Las arras

Las arras son trece monedas que intercambian los
novios durante la ceremonia religiosa de bodas. Antiguamente las entregaba el
novio a la novia como símbolo de los bienes que él proveería en el hogar.

En la actualidad, el rito de entrega de las arras se
ha transformado en una mutua entrega al ser ambos contrayentes los que proveen
el sustento del hogar.

Estas trece monedas, en el rito mozárabe,
representaban los bienes repartidos en los doce meses del año y se añadía una
más para compartir con los menos favorecidos. Algunas personas aseguran que su
historia tiene una estrecha relación con la dote por el alto valor de estas
monedas, y más aún, hay quienes las consideran un símbolo como “premio” a la
virginidad de la novia. Por supuesto que nos quedamos con el significado de los
mozárabes.

Protagonistas
de toda celebración nupcial católica, las arras son elegidas por los novios,
independientemente de quién se encargue cubrir su costo. La tradición señala al
padrino o madrina de arras como el encargado de solventar el gasto aunque esto,
como todo, dependerá de los novios.

Las hay en todo
tipo de materiales: oro, plata, chapeadas, con grabados personalizados, en estuches,
cofres o coquetas charolitas y su precio es tan variable que se pueden
encontrar desde los 300 pesos mexicanos hasta la cantidad que usted decida. Es
cuestión de presupuesto.

Una tradición muy socorrida es usar las
arras de los padres o abuelos durante la celebración religiosa, esto les confiere
un valor sentimental incalculable pudiendo, incluso, heredarlas a los futuros
hijos. Una opción muy tierna para su entrega, es pedir a los pajes o meninas que
sean los encargados de llevarlas al altar al momento en que el sacerdote así lo
señala.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *