El cortejo nupcial

Arrancan los preparativos de boda y las preguntas brotan cual caudaloso río: ¿quiénes forman el cortejo nupcial?, ¿cuál es su acomodo para entrar y salir del templo?, ¿cómo debo acomodar al resto de mis invitados en la misa?, ¿tienen que estar casados todos mis padrinos y madrinas?

Papás, amigos, hermanos y hasta el jefe, bueno no es para tanto, pero cierto es que cuando hablamos de bodas quisiéramos invitar a todo el mundo a formar parte del selecto grupo del cortejo nupcial. Pensando en aquellas parejas que se encuentran indecisas sobre a quiénes invitarán a vestirse de madrinas y padrinos, hemos preparado una serie de consejos. ¿Lista? ¡Toma nota!

Cortejo

El cortejo nupcial está formado por padrinos de velación, anillos, arras, lazo, ramo, Biblia y rosario, y cojines —estos dos últimos casi en desuso—. Por lo general son hombres y mujeres, salvo en el caso de la madrina de ramo quien siempre deberá ser una mujer soltera. Elegir solo mujeres también es una opción válida.

Es muy importante que padrinos y madrinas sean personas muy allegadas a la pareja, tal como los papás, hermanos o amigos de toda la vida, solteros o casados por la Iglesia, pero siempre con una vida ejemplar.

En el caso de los solteros, no es recomendable pedir al novio o novia en turno que los apadrine, pues si se diera el caso de que terminaran su relación, no se les volvería a frecuentar. Respecto a las personas que viven en unión libre o se han casado por segunda vez, no pueden desempeñar el rol de padrinos o madrinas ya que su situación les impide tomar la Sagrada Comunión.

Padrinos y madrinas

Los padrinos de velación deben ser católicos y casados por la Iglesia, una pareja que sea modelo de vida cristiana y matrimonial. Lo más común es elegir a los papás de los novios. Ellos no realizan ningún acto en especial más que estar presentes para constatar la unión de los novios ante Dios.

Los padrinos de anillos y los padrinos de arras, suelen ser matrimonios muy admirados por los novios o personas de gran confianza y madurez —en caso que sólo sea una persona para cada rubro—. A ambos los llamará el sacerdote al altar al momento de comenzar el Rito del Matrimonio.

Los padrinos de lazo por lo regular son hermanos de los novios, uno de cada uno o, bien, una pareja casada. Ellos colocarán el lazo a la pareja una vez que termine el Rito del Matrimonio —ya que los declaran marido y mujer—, momento en que la pareja queda de rodillas frente al altar, justo antes de proclamar el Credo, y lo retirarán al término de la Comunión.

La madrina de ramo es una mujer soltera, puede ser tu hermana, la hermana de tu novio o tu mejor amiga. Al llegar la novia al altar, ella deberá acercarse de manera discreta para retirar el ramo de la novia y cuidarlo durante la misa, lo devolverá hasta el momento en que el cortejo salga del templo. Al finalizar la celebración le entregará el ramo que ofrendará a la Virgen. En total se hará cargo de tres ramos: el de la celebración religiosa, el que ofrendarás a la Virgen y el que lanzarás a tus invitadas en la recepción.

  Los padrinos de Bibilia y rosario entregarán a la novia estos valiosos objetos una vez que la madrina de ramo retira el bouquet de manos de la futura esposa —al iniciar la misa—. Si hay madrina o padrinos de cojines, deberán colocarlos en los reclinatorios de los novios antes de comenzar la celebración.

Si tienes demasiados candidatos y no deseas dejar fuera a ninguno, puedes invitarlos a participar en la celebración religiosa leyendo las Lecturas, los Salmos, la Oración de los Fieles, entregando las ofrendas o recogiendo los donativos.

Entrada

El novio llega primero a la celebración, se espera que unos 20 minutos antes para recibir a los invitados. La novia arriba en el auto nupcial acompañada del chofer y de su papá o de la persona que la entregará, diez minutos antes será suficiente.

15 minutos antes de que inicie la ceremonia, el cortejo comenzará a tomar posición para ingresar al recinto. Los hombres se colocarán del lado derecho y las mujeres del izquierdo en el siguiente orden: sacerdote; el novio acompañado por su mamá; la mamá de la novia y el papá del novio; padrinos y madrinas en pareja —si solo son mujeres entrarán solas—, la madrina de ramo entra al final; los pajes y damitas, y por último la novia y su papá o la persona que la entregará.

Si son padrinos y madrinas, todos entrarán en pareja salvo la madrina de ramo quien entrará y saldrá sola. Todos portarán en sus manos el objeto que les corresponda entregar: anillos, lazo, ramo, arras, etcétera.

Para que la entrada sea más armoniosa, se recomienda que las parejas que conforman el cortejo entren de manera pausada, dejando pasar un breve lapso de tiempo entre uno y otro. Una buena idea es tomar como referencia dos o tres bancas para que ingrese la siguiente pareja o madrina.

En los reclinatorios, la novia se sentará a la izquierda y el novio a la derecha. Para que sea más lucidor tu evento, puedes sentar a los invitados de la siguiente manera: papás e invitados de la novia a la izquierda y papás e invitados del novio a la derecha.

 

Salida

Una vez finalizada celebración religiosa, los novios se acercarán al altar a firmar las actas matrimoniales. Es una buena idea pedir al sacerdote que realice esta acción como parte de la ceremonia para hacer partícipes de ello a tus invitados.

Posteriormente, la novia se acercará al nicho de la Virgen o Santo de su devoción para ofrecer su ramo, consagrándole así su matrimonio. En este momento la madrina de ramo entregará el bouquet destinado a ello a la novia y una vez que se encamine hacia el pasillo central, le devolverá su ramo principal.

La salida del cortejo será de la misma manera en que entraron, solo que encabezado por los novios, le seguirán pajes, papás de la novia, del novio y padrinos y madrinas.

Realiza un ensayo de entrada y salida del cortejo uno o dos días antes de tu misa de bodas en el templo donde se celebrará tu matrimonio, esto hará que tus padrinos se familiaricen con la entrada, salida y el acomodo. Si no cuentas con coordinador de bodas o wedding planner, pide a tu mejor amiga que se encargue de organizarlos. Verás que así, todo te resultará más sencillo. Y si te ganan los nervios ¡ni te preocupes! Es tu boda y, créeme, ¡todo se vale!

Fotografía

Whitney Ramirez Photography

 

http://whitneyramirezphotography.wordpress.com/

One Comment on “El cortejo nupcial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *