Una etapa de adaptación

El matrimonio va
pasando por diferentes etapas a lo largo del tiempo: la adaptación de los
cónyuges, la llegada de los hijos y el crecimiento de los mismos, entre otras.
Hoy aboradaremos la etapa de adaptación.

Cada una de las
etapas que conforman el matrimonio tendrá sus dificultades y obstáculos que
vencer, al mismo tiempo, estas irán fortaleciendo la relación. A la primera
etapa se le llama “etapa de adaptación temprana”, inicia desde el momento en
que se casan y tiene una duración aproximada de 3 años o hasta que llega el
primer hijo. La tarea principal de esta etapa es la adaptación a su nuevo
sistema de vida y la adaptación a las costumbres y hábitos de cada uno de los
cónyuges.

Es una etapa en la cual puede haber
desilusiones de ambas partes por una idealización durante el noviazgo y expectativas
bastantes altas o irreales del matrimonio. Es una etapa en la cual no solo
madura tu relación sino que en lo personal cada uno de los cónyuges tienen que
madurar puesto que deben aprender a tomar decisiones y resolver problemas
mismos de la relación.

Es aquí donde debemos aprender a decir a
nuestro cónyuge qué es lo que me gusta y lo que no me agrada, en todos los
sentidos, ya sean cosas triviales o bien cosas de la relación. Debemos de ir
aprendiendo a comunicarnos claramente puesto que de esta etapa dependen las
demás.

Es
aquí en donde debemos comenzar a poner las reglas y limites. En cuanto a reglas
es necesario que quede claro cómo se van a repartir los quehaceres del hogar;
las amistades, por ejemplo, qué días se permitirán las visitas y qué días no; en cuanto a la
distribución del dinero, es necesario que queden en un acuerdo en lo que se
invierte y en lo que no, y así.

Habra
que dejar bien claro qué tipo de límites se van a marcan con las familias de
origen, ya que es muy común que surjan varios problemas ya sea por la cercanía
o la lejanía que exista con una u otra. Los límites con las familias de origen,
pueden llegar a ser difíciles de establecer, especialmente cuando existe una
dependencia económica o cuando los esposos son demasiado inmaduros para tomar
sus decisiones.

Por
último, pero no menos importante, es necesario que en el área de intimidad
también se establezcan sus propias reglas, ya sea sobre sus gustos o sobre
aquellos momentos o situaciones que a cada uno le resultan poco favorecedores
para propiciar el romance.

Como
en todo, la comunicación será la mejor herramienta para que ustedes logren
vivir una etapa de adaptación maravillosa. ¡Felicidades!

Fotografía

Barrera & Fitch Photography

www.barrerafitch.com/

https://www.facebook.com/lidia.fitch/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *