Frente al espejo

Aceptarte como eres y sentirte bella, son dos principios básicos
para una vida sana, ¿sabes por qué?

Seguramente, muchas veces, has pensado en la importancia de una buena
apariencia, pero ¿qué es lo primero que viene a tu mente cuando estás frente a
un espejo? Según la European Child and Adolescent Psychiatry la percepción de
la imagen propia es un reflejo de los sentimientos que albergas en el momento
de observarte, esto quiere decir que si estás enojada o triste, te percibirás
menos atractiva que cuando te sientes contenta.

Toda la gente está expuesta a  tener días en los
cuales no se siente muy seguro de su aspecto, pero es importante que no dejes
crecer pensamientos como: ¡Qué gorda estoy!, o ¡tengo que bajar de peso!, pues
puedes obsesionarte con estas reflexiones y, después de un tiempo, generar
desórdenes alimenticios.

Existen dos enfermedades llamadas bulimia y anorexia,
las cuales de alguna manera permiten que miles de jóvenes obtengan su propósito
principal: bajar de peso, pero ¿sabes que hay detrás de eso? Fisher S. en su
libro “The Evolution of Psychological Concepts about the Body”, asegura que
alrededor de 90% de pacientes con desórdenes alimenticios están inconformes no
sólo con su aspecto físico, sino que se encuentran enojados con ellos mismos y
utilizan esta enfermedad como medio para castigarse. “Lo grave del asunto es
que muchos de ellos no saben que pueden llegar inclusive a privarse de la
vida”, asegura el especialista.

Según la American Psychiatric Association, de
Washington, estas enfermedades causan ciertas alteraciones físicas, como son:
pérdida de grandes cantidades de cabello, mal aliento, debilitación en esmalte
dental e, incluso, pérdida de dientes; además de graves problemas intestinales
como gastritis y úlceras. Ahora bien, ¿lo antes descrito es bello y estético?,
¿vale la pena perder peso a costa de tu salud o tu vida?

Para prevenir estas enfermedades, la psicóloga Olga
Méndez de la Universidad Nacional Autónoma de México, brinda algunas
recomendaciones:

 

• Mírate al espejo y obsérvate con detenimiento, ahora detecta tres
aspectos físico que te gustan de ti. Si es posible, resáltalos por medio de tu
ropa y maquillaje.

• Si estás interesada en lograr un peso adecuado, acude con un
nutriólogo que te pueda dar una dieta a tu medida.

• No te dejes llevar por las modas que perjudican el cuerpo y la
mente.

• Si detectas que comienzas a tener un problema, pide ayuda, el
camino es menos pesado en compañía de alguien.

 

La imagen que tengas frente al espejo es un reflejo
de lo que está pasando contigo y tu entorno. Por ello, procura hacer
actividades que te hagan sentir plena y conforme contigo misma. La vida es un
gran regalo, cuida y respeta tu cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *