¿Ejercicio? ¡Este año sí le entro!

Ejercitar nuestro cuerpo es una más de las
necesidades básicas de todo ser humano; pese a esto, muchas personas pasan la
vida sin mover un solo dedo a favor de su cuerpo. Para que en este inicio de
año “hacer ejercicio” sea más que un propósito, te daremos algunos consejitos.

Si ya has tomado la decisión de iniciar una rutina,
lo primero será tomarlo con calma, recuerda que tu cuerpo no está listo para
soportar extenuantes jornadas de ejercicio.

·     
Los primeros días será
conveniente iniciar con una rutina ligera que permita la adaptación de tu
cuerpo al nuevo régimen; no es bueno comenzar con mucho esfuerzo cuando no se
ha ejercitado el cuerpo durante un largo periodo. Lo conveniente es avanzar
lentamente mientras se adapta el cuerpo.

·     
El ejercicio debe ser
considerado como una rutina fundamental de la vida ya que no sólo contribuye a
la belleza física y a la salud, sino que ayuda a mantener el equilibrio en
mente y alma, a la par de combatir el estrés.

·     
Elige el tipo de
ejercicio que más se adapte a tu estilo de vida. Es decir, si disfrutas del
contacto con la naturaleza, opta por trotar en algún parque o montar en bicicleta;
si eres una persona muy activa, busca deportes que requieran una mayor energía:
natación, tenis, karate, box; si tu personalidad es más reservada, decántate
por rutinas menos rudas tipo aeróbicos, gimnasia, yoga, pilates.

·     
Es importante detectar
cuál es el horario en que tu organismo disfruta más del ejercicio: por la
mañana, al medio día o por la tarde. Cada metabolismo es diferente, lo ideal será
detectar qué horario es el que más te conviene.

·     
Evita ejercitarte por
la noche pues está comprobado que es una de las principales causas de insomnio
transitorio.

·     
El agua es fundamental
en nuestra salud, con mayor razón lo será si ejercitamos nuestro cuerpo; di
adiós a los refrescos.

·     
Si tu pretexto es la
falta de tiempo, bastará con realizar pequeños cambios en tu rutina: usa las
escaleras en lugar del elevador, las distancias cortas (tres, cuatro calles,
200 metros, etcétera) recórrelas caminando, frecuenta lugares abiertos como el parque
y los centros comerciales, proponte caminar al menos 20 minutos durante los
fines de semana.

·     
El calentamiento previo
y posterior a tu rutina de ejercicios te evitará desgarres y te ayudará a
aprovechar al máximo tus capacidades

 

Recuerda: siempre habrá un espacio en la
agenda para desentumir nuestros huesos. ¡Adelante y buena suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *