¿Duende o Grinch?

Para muchos, esta es una de las temporadas más esperadas del año, tanto
que nos sentimos cual duendes navideños, aunque también hay que reconocer que
existe un importante número de personas que se asemejan a aquel verde personaje
cuyo único deseo era desaparecer la Navidad. ¿Crees que no te identificas con
ninguno? Te invitamos descubrirlo.

1. Nunca habías tenido problema cuando, cada año, tu novio acudía a una
cena de Navidad entre amigos sin ti; esta vez quisieras que te invitara, pero
él ni siquiera lo considera. Tú:

a) No dices nada, pero te quedas con el sentimiento en lo más hondo de
tu corazón y, claro, es seguro que será un recuerdo imborrable para las futuras
navidades.

b) Abiertamente le manifiestas que quieres ir con él y si no muestra
interés, aunque esté invitado a las reuniones con tus amigas, no lo llevarás.

c) Dejas que se divierta y tú haces lo propio, así que te organizas para
ir a arreglarte el cabello y, ¿por qué no?, hasta pedir un facial.

2. Es hora de ir a comprar los regalos, para ti este momento significa:

a) Un martirio, te resulta súper molesto andar caminando de un lado a
otro, por lo que este año le propondrás a tu novio dar certificados de regalo
para que cada quien compre lo que quiera.

b) No te hace feliz, pero ahora tomaste tus previsiones y ahorraste un
poquito más para darte un gustito y premiarte por tantas horas invertidas en la
compra.

c) Un espacio maravilloso. Disfrutas desde el momento en que planean qué
le darán a cada uno de sus amigos y familiares.

3. Por fin terminaron tú y tu familia de decorar la casa cuando
recuerdas que la última vez que viste a tu suegra te comprometió para que también
la apoyaras a ella. Tú:

a) ¡Ni pensarlo! Ya hiciste una vez el numerito y no lo piensas repetir,
así que le dices que tienes mucho trabajo y que no cuente contigo.

b) Como dicen por ahí, vas de “dientes para afuera” y tan pronto ves que
llega alguien más, emprendes la graciosa huída hacia la cocina para compartir
con tu cuñada una buena taza de ponche caliente.

c) Seguro que aceptas, pero eso sí, le sugieres que para poner el
ambiente escuchen villancicos y después cenen todos juntos.

4. ¿Cómo definirías tu estado de ánimo durante estas fechas?

a) Pésimo, te enoja que la gente finja sentimientos, además es una época
que solamente genera gastos innecesarios.

b) Nostálgico, estás segura de que tiempos pasados siempre fueron
mejores.

c) Felicidad extrema desde muchos meses antes, cuentas los días para
quitar los adornos de las Fiestas Patrias y Día de Muertos para inundarte de
los festejos de la Navidad.

5. ¿Cómo festejas la Nochebuena?

a) Durante el día visitas con tu novio a tus suegros, convives un rato
con los amigos cercanos y en la noche siempre cenas antes que todos y te vas a
dormir.

b) Te desapareces todo el día y hasta que está todo en ambiente haces tú
acto de presencia.

c) Tratas de reunir a la gente que amas y eres la más entusiasta cuando
se trata de los preparativos, crees que es un día tan especial que tiene que
ser algo para recordar.

Mayoría de A

¿Acaso nada más te falta lucir verde, como el “Grinch” de la película?
Al parecer tú también quisieras desaparecer la Navidad, quizá porque no te has
dado cuenta que es una fecha maravillosa para reunirse con quienes no has visto
en mucho tiempo, despertar tus buenos sentimientos e ir armando un baúl de
lindos recuerdos. No es que se trate de una una fecha en la que todos cambian,
sino que la atmósfera es propicia para amar, reír y gozar de una forma más
intensa. Únete a la celebración, te aseguramos que con buena actitud lo
disfrutarás como nunca.

Mayoría de B

¿Cómo logras resistirte de esa forma? Sin duda quieres festejar y vivir
cada uno de los momentos que tienes a tu alcance, pero es más fuerte tu
intención de boicotear la fiesta. Hazte una promesa para este mes y comprométete
a sustituir cada una de tus negativas por una hermosa sonrisa acompañada de
entusiasmo eso te ayudará a convertir esta Navidad en la primera de muchas tanto
o más divertidas que esta.

Mayoría de C

El Duende de la Navidad se sentiría opacado si te tuviera a su lado, y
es que realmente sabes cómo divertirte y contagiar a los demás de ese gusto que
tienes por esta temporada. Lo único que tenemos que pedirte a ti y a quienes te
acompañan es que anden sueltos por toda la ciudad y llenen de ese
extraordinario ánimo a los que los rodean, pues ahora más que nunca hace falta
una buena dosis de alegría y esperanza y, ¿quién mejor que tú para poner el
ejemplo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *