El cuidado de las mamas

El cáncer de mama ocupa el primer
lugar dentro de las enfermedades cancerígenas de la mujer en todo el mundo; de
ahí la vital importancia de su cuidado.

Las mamas ocupan un lugar de trascendental importancia para
las mujeres tanto en el área de salud y maternidad como en la estética. Debido
a que es una zona expuesta a Patologías, como la Enfermedad Fibroquística y
Cáncer de mama, resulta de vital importancia su cuidado, la autoexploración
mamaria y visitar a tu médico personal para realizar exámenes periódicos una
vez al año.

Actualmente, con los
excelentes métodos de diagnóstico, se detecta la Enfermedad Fibroquística y el
cáncer de mama en forma muy temprana, lo que permite la que estos padecimientos
sean curables. A continuación te enlistamos los cuidados básicos y la manera en
que podrás realizar la autoexploración mamaria mes con mes.

 

La mama normal

Las mamas presentan características que
varían de una mujer a otra, con el transcurso de la vida sufren diversas
modificaciones: durante el ciclo menstrual, en el embarazo y con los años; las
diferencias entre una y otra etapa se pueden ver y palpar. Mediante una ligera
presión de tus dedos sobre los senos, podrás sentir los gránulos y nódulos de
la glándula mamaria que se encuentran en el interior del pecho, rodeada de
tejido adiposo. La glándula mamaria es más desarrollada en la parte superior
externa del seno. Las dos mamas no son idénticas, por lo general y es frecuente
que una mama sea más gruesa o esté más baja que la otra.

 

Tras el alumbramiento

Las mamas pueden tener
algunos cambios por cuestiones hormonales una vez que la mujer ha parido; van
desde la mama hipertrófica o grande, edema, pigmentación de las aréolas, dolor
y cambios de coloración, así como secreción lechosa por el pezón. Todo esto desaparecerá espontáneamente,
en un periodo corto que es de 15 días, aproximadamente.

 

Cuidados

Los principales cuidados
para mantener las mamas saludables radican principalmente en la dieta habitual.
Existen alimentos que desencadenan Fibrosis Mamaria o Enfermedad Fibroquística
de las Mamas. Estos alimentos contienen enzimas llamadas “exantinas”, que son
las que dan origen a la Fibrosis Mamaria en un 70 por ciento; el 30 por ciento
restante es provocado por los estrógenos que producen ellas mismas.

Café, refrescos de cola,
té, chocolate, mole (poblano), botanas como habas, cacahuates, semillas y papas
fritas, y alimentos embutidos y enlatados, son las principales causas,
eliminado estos alimentos de tu dieta disminuirás en un 70 por ciento la
fibrosis.

Un examen médico periódico, como mínimo una vez por año, así
como la realización de un ecosonograma mamario en menores de 35 años (no
invasivo de radiación) y de la
mamografía a partir de los 35 años una vez cada dos años, y a partir de los 50
cada año, son la mejor recomendación para detectar tempranamente el cáncer
mamario. La mamografía es un examen radiológico de las mamas y su éxito es
descubrir el cáncer en la mujer asintomática donde generalmente, por lo pequeño
de su tamaño, no se palpa, es poco invasor y altamente curable.

Autoexploración

Examinar las mamas una vez al mes, siete
días después del periodo menstrual o el mismo día de cada mes si por menopausia
o embarazo se ha dejado de presentar, es lo ideal. La autoexploración te
permitirá detectar cualquier anomalía a tiempo.

 

  1. Estando de pie, frente al espejo, observa la
    simetría de tus senos, su coloración y su textura; normalmente el seno
    derecho está más levantado que el izquierdo debido al los movimientos del
    brazo (si se es zurda es a la inversa).
  2. Observa la coloración de tus mamas, el cuerpo, el
    pezón y la areola con detenimiento. Esto para detectar diferencias en las siguientes
    autoexploraciones.
  3. Inclina el cuerpo hacia delante para percibir la
    caída de los senos, la cual deberá ser simétrica.
  4. El siguiente punto es recostarte en tu cama
    acomodando una pequeña almohada bajo el hombro derecho y, posteriormente,
    levanta el brazo derecho y coloca la mano atrás de la cabeza; con las
    yemas de los dedos de tu mano Izquierda, palpa el seno en el sentido de la
    manecillas del reloj. Presiona el pezón para valorar si hay salida de
    secreción.
  5. Toma la misma postura que el punto anterior para
    revisar de la misma manera tu mama izquierda.

 

Si en
este procedimiento detectas un seno más chico, desviado hacia la derecha o
izquierda, con cambio de coloración (eritema naranja, violáceo), descamación,
retracción, cambio de temperatura, dolor y/o salida de secreción, blanca,
lechosa, sanguinolenta, la recomendación es visitar a tu ginecólogo.

* Dr. Enrique Rosas Jiménez,
Gineco-Obstetra-Colposcopista. Miembro de la Sociedad de Ginecología y
Obstetricia de Guadalajara, y de la AM de Jalisco; Catedrático de la Universidad de Guadalajara y Teacher International Unesco
Consultorio: Torre Médica Providencia, Av. Pablo Neruda No. 3265, 2o. piso,
Int. 25, Col. Prados Providencia, Guadalajara, Jal., contáctalo en
[email protected], Tels. 3640 4257, 3640 4237 y 3640 4280.

 

Artículos relacionados

Cáncer cervicouterino

http://fiancee.mx/revista/274-cancer-cervicouterino

¿Quiero ser una súper mujer?

http://fiancee.mx/revista/276-quiero-ser-una-super-mujer

¿Profesionista o mama?

http://fiancee.mx/revista/264-profesionista-o-mama

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *