Crisis matrimonial, 16 consejos para evitarla

La crisis en el matrimonio puede originarse por una defectuosa
comunicación. Tras largos años de convivencia esto puede ser de lo más común;
sin embargo, el problema radica en que no nos damos cuenta de ello. Abre bien
los ojos y presta atención a tu pareja.

Es un hecho que la crisis en sí misma supone una ruptura de la
comunicación. Esta ruptura se manifiesta de forma abierta cuando el trato y el
diálogo dejan de existir. O puede aparecer de forma velada cuando se continúa
la relación a base de monosílabos.

En todo caso lo que se pretende es que estos
momentos de desacuerdo conyugal —normales por otra parte en la convivencia
matrimonial— sean transitorios y leves, gracias a la buena voluntad de los
cónyuges.

No permitan que la crisis llegue hasta su
matrimonio. Hay acciones que podemos implementar todos los días para evitar
abrir la puerta a los conflictos. ¿Están listos? Tomen nota.

 

1. Tiempo de oro: dedícale tiempo a tu pareja, pero no confundas la
calidad con la cantidad.

2. Salidas frecuentes: sal con tu cónyuge con alguna frecuencia. No te
limites a “sacar” a tu mujer de casa, preocúpate de “salir con ella”
a algo que le agrade.

3. Oír y escuchar: cuando él o ella te hable, no te limites a oír,
deja de trabajar, o deja de leer el periódico, mírale a los ojos. Él o ella se
enterará de que estás escuchando.

4. Como novios: mantén viva la ilusión del primer día de noviazgo.
Conquístale a diario. Preocúpate de tu arreglo personal.

5. Buenos recuerdos: recuerden con frecuencia los momentos felices
compartidos por los dos.

6. Sueños de enamorados: sueña como los enamorados, pero ten los pies
en tierra como los esposos.

7. De cara al futuro: haz planes de futuro que te ayuden a mejorar el
presente.

8. “No hay otro como tú”: hazle sentir al otro como
necesario en la relación conyugal. Busca su compañía.

9. La importancia de las celebraciones: recuerda las fechas importantes.
Si las celebran juntos, ¡mejor!

10. “¡Ayúdame!”: pide a tu cónyuge soluciones prácticas para
tus problemas: puede ayudarte mucho y además servirá para unirlos.

11. Siempre alabanzas: no le critiques ante las amistades, menos aún
cuando no esté presente.

12. “Es una sorpresa”: sorpréndela con pequeños detalles
inesperados: un regalo, una cena especial, una noticia agradable, unas flores,
el vestido que le gusta.

13. “Venía pensando en ti”: búscale a él o a ella al llegar
a casa. Le encantará saber que vienes pensando en él.

14. Un beso al despedirse: no olvides despedirte antes de salir. Un
beso todos los días es una práctica muy recomendable.

15. Con la verdad por delante: sé siempre sincero, pero no lo
manifiestes de forma desagradable.

16. “Quiero estar contigo”: prefiere a tu cónyuge antes que
a las amistades y demuéstraselo a menudo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *