Las enredaderas

312

Si en tu casa tienes un jardín o un muro que quieras cubrir de forma ornamental y natural, una enredadera podría resultarte una excelente opción para darle ese toque verde a tu hogar.

Una parte importante de las casas es el jardín, ese espacio verde donde se desarrolla la vida de forma natural y llena de color. Las enredaderas son plantas muy nobles, decorativas y, en muchos casos, muy útiles ya que te ayudan tapizar los muros de tu jardín o funcionan como una verde maya natural que cubre las celosías de tu casa otorgante mayor privacidad.

La enredadera es una planta que se caracteriza por no tener un tallo firme para desarrollarse de forma erguida, por eso sus ramas buscan la forma de asirse a muros y troncos que le permitan crecer.

Hay dos tipos de enredaderas que son: las trepadoras y las guías. Por trepadoras se debe entender que son aquellas tienen el tallo y después dan raicillas que son raíces adventicias que se adhieren a la pared. También dentro de esta categoría se dan unas enredaderas que desarrollan zarcillos, que son como unos resortes que al tocar un objeto o planta del cual puedan sujetarse, se enrollan a el para desarrollarse.

La buganvilla, la hiedra, la madreselva, la llamarada y la vid son algunas de las enredaderas más conocidas. Antes de considerar llevar estas especies a tu jardín, habrá que asegurarnos que se cuenta con el espacio suficiente para que crezcan. Lo ideal es plantarlas en el suelo y no en maceta ya que las raíces son muy dispersas y necesitan de mucho espacio.

Otro factor muy importante es que el muro o celosía por la cual se vayan a guiar sea lo más rustico posible porque de esa forma se puede sujetar mejor la planta, además de obtener agua.
Por lo mismo de sus raíces débiles, a veces es necesario ayudarlas a guiarse colocando algunos clavos en el muro o mallas con hilo para que se adhieran mejor y no se despeguen de la pared.

Si te gustan las plantas con flores hay que colocarlas en sitios donde les de el sol con plenitud. También hay enredaderas de media sombra como jazmines y llamaradas las cuales son muy decorativas. Si el espacio que tienes contemplado para una trepadora le da la sombra, entonces no es recomendable una planta que de flor, mejor decántate por una enredadera de follaje como la hiedra y la Eva.

Los cuidados básicos son riego tres veces por semana, abonarlas cada mes, podarlas una vez al año y de preferencia en invierno ya que es la época en la que no dan flor y reposan.

Como ves, las enredaderas son una estupenda opción para llenar de vida y verdor los muros de tu casa. No lo pienses más y visita hoy mismo tu vivero favorito.

Deja un comentario