Cubierta viva: ¡un jardín en la azotea!

En esta ocasión quiero compartir con ustedes
esta novedosa técnica ambientalista llamada “Cubierta viva”, que no es otra
cosa sino crear un jardín sobre el techo de tu casa. ¿Te agrada la idea?

Siempre he sentido curiosidad por ver las
ciudades desde el cielo, ya sea en fotografías aéreas o aprovechando algún
viaje en avión; sin embargo, a menudo me ha parecido un paisaje desalentador al
encontrar azoteas vacías y descuidadas, tinacos, tubos oxidados, tiliches y
basura. ¿No crees que ya va siendo hora de cambiar el panorama?

En los últimos
tiempos han surgido algunas iniciativas para mejorar este aspecto y una de las
recomendaciones es tapizarlas de vegetación, aportando a la vez un beneficio
medioambiental ya que, entre otras ventajas, mejora la calidad del aire
reduciendo los niveles de dióxido de carbono en el ambiente.

Por otro lado, los
edificios o casas que deciden implementar este tipo de medidas, se benefician
con un menor gasto en climatización ya que la cubierta vegetal actúa como
aislante térmico.

Ahora bien, el
sistema para crear un jardín en esta área de tu hogar funciona de la siguiente
manera: las especies vegetales resistentes a la sequía descansan en bandejas de aluminio, mismas que son
colocadas sobre la azotea. En cuarenta minutos queda montado un espacio de unos
veinte metros cuadrados. Es fácil, sólo necesitan un poco de imaginación y
algunos sencillos pasos para que sea un espacio armónico y productor de oxígeno
y vida.

 

Diseño

Observen su azotea. Identifiquen las zonas de
sol y sombra para decidir cómo colocar las plantas. Verifiquen la dirección del
viento ya que ésta indica de dónde viene la lluvia. Finalmente, imaginen como
se verá su jardín “superior”.

 

Impermeabilización

Antes de colocar plantas en su azotea verde,
asegúrense de que el área esté bien impermeabilizada. Si no lo está deberán
hacerlo. A manera preventiva es recomendable colocar una lona gruesa sobre el
área donde se depositarán las charolas metálicas con tierra, plantas y pasto.

 

Drenaje

Desde el fondo de su jardín calcularán una
pendiente del 0.2 por ciento, que será apenas perceptible, esto con el objetivo
de que el agua excedente en sus charolas pueda ser drenada por mangueras que
irán interconectadas entre sí, hasta llegar a un bajante, que es el tubo que
lleva el agua de lluvia a las alcantarillas de la calle. Esto evitará que se
acumule la humedad.

 

Macetas

Las macetas pueden ser botes, latas, cubetas,
ollas viejas, ¡todo lo que se les
ocurra! Traten de reciclar todos aquellos recipientes que ya no utilizan y que,
en este caso, serán de gran utlidad.

Acomoden las macetas
según las necesidades de cada planta, ofreciéndoles sol o sombra. Mosaicos,
piedritas, cuentas de cristal o pedazos de madera pueden ser colocados como
como base, de manera que el agua no se estanque debajo de los recipientes. Es
importante para mantener un drenaje eficiente.

 

Plantas

Las más recomendables son aquellas que sean
resistentes al calor y al viento. También pueden colocar algunos árboles
medianos como ficus, laurel, limoneros y algunos frutales. El tamaño de éstos
árboles no es problema, pues se puede controlar su crecimiento de acuerdo al
tamaño de la maceta.

Una vez que tengan su
azotea verde, también tendrán un nuevo espacio en su casa, un jardín donde
podrán sentarse a descansar y disfrutar de la naturaleza o incluso un sky-bar para las parejas más fiesteras.

Como medida
precautoria, les recomiendo no exceder los 100 kg/m2, que es el estándar de la
carga extra que puede soportar la cubierta de techo.

Viendo como
evoluciona el planeta, quizás algún día estas instalaciones sean norma obligatoria; pero, mientras llega
ese día, seguiremos soñando con ver un paisaje de tejados verdes desde la
ventanilla del avión.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *