Navidad, ¿y qué me pongo?

Es la primera
pregunta que me viene a la mente cuando me invitan a algún evento. Y dado que
estamos en el mes de posadas, reuniones familiares, reuniones con amigas, la
cena navideña y la fiesta para despedir el año, esa pregunta me la tendré que
hacer por lo menos dos veces a la semana durante todo el mes.

Aunque no puedo
negar que me encanta la idea de divertirme y pasarme un buen momento, de pronto
mi guardarropa no me parece tan grande —a pesar de que mi esposo diga lo
contrario—. Si estás en la misma situación que yo, seguro te servirán estos
consejos para sacarle el máximo provecho a tu ropa en esta temporada. Lo
importante es identificar las piezas clave y mezclarlas de manera magistral.

Seguro
tienes en tu clóset: un par de zapatos negros altos, muy altos, un par de
botas, unos pantalones de mezclilla con los que te sientes cómoda, otros negros
de vestir, una blusa con brillos, un blazer de un solo botón —si no lo tienes,
cómprate uno, es un básico para todas las temporadas—, un vestido negro, una
minifalda o una falda que te llegue a la rodilla, unas medias negras (tights), una blusa
blanca, una blusa negra, un abrigo negro y muchos accesorios. Son sólo doce
piezas y muchos accesorios. Como ves, no necesitas mucha ropa, sino mucha
imaginación.

 

Reuniones con
tus amigas

Lleva esos jeans con los que te
sientes cómoda y los zapatos negros altos —que siempre se ven bien en invierno
porque todos nos vestimos más elegantes—. Combínalos con la blusa negra, un
cinto color verde oscuro —para romper la monotonía—, una bolsa que haga juego
o, bien, que contraste, y accesorios dorados, que hacen que el color negro no
se vea tan sobrio. Si hace mucho frÍo lleva el blazer o el abrigo. Esta será la
ocasión perfecta para ponerte ese sombrero de fieltro que nunca te has animado
a usar ya que tus amigas serán honestas contigo y te dirán si te ves bien con
él, lo cual te motivará a usarlo en otras ocasiones.

 

Reuniones o
posadas de trabajo

Si son en el día
en un lugar abierto, como una terraza, puedes llevar jeans con botas, ya que
es más fácil caminar con botas en los jardines, tu blusa blanca con el blazer
de un solo botón, accesorios de colores vibrantes y fuertes, y no olvides
llevar tu abrigo por si la fiesta se alarga y te da frío por la noche.

Si la
posada es en un lugar cerrado, como un restaurante, algún lugar de eventos o en
la oficina, una opción segura es llevar unos pantalones negros, tus zapatos
negros, con lo que te verás más alta, tu blusa preferida —en un material como
gasa o tejido, solo recuerda no llevar una blusa de cuello de tortuga o la
blusa que llevas cuando vas a la montaña— y puedes llevar el abrigo o un
suéter, dependiendo del clima. Recuerda, los sombreros, gorros y demás
accesorios para la cabeza, no son recomendados para este tipo de reuniones, la
intención en las fiestas de trabajo es seguirte viendo profesional.

 

Fiestas por la
noche

Puedes llevar
invariablemente la falda negra o el pantalón negro, combinados con tu blusa de
brillos, los zapatos negros altísimos, si llevas minifalda puedes llevar unas
medias gruesas opacas (tights), con tu blazer o tu abrigo negro, lleva tus
accesorios más glamorosos y la mejor actitud.

Si la
fiesta es un poco más formal puedes llevar el vestido negro que te queda
perfecto con medias negras transparentes, zapatos negros altos, un abrigo del
color más atrevido que tengas, accesorios metálicos o con brillos, y una bolsa
pequeña, de preferencia un clutch.

 

Cena de Navidad

Dado que es una
reunión familiar, puedes llevar cualquiera de las opciones que llevaste para
las fiestas de noche. Aunque solo sea una cena pequeña con tu familia, date
gusto y vístete como si fueras a salir, no la pases en jeans con tu blusa de
cuello de tortuga y botas de gamuza.

 

Fiesta de año
nuevo

Tacones altos,
minifalda, tights, blusa de brillos, y ¿por qué no? ese chaleco de
imitación de zorro que no te atreves a ponerte nunca, y que fue lo único que
compraste de la temporada. Para las menos atrevidas, cualquiera de las opciones
para fiestas de noche.

Creo
que, en esta ocasión, tendré que darle la razón a mi esposo cuando me dice:
“Mary, seguro encontrarás algo qué ponerte en ese clóset lleno de ropa”, pues lo
importante no es cuánta ropa tengamos, sino cómo la combinemos y, sobre todo,
saber distinguir qué usar en cada ocasión, lo que hará que siempre seamos la
estrella de la fiesta.

¡Que
disfrutes al máximo estas fiestas decembrinas! Con cariño, Mary Nevárez.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *