Sonríe, estás guapísima

Esta vez toca el turno a las jovencitas, a quienes el experto en
asesoría de imagen, Aurelio Lozano, les dirá paso a paso cómo lucir guapísimas
con una apariencia súper natural. Sonríe, estás a un paso de ser la más bella.

La ventaja de ser joven es que eres bella por naturaleza, tu rostro es
radiante, lozano, terso y luminoso lo que te permite prescindir de algunos
aditamentos que más tarde se volverán imprescindibles. Este es el momento
preciso para sacarle provecho a tu carita de ángel, y esto va para todas las
jovencitas pues aún cuando una pequeña imperfección aparezca en su rostro las
ventajas que les otorga su edad no tienen comparación.

Para quienes quieren seguir al pie
de la letra las tendencias de temporada, el verano trae un sin fin de
propuestas, entre ellas continua predominando la de aspecto fresco y juvenil
basada en matices neutros y suaves, como el beige y el marrón, y luminosos como
el rosa y el lila. Una paleta de colores bastante propicia para las jovencitas
quienes podrán mostrar un rostro hermoso sin tener que llevar kilos y kilos de
maquillaje y hasta pestaña postiza, que por cierto de éstas últimas, y con todo
respeto, las considero de muy mal gusto, pues en los principios básicos del
buen gusto nunca he leído un libro de maquillaje o etiqueta que refiera que lo
artificial sea elegante, pero como bien dice el dicho: “Cada quien”.

Si eres de las chicas que no tienen
granitos o imperfecciones muy evidentes evita la base de maquillaje; en su
lugar utiliza alguna crema hidratante con color para unificar la apariencia de
tu rostro, esto te dará un resultado mucho más natural. En caso de que tengas
algún puntito rojo o un poco de ojera, usa un poco de corrector beige sólo en
el área afectada y difumínalo perfectamente con una esponja para darle un
acabado natural.

En cuanto a los polvos, que será
el siguiente paso, puedes optar por los sueltos con los cuales conseguirás
fijar mejor tu maquillaje proporcionando un efecto mate y transparente. Si no
deseas usar base hidratante y polvo suelto, puedes adquirir un buen polvo
compacto que cubra las imperfecciones igualando el color de tu rostro, funciona
bastante bien sólo que da una apariencia un poco más pesada a tu maquillaje, tú
eliges la mejor opción.

Las cejas son un punto focal muy
importante además de ser el marco de tus ojos. Inicia cepillándolas
perfectamente y aprende a recortarles el exceso con unas tijeritas, si nunca lo
haz hecho no te arriesgues, acude con un profesional. Puedes maquillarlas con
un pincel sesgado para darles forma y color si es que no lo tienen. Recuerda
que el tono de tu ceja debe ser idéntico al de tu cabello. En cuanto a su
forma, esta dependerá de la estructura de tu rostro: si es redondo te favorece
más en ángulo, y si tu cara es delgada te verás bien con unas cejas ligeramente
curvas; evita dejarlas completamente rectas, esto no luce nada bien, ni tampoco
totalmente redondas, eso da una apariencia como sin chiste, con todo respeto,
te verás como el Payaso Bozo.

El rubor o colorete en esta
temporada va muy natural, muy difuminado, aunque hay varias tendencias,
recuerda que lo natural siempre será lo más elegante. Ese rubor al estilo de
Heidi, la niña de las montañas, ya no se usa.

Las sombras son también muy naturales, en color
beige, rosa bronceado natural, mamey delicado, rosa pastel, cobrizos discretos,
palo de rosa, insisto: colores muy naturales.

Para resaltar tus ojos las pestañas serán un factor
clave; enchínalas primero de la base, luego de en medio y al final de las
puntas, es decir, el proceso será en tres partes para lograr un acabado
perfecto, y esto se hace con el enchinador de pestañas y no con la cuchara,
como lo hacían antes las abuelitas. Posteriormente, aplica la máscara para
pestañas.

Antes de maquillarte tendrás que
decidir qué es lo que más te conviene resaltar: los ojos o los labios, nunca
ambos porque tu maquillaje quedará muy recargado. Si optas por enfatizar tus
ojos, después de aplicar las sombras, utiliza el delineador para trazar una
línea en el párpado superior muy delgada y precisa, para el delineado inferior
puedes utilizar un poco de lápiz para ojos en color café claro y difuminarlo
con un pincel sesgado.

Para los labios te voy a
recomendar también el uso de matices suaves en las barras de labios o un brillo
muy discreto. Con esto lograrás una apariencia bastante natural e incluso
podrás mostrarte muy bien arregladita sin necesidad de cargar tanto tu maquillaje.

Por último, no olvides que sonreír te prepara para
mostrarte feliz, una persona sonriente siempre atraerá más miradas que un
rostro serio. Sonríe todo lo que puedas, la risa ejercita los músculos del
rostro y retarda los efectos del envejecimiento. Sonríele a la vida cada mañana
al despertar, recuerda que hay que estar agradecidos por todo lo que tenemos,
por lo que somos y por lo que poseemos: sonríele a Dios y dale las gracias por
cuidarte mientras dormías; sonríe por las cosas buenas que recibiste el día
anterior, por las oportunidades que te esperan a lo largo del día, por saber
que Dios estará contigo en las buenas y en las malas, y simplemente regálate
una amplia sonrisa por estar viva. Sonríe siempre y te sentirás más joven,
independientemente de tu edad biológica. Cuida tu maquillaje y ¡sonríele a la
vida!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *