sacra.

• Piden un brandy a la temperatura de los tintos (18
grados) en copa más reducida.

• Tienen curiosidad por los vinos menos conocidos.

• Saben que el vino no es sólo para comer, sino para
disfrutar a todas horas.

• Saben que el sentido del olfato es el más
importante. La boca sólo percibe los sabores ácido, amargo, dulce y salado.

• No atropellan al lego con una tesis doctoral sobre
el vino. Cuanto mayor sea la intención de impresionar al no iniciado, más
difícil le será comprender esta cultura.

• Son tolerantes. Es la virtud que mejor se ejecuta
cuando más conocimiento del vino se tiene.

• No intentan adivinar la marca en una cata a ciegas
para no caer en el ridículo. Optan por decir: este tinto me recuerda al vino X.
Si no aciertan no pasa nada. Si aciertan son dignos de elogio.

• Saben que el vino tinto con el tiempo se va
clareando, el blanco oscureciendo y el rosado estropeando.

• Están consientes de que en los tintos el borde
violáceo en la copa es igual a juventud; el borde anaranjado equivale a
madurez, y el borde ocre a declive. En los blancos, el borde amarillo pajizo
significa juventud; el amarillo dorado, madurez, y el rojizo, declive.

 

Los
inexpertos…

• Presumen citando marcas francesas sin salir del
Pétrus, Mouton-Rothschild y Châteu Margaux.

• Dicen la repetida frase de “El mejor vino de
España es el rioja y, si acaso, el ribera”.

• Piden un coñac en copa muy grande y caliente.

• Piden el cava en los postres.

• Utilizan la expresión “vino artesano”.

• Ponen el tinto a la temperatura ambiente (siempre
es superior a los 20 grados tanto en verano como en invierno).

• Dicen: “Este vino es natural y no tiene química”.

• Dicen que el vino viejo es mejor que el joven.

• Enfrían las copas para los vinos blancos y rosados.

• Dicen que los vinos ahora son más caros que hace 20
años. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *