Una chica con botas

Con la llegada del
invierno cambia por completo el aspecto de los escaparates en las tiendas de
moda, los colores frescos y vivos son reemplazados por los secos y oscuros, el
glamour y el dramatismo hacen su aparición. Cambian los tejidos, las telas
frescas y vaporosas se hacen a un lado para dar paso a la lana, al tweed y a la
gamuza. Desaparecen del escenario las alpargatas y le dan la bienvenida a los
tacones de vértigo y a las versátiles botas.

La mayoría de mis
clientas y amigas me han preguntado más de una vez cómo deben llevarse las
botas, en qué tipo de clima son adecuadas y cuál es el tipo de botas que más
les favorece. Para despejar estas dudas, te comparto algunos datos que te serán
de utilidad.

Las
botas de caña alta son aquellas que llegan cerca de la rodilla o por encima de
ella. Estas son adecuadas para personas esbeltas y favorecen especialmente a
quienes tienen las piernas muy delgadas que, por lo general, no usan faldas o
pantalones pitillo porque creen que sus piernas no lucen bien. Si tus caderas,
piernas o muslos son muy amplias, evita el uso de este tipo de botas, ya que
harán que se vean más voluminosas.

Las
personas de baja estatura, delgadas, pueden llevar botas de caña alta de piso,
comúnmente llamadas ecuestres o, bien, de tacón alto, con ambas se verán bien.
Por el contrario, las personas chaparritas y con sobrepeso deben abstenerse de
llevar botas de caña alta de piso, es mejor si llevan la versión de tacón alto,
siempre y cuando el pantalón que usen sea del mismo color de las botas.

El
efecto que producen unas botas altas con un tacón de vértigo y unos pantalones
del mismo tono, es el alongamiento de las piernas estilizando la figura al
instante.

Si tus
caderas son muy amplias, evita el uso de botas oscuras con pantalones claros,
lleva mejor un efecto monocromático, para no pronunciar el volumen de tus
caderas.

Las
botas de caña alta se pueden llevar con pantalones, minifaldas, y faldas
largas. En el caso de los pantalones, van por encima de ellos y es recomendable
que estos sean pitillos o mallas, lo más pegados posible. Con minifaldas puedes
llevarlas con mallas, medias gruesas o leggings, lograrás un efecto muy chic
además de que te cubrirán del frío. Si llevas una falda a la rodilla, procura
que ésta sea más larga que las botas, para que no quede un espacio entre ambas.
Sobra decir que las botas de caña alta no se llevan por debajo de los
pantalones, en ese caso se usan los botines.

Los
botines están hechos para usarse con pantalones y faldas. Dependiendo de su
estilo pueden llevarse con determinado tipo de ropa, pero es recomendable no
llevar botines con traje sastre. En este caso mejor lleva unos zapatos altos y
medias para cubrirte del frío.

Los
botines, al ser cortos, pueden provocar el efecto de engrosamiento de la
pierna. Así que, si tienes piernas demasiado gruesas úsalos con pantalones pero
no con minifaldas, como se usa ahora. Si tus piernas son delgadas, no te
limites, puedes llevarlos hasta con shorts.

 El material de las botas o botines es lo
que nos indica con qué tipo de ropa usarlas. La gamuza se puede llevar muy bien
con la mezclilla, un vestido vaporoso de gasa con un suéter de cashmere, unos
pantalones de pana, pero no se ven bien con pantalones de vestir, y no pueden
usarse para ir a una oficina donde el ambiente de trabajo es formal.

Las
botas de piel tratada, pueden usarse con casi todo tipo de telas, son más
versátiles y más formales a la vez. 

Las botas vaqueras, lucen lindísimas con shorts y mallas, con vestidos
vaporosos de seda o gasa, pero no son adecuadas para ir a trabajar con ellas,
se llevan mejor en un ambiente más relajado.

Los
botines tipo militar, muy de moda en esta temporada, están pensados en looks eclécticos,
puedes hacer la combinación que más te guste, sólo evita usarlos con cualquier
tipo de prenda con brillos, especialmente durante el día, si llevas estos
botines procura que tu atuendo sea sencillo, no lleven pulseras o accesorios
con piedras brillantes. 

Si
tienes dudas sobre qué color y tipo de botas comprarte para este invierno, te
aconsejo que en primer lugar identifiques tu tipo de cuerpo, si es delgado,
puedes comprar las botas que más te gusten, si es grueso y de caderas anchas
compra unos botines altos que puedas llevar con pantalones, en lugar de botas
de caña alta. En segundo lugar, ve tu guardarropa, y cómprate aquellas que más
combinen con tu ropa de invierno.

Los
zapatos son una inversión, te recomiendo que te los pruebes y te veas al espejo
de cuerpo completo para que puedas identificar si ese es tu estilo. Un buen par
de botas te pueden sacar de apuros todo el invierno, por eso tienes que ser
cuidadosa al escogerlas.

¡Ahora
estás lista para ir de compras! Recuerda: es más importante que te gusten a ti,
que a la vendedora de la tienda, escucha a esa vocecita en tu cabeza que te
dice si son lo tuyo o no, ¡ni lo pienses! Y una vez que las tengas en tu
guardarropa, ¡disfrútalas!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *