¿Listos para vivir en pareja?

Cuando el noviazgo nos entusiasma por completo, con gran facilidad
podemos asegurar que al lado de esa persona, que tan feliz nos hace, podemos
compartir el resto de la vida sin importar qué barreras haya que superar, pues
asumimos que a su lado todo será posible.

Lejos del contexto romántico, el hecho de compartir el espacio y los
proyectos puede significar un motivo de reflexión profunda antes de tomar una
decisión que pueda terminar en un pincelazo con todo ese escenario que parecía
de ensueño.

Por más intrépidos que creamos que somos, lo cierto
es que no siempre estamos listos para dar el paso de salir de la casa paterna o
de dejar el lugar que hemos conquistado en lo individual y no se trata de un
temor a perder la libertad o a compartir gastos, de lo que hablamos en realidad
es de la capacidad de convivir en un ambiente sano, en el que ambos miembros de
la pareja crezcan, se compenetren y, sobre todo, se busque establecerse como
familia.

 

¿Sólo se necesita amor?


Al respecto, la psicóloga Mariana Rivera señala: “Sin duda alguna, éste
es fundamental pues prácticamente es del amor de donde surge la necesidad de
estar juntos, pero también es importante conocer y aceptar a la otra persona
como un ser que tiene fortalezas, debilidades y, que al igual que uno, podrá
tener altibajos emocionales, enfermedades y momentos esplendorosos. Todo esto
se traduce en aceptación. Tener un panorama muy realista de lo que nos podemos
enfrentar al compartir el techo, es uno de los principios que marcan la
capacidad para dar este paso. Por lo general las parejas se imaginan que todo
será miel sobre hojuelas, pero no es así. En lo que sí llevan razón es que su
principal preocupación debe ser amarse a tiempo completo porque esto les dará
la pauta para procurar lo mejor para su relación”.

Vivir realista no es pensar en que todo será malo,
sino por el contrario, tener un panorama probable de lo que se puede enfrentar
y con esa visión procurar resolver todo de la mejor manera.

 

¿Te identificas?

La especialista brinda cinco claves para saber qué tan preparados
estamos para dar el gran paso. Si tu respuesta es afirmativa en los cinco
casos, piensa dos veces antes de comprometerte:

 

1.   
¿Piensas que perderás tu libertad?

2.   
¿Crees que ahora tendrás mayor control sobre las actividades y tiempos
de tu pareja?

3.   
¿Quisieras que sea tu pareja quien asuma todas las responsabilidades en
cuanto empiecen a vivir juntos?

4.   
¿Piensas que todo será maravilloso y que no hay de qué preocuparse?

5.   
¿Asumes que ahora podrás hacer todo lo que no te permitían en la casa
paterna?

 

Este sencillo cuestionario, si bien es cierto que no
determina el grado de compromiso que tendríamos, sí nos puede dar una idea de
la disposición que tenemos y de las ventajas o desventajas que advertimos al
tomar esta decisión.

 

Sin temor al compromiso


Esta palabra nos llena de inquietud bajo cualquier circunstancia, pues
pocas veces somos capaces de verla con claridad en su origen: una
responsabilidad que se asume con libertad y con el objetivo de que debe ser
algo siempre positivo y en este caso a favor del bien común.

Bajo esta perspectiva, es un hecho que a lo que menos
temor debemos tenerle es a ese compromiso, sino tomarlo como una enorme y
maravillosa construcción en la que descansará tu felicidad y tranquilidad a
largo plazo.

“Entrar con miedo al compromiso es ya de por sí un
síntoma claro de que no hay convicción de unirse a su pareja y ante esto, lo mejor
es esperar, darse tiempo para replantearse las cosas. Esto desde luego no
implica terminar con la relación de pareja, sino postergar el evento, a fin de
llegar seguros, comprometidos y decididos a hacer que este vínculo sea sólido y
duradero”, afirma Mariana Rivera.

 

* Sofía
Petrucci, contáctala en www.sermexico.org.mx
 bojorge@teleton.org.mx.

 

Artículos
relacionados

Aprende
a conocerla

http://fiancee.mx/revista/821-aprende-a-conocerla

¡Me
quiero casar contigo!

http://fiancee.mx/revista/615-me-quiero-casar-contigo

Vivir
en pareja: signo de madurez

http://fiancee.mx/revista/472-vivir-en-pareja-signo-de-madurez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *