Portugal: un viaje maravilloso

En casi todos los planes de viaje se
olvida una región europea que para muchos resulta desconocida, aunque de pocos
años a la fecha ha cobrado una impresionante popularidad: Portugal.

Si no lo conoces o nunca lo has escuchado, no lo puedes valorar. Lo mismo pasa con Portugal, ahora que se han
efectuado eventos internacionales, el viajero le ha tomado interés a este país
tan antiguo, donde muchos eventos históricos se han gestado y donde las
tradiciones perduran.

Portugal
es una de las naciones más antiguas del Viejo Continente; fue declarado reino
independiente en 1143 y estableció sus fronteras continentales en 1297. Se
encuentra situada al oeste de la Península Ibérica, su situación geográfica a
lo largo de la Costa Atlántica determinó su amor por el mar. En 1415, los portugueses
realizan un épico viaje que los haría los primeros en descubrir mediante las
rutas oceánicas la India, Brasil, China y Japón. A la par, fundaron
asentamientos en las costas Este y Oeste de África; tan es así, que aún existen
rastros históricos de estas regiones. El idioma fue uno de los más hablados en
el mundo y los portugueses adquirieron el privilegio de ser expuestos a muchas,
diferentes y lejanas culturas, agregando a esto la vasta y monumental herencia
artística y arqueológica de la presencia de antiguas poblaciones como los
celtas, visigodos, romanos y árabes.

Un
país por demás interesante que tiene muchos rincones por descubrir. Esta vez
hablaremos de algunos lugares interesantes, no sin antes asentar que existen
muchos más, ya que este país está plagado de iglesias, monasterios, palacios y
monumentos de gran importancia artística y arquitectónica.

Comencemos
con Lisboa, capital del Portugal desde 1255, por encontrarse a la orilla
derecha del río Tajo, ofrece una diversidad de paisaje y vegetación. Lisboa es
una encantadora ciudad rodeada de una fortaleza ya traspasada por vecindarios y
colonias nuevas. Hoy engloba barrios que conservan su encanto medieval. Por
doquier, hay importantes monumentos que recuerdan la gran era de los
descubrimientos, casas pintorescas con fachadas adornadas con mosaicos de
cerámica. No podemos dejar de mencionar el castillo de San Jorge, al que se
llega tomando uno de los típicos trenes que recorren la ciudad; la zona de
Belem, con la torre y el impresionante monasterio de los Jerónimos, joya de la
arquitectura manuelina y parte de los monumentos nombrados por la Unesco como
patrimonio de la humanidad. Estar en estos lugares nos lleva a sentir y palpar
la monumentalidad de esos grandes hombres recios, conquistadores del mundo
antiguo, todo esto con el transfondo musical de un fado, música típica y
desgarradora del folclor portugués.

Portugal
ofrece muchas alternativas, una vez que salimos de la capital hay que visitar
Batalha, donde admirarán el monasterio de Santa María de la Victoria,
construido para cumplir un voto hecho en honor a la Virgen para que protegiera
y diera la victoria al ejército en la batalla de Aljubarrota, contra los invasores
castellanos; sólo por ver esto vale la pena pasar aquí unas horas.

Si
les gusta jugar, hay que ir a Estoril, un lugar cosmopolita de casinos, vida
nocturna y diversión. Otro lugar importante es Fátima, donde la Virgen se
apareció a los pastores, un lugar propio de peregrinación. Nazare está a
orillas del mar, es un espectáculo único ver a las mujeres vestidas de negro,
sentadas en la playa en espera de sus hombres, pescadores que regresan en sus
coloridas embarcaciones después de un arduo día de pesca. Cuando se recorren
los litorales del mar, no es raro ver figuras negras inclinadas en las orillas,
son las mujeres recogiendo almejas.

Al
norte encontramos la segunda ciudad más importante y famosa: Porto, donde se
produce el famosísimo y delicioso oporto. La ciudad tiene monumentos importantes,
es justo decir que la Unesco la ha declarado patrimonio de la humanidad. Hay
dos islas maravillosas: Madeira y Azores, si es que quieren visitar la playa. Y
así, no terminaríamos de recomendar lugares interesantes y hermosos.

La
mejor manera de hacer un viaje cómodo es adquiriendo un paquete; la hotelería
es muy buena, se tiene el concepto de las posadas, muy similar a los paradores
en España: casas o edificios remodelados donde el servicio y atención es
magnífica. En cuanto a la gastronomía, no sería exagerado decir que es de los
lugares donde mejor se come: los mariscos, los platillos típicos, el aceite de
olivo, todo de primera calidad.

Portugal
es un país pequeño en territorio pero grande en acervo histórico y artístico.
Un viaje del que nunca se arrepentirán.

 

* Prego Viajes: Terranova No. 1220, Col. Providencia, Guadalajara, Jal.,
Tel. (01 33) 1002 0000, [email protected], www.pregoviajes.com/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *