9 maneras de casarte con la persona equivocada

El
amor conyugal no es la manera mediante al cual se debe escoger al futuro cónyuge.
En el escrito siguiente, trataremos de brindarte herramientas prácticas para
que puedas mantener tus ojos abiertos.

La
elección del tu compañero o compañera de vida es un paso bastante serio y
trascendental. Antes de preguntarle si llegarán al altar juntos, analiza estos
pequeños, pero muy sabios consejos. ¡Suerte!

 

1 Esperas
que cambie después de casados

El
error clásico. Nunca te cases con el potencial, la regla de oro es: si no estás
contento con la persona así como es ahora, no te cases. Respecto de la
espiritualidad de la otra persona, carácter, higiene, hábitos personales, forma
de comunicación, debes estar seguro de que puedes vivir con ellos en el estado
en que se encuentran ahora.

 

2 Te
enfocas más en la química que en el carácter

La
química enciende el fuego, pero el carácter lo mantiene ardiendo. Ten cuidado
con el síndrome “estoy enamorado” generalmente significa “Tengo deseo”. La
atracción está ahí. ¿Alguna vez has investigado cómo es el carácter de la otra
persona? Revisa estas cualidades de carácter antes que nada: humildad, ¿ esa
persona cree que “hacer lo que es correcto es más importante que la comodidad
personal”?. Bondad, ¿esa persona disfruta de procurar el placer hacia otras
personas? ¿Cómo trata a los demás? ¿Hace algún trabajo voluntario social?
¿Acostumbra a dar caridad? Responsabilidad, ¿puedes depender de esa persona?
Felicidad, ¿esa persona se quiere a sí misma? ¿Es emocionalmente estable? ¿Sabe
disfrutar de la vida?

Pregúntate: ¿Me gustaría ser como esa persona? ¿Me gustaría procrear
hijos con ella? ¿Me gustaría que mis hijos se pareciesen a dicha persona?

 

3 No
compartes objetivos y prioridades de vida semejante

Hay
tres formas de conectarte con otra persona: química y compatibilidad, intereses
comunes y compartir un objetivo de vida similar. Debes asegurarte de que
compartes el nivel más profundo de conexión que es el compartir objetivos de
vida similares. Esta es la definición de “almas gemelas”, un alma gemela es un
compañero de objetivos, dos personas que comparten el mismo entendimiento del
objetivo de la vida y por lo tanto compartirán las mismas prioridades, valores
y metas.

 

4 Te
involucras sexualmente muy rápido

Las
relaciones prematrimoniales tienden a nublar la mente, y en ese estado no se
pueden tomar decisiones correctas. No es indispensable “probar” para darte
cuenta de que una pareja es sexualmente compatible.

 

5 No
tienes una conexión emocional profunda con esa persona

Para
evaluar si tienes una conexión emocional profunda debes de preguntarte: ¿respeto
y admiro a la persona? Debes admirar en ella cualidades como: creatividad,
determinación, lealtad, etc. Y también pregúntate: ¿confío en esa persona? Esto
también significa: ¿es estable emocionalmente? ¿siento que puedo depender de
ella?

 

6 Eliges
a alguien con quien no te sientas emocionalmente estable

Hazte
las siguientes preguntas: ¿me siento calmado, en paz y relajado con esa
persona? ¿Puedo ser yo mismo y expresarme por completo con esa persona? ¿Me
hace sentirme bien sobre mí mismo? ¿Tienes miedo de esta persona? No debes de
sentir que tienes que monitorear lo que dices, si tienes miedo de expresar tus
emociones y opiniones abiertamente, hay un problema en dicha relación.
¡Piénsalo dos veces!

 

7 No
pones todo sobre la mesa

Cualquier
cosa que te moleste sobre la relación debe ser hablada. Hablar sobre temas
incómodos es la única forma de evaluar cómo los dos se comunican, negocian y
trabajan juntos.

 

8 Ves
la relación como un escape a tus problemas y a la infelicidad

Si
eres infeliz y soltero, probablemente estarás infeliz cuando te cases. El
matrimonio no te arregla tus problemas emocionales, personales y psicológicos.
El matrimonio por el contrario sólo puede llegar a incrementarlos.

 

9 Esa
persona es parte de un triángulo

Ser
parte de un “triángulo” significa que la persona emocionalmente depende de algo
o de alguien mientras trata de desarrollar otra relación. La persona que forma
parte de un triángulo no puede estar emocionalmente disponible para ti, ¡no serás
su prioridad! No es una base para formar un buen matrimonio.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *