Bulimia masculina

Las mujeres no son las
únicas personas que padecen trastornos alimenticios. Es importante estar enterado.

Estudios recientes de la
Unidad de Trastornos Alimentarios del Servicio de Psiquiatría del Hospital de
Bellvitge, en España, demuestran que el índice de hombres con bulimia ha
aumentado 20% con respecto a cinco años atrás; esta acentuación invita a
reflexionar la cercanía que puede tener este problema en la familia, ya que
detectar el problema a tiempo y platicar con nuestros seres queridos puedes
ayudar a que superen esta situación.

La bulimia
es un trastorno alimenticio de causas psicológicas y físicas, que produce
desorden en la alimentación con periodos de compulsión para comer, otros de
dietas excesivas, asociado a vómitos y al uso de diversos medicamentos como
laxantes y diuréticos. El la persona que padece bulimia siente una necesidad de
ingerir grandes cantidades de comida, generalmente de elevado contenido
calórico. Una vez que termina de comer, le atacan fuertes sentimientos de
culpa, y para mitigarla, se provoca el vómito. En ocasiones, la bulimia suele
crearse después de la anorexia o frecuente se combina con actitudes de ésta.

Según la
doctora Mónica González del área de atención psicológica del Centro de Salud de
México: “La bulimia se da principalmente en personas que sufren de miedo
extremo e inseguridad; así como de cierto resentimiento y rechazo a sí mismos”.

Además,
según datos de la Unidad de Bellvitge, en España, se comprobó que 20.4% de los
hombres con trastornos alimenticios sufre anorexia; 45%, bulimia; y el resto,
padece una serie de padecimientos no específicos. Los hombres que pierden peso
son los más propensos a contraer bulimia nerviosa por miedo a recuperar el peso
perdido. Los hombres con bulimia en 65% de los casos han sufrido obesidad.

Aunque la
característica principal de las personas que padecen bulimia es estar en su
peso o arriba de este, en hombres y mujeres se manifiesta de forma distinta. El
hombre oculta más el trastorno, contando con menor información e incrementando
los índices. La Asociación internacional de Lucha contra la Bulimia y la
Anorexia (ALUBA) en su informe más reciente brinda alguna señales para la
detección de este problema:

 

• Preocupación acerca de
la comida. Miedo a engordar.

• Nerviosismo a la hora
de comer.

• Desaparición de comida
en casa.

• Aparición de alimentos
escondidos.

• Acudir al baño después
de la comida con excesiva frecuencia.

• Cambios de ánimo.

• Distanciamiento de
amigos y familiares.

• Evitar ir a fiestas o
restaurantes.

• Irritación crónica de
la garganta y/o inexplicable pérdida de piezas dentales y de pelo.

 

Si tu
familiar sufre de más de una de estas características, se recomienda acudir a
un centro de salud para que valoren el caso y sea canalizado a un tratamiento
adecuado. Si tú consideras que está pasando algo extraño, no debes hacer a un
lado ese sentimient.

La
familia es un punto base en el tratamiento, ya que el camino es complicado; por
lo tanto, el apoyo de ésta es fundamental para la recuperación, pues nada ni
nadie puede ofrecer un soporte emocional tan fuerte y alentador como es el que
brinda el amor de padres y hermanos.

Bibliografía
recomendada:

• Weitzner, Andrea. “El
anorexia, bulimia, comer compulsivo de los desórdenes alimenticios. Guía
práctica para adolescentes”.
México. Editorial Pax México.

• Silva, Cecilia. “Trastornos
alimentarios: anorexia, bulimia, comer compulsivo”. México. Editorial Pax
México. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *