¡Quiero ser feliz!

El estrés es uno de los
enemigos a vencer, así que es importante procurar horas suficientes de descanso
para garantizar la salud de nuestro cuerpo.

La búsqueda más
constante que tenemos como seres humanos sin duda alguna es la felicidad, y es
precisamente ésta la que nos lleva a disfrutar de una buena salud física y
mental, además de saborear bellos momentos.

¿Pero qué
es? Hans Olvera, psicólogo de la Universidad Iberoamérica, la define como “un
sentimiento que produce una satisfacción placentera”. Este gratificante estado
comienza al percibir un bienestar físico o emocional, lo que detona la
estimulación de estructuras cerebrales que se encuentran en el sistema límbico,
llamadas septum y núcleo accumbens que a su vez, se conectan con el hipotálamo.
Este proceso incentiva el buen funcionamiento de diversas actividades del
organismo, como la respiración, la frecuencia cardiaca, el mantenimiento de la
temperatura corporal, la regulación del ciclo sueño-vigilia, así como de la
sexualidad.  

Además, el
experto agrega que cuando somos felices, ayudamos a nuestro sistema
inmunológico a elevar las células de defensa que llevan por nombre CT
(citotóxicas) y NK (natural killer). Esto fortalece al organismo para ser menos
sensible a contraer enfermedades.

 

¿Existe la fórmula
mágica?

La felicidad también
está relacionada con la calidad de los pensamientos que generamos: si éstos son
positivos nos ayudan a tener una sana autoestima y a realizar nuestras
actividades correctamente. Además, aumentamos las posibilidades de ser
asertivos, estar tranquilos y abiertos al diálogo, lo que beneficia la toma de
decisiones en la vida cotidiana.

He aquí
algunas recomendaciones del especialista para ayudar a mantener este
sentimiento:

 

• Hacer ejercicio,
dormir las horas necesarias, meditar y llevar una alimentación balanceada.

• Moderar las dosis de
estrés y las horas de trabajo.

• Asumir actitudes
positivas para tener emociones reconfortantes y por tanto, sentimientos
agradables.

• Determinar cuáles son
nuestras habilidades y limitaciones. Revelar en nosotros nuestra verdadera
vocación.

 

Descubrir
aquello que realmente nos satisface como: concretar y cumplir nuestros planes
laborales, familiares y de pareja es primordial. Recordemos que cada momento,
es la oportunidad perfecta para buscar y mantener la felicidad, elevando así
nuestro bienestar emocional y salud.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *