De rodillas te pido…

No se trata del perdón,
sino de la propuesta con la que has soñado las últimas 8,760 horas del año,
después de que tu bombón y tú hablaron de formalizar su relación.

Pero, ¡cuidado! —y es aquí
donde esté articulo empieza a ser dirigido a ti mi afortunado galán y futuro
novio—, cuidado con perder el romanticismo que encierra el sagrado ritual de la
pedida de mano y entrega de anillo. Si bien, es cierto que los tiempos van
cambiando y formar una nueva familia es una decisión que debe ser cada vez más
meditada por las parejas, ello no implica que se deba perder el romanticismo.

Ya te veo
haciendo tu típico plan de la “cenita” para tener una plática con tu adorada de
lo que ha sido su relación hasta el momento, cómo ha evolucionado y cómo es
momento de dar el paso al siguiente nivel… ¿siguiente nivel? ¿Qué crees que tu
relación es un videojuego del GameCube en donde según el grado de dificultad de
las pruebas que van pasando pueden ir “avanzando de nivel”? No. Si ya tomaste o
tomaron la decisión de unir sus vidas pues háganlo con todo el romanticismo y
fuegos artificiales que el ritual conlleva. En el caso de que ya hayan hablado
de la idea de casarse, la recomendación es no poner fechas, eso dejará la
puerta abierta para que tú, novio, cumplas con el romántico ritual de pedir la
mano a tu damisela, y si es de rodillas, ¡mejor!

Sí, ya sabemos
que, de por sí, es too much
el estrés de saber que acabas de decidir dejar tu
libertad, como para que encima tengas que pasar las próximas semanas ideando la
manera dulce y tierna en que se lo propondrás a la futura dueña de tus
quincenas, por eso, aquí te damos algunas opciones que esperamos sean de tu
agrado y lo suficientemente románticas como para que caiga derretida a tus
pies.

 

Una hora… una rosa


Puedes acordar previamente
con una florería y con las mujeres del entorno de tu novia (mamá, hermanas,
amigas y compañeras de trabajo) que cada una de ellas le entregue una rosa cada
hora. Así, desde que tu novia despierte el día de la pedida, será sorprendida
por su madre que le entregará una rosa de tu parte con un pedacito de un
mensaje que también habrás escrito previamente; antes de salir de casa su
hermana hará lo mismo; después, cuando llegue a su oficina, la secretaria la
esperará con una rosa más y otro pedacito del mensaje. Y así transcurrirá el
día con una flor por hora y con un mensaje que se irá completando poco a poco.

Al
final el mensaje, podrías decirle que la esperas en un restaurante para cenar.
Tu casi prometida, entre intrigada y sorprendida, llegará a la cita en donde tú
la esperarás, cual príncipe de la Bella Durmiente que al verla llegar se
arrodillará, con rosas y anillo en mano, para pedirle matrimonio en medio del
local. Obviamente, sobra decirte que los comensales al ver tamaño gesto de amor
no podrán hacer otra cosa más que gratificarlos con un gran aplauso, y tú, por
supuesto, quedarás mejor que el inmortal héroe Rhett Butler —interpretado por
Clark Gable— en Lo que el viento se llevó.

 

Un paseo por las nubes

No, no te la llevarás a dar
un paseo a un viñedo como en la película, esta opción se trata de un súper
romantiquísimo paseo en globo —no te asustes, no es tan caro como imaginas, te
aseguro que está dentro de tu presupuesto. Invita a tu novia a pasar un fin de
semana normal, sin que la hagas sospechar nada, y dile que siempre has tenido
ganas de viajar en globo y que te gustaría compartir la experiencia con ella.
Cuando estén allá arriba —juntitos los dos, cerquita de Dios—, arrodíllate y,
con anillo en mano, hazle la esperada pregunta. Te aseguro que de la emoción
tendrás que sostenerla bien para evitar que se lance al vacío. ¡Ah! y no
olvides incluir un vinito y un buen queso para degustar durante esa maravillosa
ocasión.

 

Una propuesta de
película


Organiza con todos sus
amigos y familiares una sorpresa que la dejará sin habla. Ponte de acuerdo con
todos ellos y cítalos en el cine de su preferencia indicándoles cuál y a qué
hora será la
función que irán a
ver —
claro,
ellos ya estarán al tanto de todo.
Tú, por
tu lado, invita a tu novia como cualquier día a ver una película —lo cual es de
lo más normal del mundo y no la hará sospechar—, cuando ustedes lleguen el cine
ya estará lleno, con luces apagadas y transmitiendo los típicos cortos, esto
para que ella no pueda ver que toda su gente esta ahí. La película transcurrirá
normalmente hasta la hora del intermedio en donde, antes de prender luces, se
visualizará en la pantalla la pregunta del millón: “¿Quieres casarte conmigo?”
De inmediato las luces se prenderán y todos sus familiares y amigos se
levantarán otorgándoles un aplauso que, sin duda, la hará estallar en lágrimas
de la emoción y tú, bueno, te habrás echado a la bolsa a tu futura familia
política. Claro que previamente lo platicarás con el encargado del cine.

Fotografía de amor


Llévala a una exposición de
fotografía —que se supondrá que tú ya visitaste— y durante su recorrido por la
galería, ante cada una de las imágenes, háblale de lo mucho que ha sido ella en
tu vida y de sus cualidades. De repente, dile que hay una foto en particular
que te gustaría que viera. Ponla frente a la imagen y deja que exclame su
emoción al ver que en la foto estás tú sosteniendo un cartel que diga: “¿Te
gustaría ser mi esposa?”. Sobra decir que esto lo acordarás previamente con el
artista o con el encargado de la galería.

Como ves, hay
muchas y diversas opciones para hacer de ese momento una maravilla y no sólo
para ella, sino para que ustedes y sus familiares y amigos más cercanos
disfruten y recuerden por siempre. Lo importante no es lo espectacular o cuánto
gastes en la “producción del show
”, sino la cantidad de tiempo e imaginación que
inviertas para pedirle a ella que compartan su vida. Eso es realmente lo que
ella valorará. Eso sí, sea cual sea tu opción no olvides… ¡de rodillas
pedírselo.

 

Ilustraciones: http://bistraw.deviantart.com/art/would-you-marry-me-275167975

Artículos relacionados

De rodillas te pido

http://fiancee.mx/revista/1157-aquellas-cosas-de-antano

Vence la monotonía

http://fiancee.mx/revista/893-vence-la-monotonia

Regalos geek

http://fiancee.mx/revista/1155-regalos-geek-para-san-valentin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *