Mascarillas caseras

Desde la comodidad de tu hogar y sin gastar ni un solo peso, consiente tu piel con mascarillas caseras fáciles de elaborar, con ingredientes que seguramente encontrarás en tu despensa. ¿Lista para embellecerte?

Con ingredientes tan fáciles de conseguir como la sal marina, las aspirinas y hasta el aloe vera, lograrás mantener un rostro impecable, exfoliar tu cuerpo y hasta embellecer tus pies. Las mascarillas de belleza son la mejor y más práctica manera de cuidar la piel, pero hay que recordar que la constancia es un factor primordial para lograr resultados.

Mascarilla de queso blanco


Para pieles secas. Se mezclan dos cucharadas soperas de queso blanco, dos cucharadas de jugo limón y dos de miel de tomillo o romero. Se aplica en el rostro y se deja actuar por media hora antes de retirar.

Mascarilla de manzana


Para piel mixta. Se pela una manzana, se corta en trozos, se cuece con 20 centilitros de leche —aproximadamente ¾ de taza—, una vez cocida se tritura y se le añade una cucharada de harina y una cucharada de aceite de oliva. Se aplica la mezcla en el rostro, se deja actuar por 20 minutos y se enjuaga

Mascarilla antie-dad totalmente antioxidante de vino y miel


Se colocan dos cucharadas de vino tinto en un recipiente y se le incorpora cuatro cucharadas de miel, se mezcla y se aplica sobre la piel limpia y seca de rostro y cuello, se deja actuar por 20 minutos y se retira con agua tibia.

 

Mascarilla de aspirina


Para puntos negros y piel grasa. Se pulverizan dos aspirinas y se mezclan con dos cucharadas de agua templada. Se puede combinar, opcionalmente, con una cucharadita de miel o yogurt facilitando su aplicación y añadiendo hidratación. Se aplica con movimientos circulares, se deja reposar cinco minutos y se retira con agua templada.

Exfoliante corporal


En un recipientes se coloca unas cucharadas de sal
marina gruesa y un poquito de agua hasta formar una pasta. Se aplica con
movimientos circulares por todo el cuerpo durante el baño y se enjuaga bien.

Exfoliante para pies


Se machaca perfectamente la menta y se le agrega la sal y el aceite de oliva. Se mezclan los ingredientes y se aplica en los pies dando masajes. Se enjuagan los pies con agua tibia, se secan y se aplica una crema humectante.

 

Para la caída del cabello y la caspa


Se frota la pulpa de la sábila sobre el cuero cabelludo y se masajea para ayudar a su penetración, se deja actuar por 10 minutos y luego se enjuaga con agua tibia. Se repite el proceso tres veces por semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *