Discapacidad: a dónde recurrir

¿Te encuentras ante esta
situación y no sabes qué hacer? No
te preocupes, aquí te decimos a dónde hay que acudir.

Discapacidad es un tema
que nos suena fuerte, quizá por ello nunca se había abordado de manera tan
directa y eficaz como hasta hace una década, con el evento Teletón y el nacimiento del primer Centro de
Rehabilitación Infantil Teletón, mejor conocido como CRIT. A partir de este
enorme proyecto donde todos los sectores de la sociedad hemos participado no
sólo económicamente, nuestra perspectiva ha dado un giro radical. Pero qué
hacer cuando tenemos un niño con estas características en casa.

 

¿A dónde podemos
acudir?

Para dar respuesta a
estas preguntas acudimos con la doctora María Eloísa Sánchez Zúñiga,
especialista en medicina física y rehabilitación, del CRIT Estado de México.
“Por lo general, quien tiene el primer contacto con el paciente es el médico
general o el pediatra; sin embargo, cuando los padres detectan alguna
alteración en sus hijos, pueden acudir (si son derechohabientes) a su unidad de
medicina familiar (IMSS, ISSSTE e ISSEMYN), donde recientemente se han
establecido áreas de rehabilitación con tratamiento de primer nivel. En caso de
requerir un seguimiento más especializado, se canalizan a lugares exclusivos en
medicina física”.

“Otra
institución a la que pueden acudir es el DIF, que en la ciudad de México cuenta
con el Centro de Rehabilitación Gaby Brimmer o DIF Zapata e Iztapalapa. En la
República cada estado tiene un Centro de Rehabilitación y Educación Especial
(CREE) o Centro de Rehabilitación e Integración Social (CRIS), además de las
Unidades Básicas de Rehabilitación (UBR), localizadas en algunas cabeceras
municipales. También podemos hablar de los servicios que ofrecen el Instituto
Nacional de Rehabilitación o el Instituto Nacional de Pediatría”, afirma.

“En el caso
específico del CRIT, se lleva a cabo una prevaloración para analizar si el
paciente es candidato a ingresar; si es así, se procede a un dictamen más
completo. De no requerir estos servicios, el pequeño es canalizado a una
institución adecuada a lo que él necesita”, comenta la especialista.

Recordemos
que el médico especializado en medicina física y rehabilitación es quien tiene
el perfil idóneo para identificar los factores de riesgo y, por lo tanto, el
único autorizado para brindar tratamiento a personas con discapacidad. “En este
sentido -señala Eloísa Sánchez, subdirectora médica de la Clínica de
Estimulación Temprana y Neuroterapia- también es necesario capacitar al
personal de primer contacto para la pronta canalización al servicio específico.

Igual
importancia gozan las campañas de promoción a la salud como la que realizaron
en conjunto Teletón y la Secretaría de Salud, donde exhortaban a la población
femenina a tomar ácido fólico antes del embarazo y durante el primer mes, pues
al ser vitamina B ayuda a prevenir mal formaciones fetales relacionadas con el cerebro
y la médula espinal.

De acuerdo
con lo dicho por la entrevistada, cuando existe un menor con estas
características en el hogar, nuestra actitud estará determinada en la medida
que se otorgue información adecuada y oportuna a la familia respecto al diagnóstico,
grado de severidad, pronóstico y objetivos de tratamiento.

La
rehabilitación no sólo es cuestión de los médicos o las instituciones, también
nosotros como sociedad somos responsables de su éxito; vecinos, amigos,
parientes y de manera particular los padres, quienes deben tener un apego
estricto a las indicaciones de los especialistas, acudir de forma puntual a las
consultas, aceptar su situación de manera positiva y participar activamente en
cada uno de los procesos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *