Administración de bienes

En un mundo tan materializado como el que nos ha
tocado vivir, lo primero que pensamos al hablar de administración de bienes, es
en conceptos relacionados con la vida material; sin embargo, cuando
reflexionamos un poco más, nos damos cuenta de que tenemos una gran cantidad de
bienes que no son materiales.

Desde que conociste a tu pareja, seguramente, haz visto en él o en
ella muchos aspectos que te agradan y que admiras; aspectos bellos de su
personalidad que te han enamorado día a día, bienes que les han sido regalados,
dones que los hacen únicos e irrepetibles y que también son responsables de
administrar, de manera que, los bienes espirituales que cada uno posee
fortalezcan su relación y enriquezcan el entorno en el que viven. Esos dones que todos recibimos desde
que nacemos están en nosotros por algo. ¿Te has puesto a pensar qué se espera
de ti?, y ahora que te casarás, ¿qué se espera de ustedes como pareja? El hacer
esta reflexión, te dará respuestas sobre el cómo poner tus dones y los de tu
pareja al servicio de tu matrimonio, de tu familia, y de los demás, logrando
así frutos positivos en tu comunidad. 

También es importante hacer un plan específico sobre el
cómo habrán de distribuirse y cuidarse los bienes materiales para que se
mantengan siempre como lo que son, “un medio para” y no un fin en sí mismo. La
regla de oro para llevar al cabo una sana administración de los bienes, como en
muchos otros aspectos de la vida en pareja, es la comunicación. Si bien el
dinero ayuda a realizar muchas cosas, no lo es todo en la vida, por lo tanto
tampoco deberá ser el único tema en su comunicación como pareja.

Una realidad presente, es que cada vez mayor número de
personas son económicamente activas cuando contraen matrimonio. Si este es tu
caso, platica y reflexiona con tu pareja sobre lo siguiente: ¿sé cuánto gana mi
pareja y con qué periodicidad?, ¿hemos platicado sobre nuestras aspiraciones
profesionales?, ¿cómo solventaremos los gastos generados en nuestro hogar?,
¿hemos contemplado la posibilidad de que uno de los dos deje de trabajar en
algún momento?, ¿qué haremos entonces?, ¿qué influencia tendrá en las
decisiones de casa, ser o no ser quien provee de todo lo económico?. Es
importante planear su presupuesto familiar ya que para hacer realidad su
proyecto de vida en pareja necesitarán de muchos recursos.

Así como se necesita mucho amor, caridad, sinceridad,
humildad, disposición, entrega y desprendimiento, entre otros muchos dones,
también se necesitan recursos monetarios para subsistir y actuar, por lo que es
muy importante hacer una planeación en cuanto a los gastos que tendrán en su nuevo
hogar, para vivir con armonía. Recuerden que cuando gastamos sin un objetivo y
sin control, podemos entrar en serios problemas económicos que pondrían en
riesgo todo, incluyendo la relación misma. El tema del dinero es un punto muy
sensible que requiere que se le dimensione correctamente y se mantenga en su
sitio siempre: “Un medio para alcanzar… la felicidad, y no un fin en sí mismo”.

Una recomendación para la organización del gasto es
elaborar un presupuesto familiar, esto es, estimar cuánto necesitan para vivir
cubriendo sus necesidades. Los datos que deberán considerar para realizarlo
son:

 

  • Conocer la cantidad de ingreso que
    se tendrá como familia (independientemente de quién aporte).
  • Periodicidad con que se reciben
    estos ingresos.
  • Necesidades y circunstancias
    reales de ustedes como
    pareja.
  • Hacer una lista de los conceptos
    que deberán pagar mes a mes y los que podrían ser esporádicos.
  • Determinar una cantidad para
    ahorro, por mínima que sea.
  • Obtener la diferencia de ingreso y
    gasto mensual estimado y tomar decisiones sobre prioridades de gasto.

 

Una vez que tengan estimado cuánto necesitan para vivir,
será importante cuidar y registrar su gasto a fin de asegurarse de que se está
gastando en lo planeado. Los imprevistos llegan así, de sorpresa, entre más
disciplinados seamos con el gasto, mayor capacidad tendremos para afrontar una
dificultad económica.

La humanidad necesita gente capaz de comprometerse en la
lucha por un mundo mejor en todos sentidos, administren sus dones como pareja
sólo así serán parte de ese cambio que desean ver a su alrededor.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *