¡A bailar!

¡Adiós
al estrés y a la ansiedad! Es tiempo de mover el esqueleto con unos pasos de
baile. Recuerda: “Mente sana en cuerpo sano”.

Bailar es mucho más que un
ejercicio recreativo, es darnos un regalo de bienestar que se refleja en
nuestra forma de ver la vida. “La alegría que brinda la música, aunada a la
destreza en los movimientos, provocan un ánimo muy especial en los ejecutantes;
esta sensación obviamente nos conduce a un estado de diversión y placer;
premisa fundamental para gozar de una auténtica salud integral”, comenta el
coreógrafo cubano Carlos María Zavalla.

Y agrega: “Desde los tiempos
más remotos, la danza siempre ha estado presente en la vida del hombre. Primero
como una imitación de la naturaleza, y de su propia cotidianidad; y después,
como el enlace entre el espíritu y el cuerpo”.

 

Poder terapéutico

Por su parte, el psicólogo Carlos
Valderrama del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), considera que el
poder terapéutico del baile es muy grande, ya que al movernos generamos altas
cantidades de endorfinas, las cuales liberan el cuerpo y la mente, del 
estrés y la ansiedad”.

Otros de los beneficios que
aporta esta actividad, es que puede ayudarnos a socializar pues, durante el
baile, al tomar las manos de nuestra pareja y dejar que la música guíe nuestros
movimientos, podemos relacionarnos de una forma más relajada con el otro.

En este sentido, el
ejercicio del baile tiene un poder transformador, ya que refuerza la confianza
en nosotros mismos y descubre aspectos ocultos de nuestra personalidad. El
cuerpo se convierte en un espacio creativo con un sinfín de posibilidades para
desarrollar. Más que seguir una determinada técnica, lo recomendable es
“sentir” la música, y darle vida a través de nuestro cuerpo.

 

¡A mover el cuerpo!

María del Pilar Gómez, de 34 años
y ejecutante de bailes de salón desde hace cinco, comenta: “Comencé con
movimientos violentos y muy rápidos, así iba yo por la vida; hoy me dejo llevar
por la música de manera suave, disfruto más de mi cuerpo en movimiento y de mi
vida, de manera fluida, tranquila y en paz”.

Y qué decir de las ventajas
a nivel físico que obtenemos al bailar. Innumerables investigaciones médicas señalan
que esta actividad ayuda al control de la presión arterial, mejora la postura,
oxigena los pulmones y combate los problemas de estreñimiento. También, hace
que los músculos y las articulaciones tengan mayor elasticidad y que nuestros
reflejos tengan mayor capacidad de respuesta. Además, ¡nos ayuda a quemar
calorías!

No lo pienses más y comienza
a moverte, si no te consideras un experto puedes inscribirte a clases o, bien,
organizar reuniones en tu casa, con el único fin de bailar y gozar junto a tus
seres queridos; esto podría ser un excelente ejercicio de convivencia para
todos. Sea cual sea el género musical que elijas: cumbia, danzón, rock and
roll, cha, cha, chá o reggaetón, lo importante es que le metas ritmo, ¡y a
bailar la vida!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *