Elegir amar

Entre amar y querer, entre compromiso y aventura, elige siempre el amar.
Para ejemplificarlo, nada mejor que aquella hermosa canción de la autoría del
español Manuel Alejandro, famosa en voz de José José: “Amar y querer no es
igual: amar es sufrir, querer es gozar”.

Entre compromiso y aventura: cuando no hay compromiso, no hay entrega
total, lo que provoca que la relación sea frágil, endeble, con pronóstico
seguro de ruptura. Una mujer y un hombre que viven en unión libre tienen miedo
de donarse al otro en plenitud, esto despierta cierta inestabilidad al no
saber, ni el uno ni el otro, hasta cuándo podrá contar con la otra persona en
su totalidad. 

Los jóvenes de hoy creen que el amor es algo que “cae
del cielo”, que es un sentimiento que une a dos mientras están felices; pero,
esta concepción es totalmente errónea. Pensar que después morirá el amor, es
como asumir que en el matrimonio nos va a ir bien o mal dependiendo de
circunstancias externas a nosotros. ¡Todo lo contrario! La felicidad conyugal
depende del cuidado, la ternura, la exigencia personal de luchar cada día por
el ser que se ha elegido para compartir la vida. Amar, estar enamorado, es una
decisión libre.

Quien decide amar y casarse, se casa no para que lo
hagan feliz, no para que el otro sea testigo de su vida, no para que ella sea
siempre sana, bonita y perfecta ni para que él sea siempre optimista y todo un
galán y, menos aún, para que lo mantengan. Más bien nos casamos para vivir
juntos nuestras vidas, para formar una gran familia, para realizarnos en la
misón de mejorar este mundo con hijos formados en valores y útiles a su
sociedad.

Erich Fromm en su libro “El arte de amar”, explica
que no hay nada en la vida, prácticamente ninguna actividad o empresa, que se
inicie con tan tremendas esperanzas y expectativas y que, no obstante, fracase,
como el amor. Esto se debe a una confusión tripartita: confundir la necesidad
de ser amado con la necesidad de
amar; confundir el amor con un objeto que se encuentra, en lugar de saber que
es una facultad que se desarolla; confundir el enamoramiento fulminante, con la
capacidad y decisión de permancer enamorado.

Ahora que has elegido casarte, elige amar por encima
de todo, elige entregarte a plenitu siempre con el corazón, verás que así, la
vida es más fácil, más llevadera. ¡Felicidades!

 

*
Elizabeth Uribe de Petersen, Master Wedding Vendor ABC. Autora del libro Una
boda para toda una vida (2009),
Amate Editorial. Directora de Specialty Cleaners,
centro de renovación, adaptación y limpieza de vestidos de novia en
Guadalajara, Jal., Tel. (33) 3121 7794, www.specialtycleaners.com.mx,
specialtyc.blogspot.com,
[email protected], Facebook y Twitter: Specialty Cleaners. Directora
de la Asociación de Consultores Nupciales en Jalisco, [email protected].

 

Artículos
relacionados

¿Listos
para vivir en pareja?

http://fiancee.mx/revista/1142-listos-para-vivir-en-pareja

Entrena
con tu pareja

http://fiancee.mx/revista/386-entrena-con-tu-pareja

¿Existen
los celos normales en la pareja?

http://fiancee.mx/revista/529-existen-los-celos-normales-en-la-pareja

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *