¡Crece la lista de invitados!

Típico de las bodas: haces tu lista de invitados y
conforme pasan los días, resulta que aparecen de la nada más y más amigos,
primos, parientes y hasta compromisos de la familia. ¿Al borde del colapso?
¡Respira! Te daré un par de trucos para solucionarlo.

Hace unos días llegó a la redacción un mensaje de una
novia desesperada: sus papás le pedían más boletos para sus amistades y la
lista estaba al tope. ¿Qué hacer? ¿Cómo decirles: “sorry, pero ya no hay
lugar”, sin que se ofendan?

Es sabido que entre un 15 y un 20 por
ciento de los invitados no acuden a la celebración de la boda, siendo así, si
los lugares extra que necesitas son pocos, digamos unos tres, cuatro, tal vez
cinco, puedes entregar boletos e invitación sin problema. En este caso, es
necesario que los lugares en el banquete no estén personalizados, es decir, que
no tengan la famosa tarjetita de ubicación porque entonces sí que te verás en
aprietos pues es imposible saber quiénes no irán.

Si esté es tu caso, un tip: llama a tus
invitados una semana antes para confirmar su asistencia, igual pide a tu
hermana o a tu mejor amiga que lo hagan, es bastante simple: “Llamó de parte de
Fulanita y Perenganito para saber si tendremos el honor de contar con su
asistencia en el día de su boda, el día tal, de tal mes, a tal hora”. Nada del
otro mundo.

Otra modalidad es verificar la lista de
invitados de tus papás y hermanos y ver qué tan indispensable es cada uno de
sus invitados, si hay uno o dos que no ven hace mucho o que son solo
“compromisos” pídeles que los borren para dar cabida a nuevos convidados. Por
ejemplo: la tía que nunca frecuentan, la novia del amigo de tu hermano (que por
cierto, ni la conoces), el amigo de la universidad que jamás has frecuentado y
apareció en Facebook (ni al caso).

Si de plano ya desgarraste la lista y
nada que sobran lugares, pide a quien te solicita los boletos (tu hermano, tu
mamá, tu papá, ojo: solo a los que son de entera confianza, no la quieras
aplicar con tu jefe), que se hagan cargo de cubrir el costo de su invitado, me
refiero al costo por persona que te cobra el banquetero, en promedio es de 500
pesos —claro que depende del tipo de servicio que hayas contratado—, eso le
garantizará su lugar.

Verificar los servicios de la boda y
eliminar alguno que no sea tan necesario o cambiarlo por algo más económico, es
otra opción para soltar presupuesto y pagar más lugares. Por ejemplo: elegiste
una hermosa fuente de chocolate, pero también tienes contemplada la barra de
postres, en este caso, si eliminas la primera no pasa nada y podrás pagar
algunos boletos extra.

Lo ideal es hablar claramente con quien
te solicita los boletos y exponerle abiertamente lo que sucede. Y esto, porque
lo más común es que los lugares que faltan sean para amistades de otros y no de
la novia o el novio. ¿Cómo ves? Y si tú encontraste otra salida a este
problemilla, compártela con nosotros. ¡Suertecita!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *