Sí, ¿aceptas?

Antes de dar el
gran paso e iniciar la vida en pareja, es muy importante que dediquemos un
tiempo a reflexionar sobre los motivos que nos impulsan a hacerlo así como a
prepararnos para arrancar esta nueva etapa con el pie derecho.


Durante el noviazgo
y con ayuda del enamoramiento, todos los elementos que influyeron para elegir a
la persona con quien deseamos compartir nuestra vida se hacen presentes; pero,
quizá se olvida una de las claves más importantes para construir una relación
sólida: dar un “Sí, acepto” sin ensoñaciones.

La
psicóloga Ana Patricia Rivas, catedrática de la Universidad Iberoamericana,
explica: “Durante el enamoramiento, no se ve a la persona en su totalidad, sino
sólo algunos de los rasgos de su personalidad, aquello que se desea ver o se
espera que tenga. Cuando se vive ese estado, la pareja está en un sueño, muy
lejos de los problemas cotidianos”. Debido a esto, es importante que durante el
noviazgo cada persona se muestre tal cual, sin fingir actitudes o creencias
para no construir una relación que no corresponde a los intereses de ambos y
que, finalmente, los puede llevar a una dolorosa ruptura.

  Es,
justamente, al iniciar la vida en pareja cuando el noviazgo se pone a prueba,
ya que se comienza a compartir prácticamente todo, empezando por el hogar, las
labores domésticas, los tiempos libres y espacios personales, en pocas
palabras, se dan los primeros pasos en el nuevo proyecto de vida de ambos. La
especialista comenta a este respecto: “La intimidad se construye desde el
primer momento en el que ella y él van descubriéndose por medio de una
comunicación privada y confidencial. Es decir, a partir de lo que muestran
abiertamente respecto a lo que sienten, piensan, valoran y hacen”.

Ana
Patricia Rivas afirma que hay temas impostergables antes de iniciar la vida
juntos: “Hay que poner en la mesa si se quiere o no tener hijos, las metas
personales y familiares, de esta forma dan a conocer sus expectativas y así
evitan problemas posteriores”. Al paso del tiempo, no habrá sorpresas sobre su
manera de ser. Por el contrario, las cualidades y defectos habrán sido
aceptados por los dos y tanto los planes como los objetivos serán comprendidos,
compartidos e impulsados.  

Igualmente
valioso es platicar temas que pudieran parecer triviales al momento del
noviazgo, pero que haciendo vida familiar no lo son, como: alteraciones
alimentarias, consumo de sustancias o medicinas, administración del dinero o
higiene personal. En relación con este tema la especialista señala: “Este tipo
de cosas llegan a presentarse en hechos tan comunes como a la hora de la
comida, cuando uno de los dos finge no fumar o no comer cierto alimento para
evitar conflicto entre ambos. Aunque esto parezca risible, hasta mentir sobre
la cantidad de cigarros que se consumen, puede ocasionar problemas más
adelante”, y finaliza: “Engañar a nuestra pareja sobre nuestros gustos,
aficiones, minimizar conductas,
callar actitudes que nos desagradan con la única intención de seguir adelante,
es una forma clara de lastimar una relación amorosa que al final tendrá poco
futuro”.

Si
existen dudas o diferencias importantes con la pareja en relación a proyectos
profesionales o personales, en el trato con los amigos o familiares, así como
problemas como celos o agresión verbal, y éstos se guardan en silencio para no
poner en riesgo la relación, sólo se está atentando contra la felicidad y
bienestar de ambos.

Antes
de dar el “Sí, acepto”, ambos deben asegurarse de que se aman realmente tal
cual y como son, con sus virtudes, debilidades y planes, y que se entregarán
plenamente a ese valioso proyecto de vida juntos. La franqueza y comunicación
en cada ámbito de la vida, junto con el amor y el respeto, son poderosas
herramientas para avanzar del enamoramiento al verdadero amor.

 

* Natalia Bojorge,
contáctala en www.sermexico.org.mx, [email protected].

 

Artículos
relacionados

Casados a medias

http://fiancee.mx/revista/974-casados-a-medias

La preparación para
el matrimonio

http://fiancee.mx/revista/333-la-preparacion-para-el-matrimonio

Y vivieron felices
por siempre

http://fiancee.mx/revista/348-y-vivieron-felices-por-siempre

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *