Uñas ¿postizas o naturales?

Como que pareciera ya
parte del ajuar nupcial ir al salón de belleza a que te pongan uñas postizas y
que las dejen tan largas que, de entrada, no puedas ni siquiera sacar dinero de
la cartera para pagar tan hermoso trabajo, casi artesanal.

Para que unas manos luzcan
hermosas, no siempre tienen que estar aderezadas por largas uñas postizas
llenas de cristales o figurillas; una impecable manicura ya sea con un
exquisito decorado o en un color acorde a tu ajuar y una piel bien hidratada
será suficiente para hacerlas lucir divinas en el día en que te colocarán la
alianza matrimonial en el dedo del corazón.

Las uñas
postizas desde siempre han sido una opción bastante atractiva; sin embargo, no
a todas las mujeres les agrada o se les facilita usarlas. Así que, si por tu
actividad profesional o por gusto no estás acostumbrada será mejor descartar la
idea, busca otra opción que haga lucir tus manos hermosas y elegantes.

En los salones
y clínicas de belleza especializadas cuentan con excelentes alternativas para
uñas naturales tanto cortas como de tamaño medio y, claro largas: manicura
francesa, manicura clásica, nail art, etcétera, pues si no estás acostumbrada
podrían inutilizar tus manos días antes de la boda y además, causarte un poco
de desesperación que, aunado a la tensión propia de los preparativos, harán que
te las quieras arrancar a mordidas. En este caso la recomendación sería acudir
mínimo un mes antes de tu boda para que puedas adaptarte a tus nuevas uñas.

Pero si por el contrario, las uñas largas a estas
alturas ya son parte de ti o en algún momento de tu vida las has utilizado y
son algo que pudiera fascinarte, pues no tendrás problema porque podrás
manejarlas correctamente sin dificultad.

Si es la
primera vez que lo haces, toma en cuenta que los primeros días te causarán
cierta incomodidad para realizar tus actividades cotidianas que, obviamente,
desaparecerá conforme te adaptes; por otro lado, es probable que se presente
una ligera molestia o dolor en los dedos, nada de gravedad claro está.

Antes de acudir
a cualquier centro o clínica especializada, será de gran ayuda que pidas la
recomendación de tus amigas quienes te dirán con certeza en qué lugar hacen
buenos trabajos, de calidad y sin lastimar tus uñas ni tus dedos. Esta
profesión se ha convertido en todo un arte, y como tal hay buenos y malos.

Toma en cuenta
que como muchas mujeres usan estos postizos, hay que hacer cita previa y, a
veces, con mucho tiempo de anticipación ya que hay salones de belleza o centros
especializados que son tan buenos que sus agendas están saturadas, por lo que
no podrán atenderte de un día para otro.

Al momento de
que acudir a tu cita y una vez comenzada la labor, si hay algo en la hechura de
tus uñas que no te guste o te provoque incertidumbre, desde el momento en que
lo detectes coméntalo a la especialista, ya sea en la aplicación, decoración,
terminado o incluso el largo. Las personas encargadas de este tipo de negocios
tienen las herramientas necesarias para cortar, alargar, modificar y modelar
tus nuevas uñas, además de una gran experiencia.

El largo es muy
importante de cuidar ya que a veces, por ser postizos, se tiende a exagerar, y
no creo que te quieras parecer a Niurka en el día más importante de tu vida.
Pide un largo regular que te permita mover tus manos de la manera más natural
posible, ya que si después las quieres recortar corres el riesgo de, en
primera, arruinar el diseño y, en segunda, romperlas pues no podrás hacerlo con
un cortaúñas normal y limarlas hasta que lleguen al largo que deseas podría
hacerte perder demasiado tiempo.

Hay que tener
cuidado en no excederse. Es decir, hay decorados diseñados exclusivamente para
las novias que pueden encajar perfectamente en cualquier personalidad, gusto y
ajuar dando por resultado un trabajo que te haga lucir realmente divina.

Y si quieres
algo en particular, alguna creativa idea tuya o un aditamento especial, pídelo
con tiempo para que el personal pueda conseguirlo o, bien, para que te hagan un
diseño prueba antes de que te lo apliquen, así, cuando acudas en la víspera de
la boda, tu sueño no se convierta en una terrible pesadilla.

Otra buena
opción es acudir personalmente al lugar en cuestión a realizar la cita, momento
que podrás aprovechar para pedir que te muestren diferentes opciones de
decorado acordes a tu vestido y demás elementos de tu ajuar, para que tus uñas
se conviertan en un exquisito complemento.

Y procura que
sean eso: un complemento y no el centro de atención. Es decir, mucha pedrería
como está de moda no sería lo adecuado, ya que la idea es que brilles tú y,
quizás, los cristales de tu vestido o del tocado, pero no las manos cada que
las muevas, excepto por el diamante de tu anillo de compromiso.

Y como no es
obligación, ni tradición, ni imposición, igual y puedes optar mejor por
regalarte un delicioso spa de manos, con una excelente manicura y un decorado
que vaya acorde a tu ajuar para que tus manos luzcan tan regias como lo harás
toda tú en tu conjunto.

Ponerse o no ponerse uñas es
algo opcional. Lo básico es que tus manos luzcan impecables, limpias, bien
cuidadas y con un esmalte que vaya de acuerdo a tu gusto y personalidad. Este
será el mejor marco para la alianza matrimonial.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *