Cuidados en el embarazo

El embarazo es una
experiencia que viven miles de mujeres en el mundo entero. Y aunque se trata de
una etapa especial, en ocasiones las mujeres embarazadas olvidan que su estado
de salud y los cuidados prenatales juegan un papel prioritario en el proceso de
gestación.

La alimentación, la
práctica regular de ejercicio y la ingesta de líquidos abundantes, pueden
marcar la diferencia durante el parto y en la salud del bebé que está por
llegar. Alcanzar estas rutinas de vida la ayudará de forma muy positiva a
prevenir problemas y defectos en el bebé.

Pero los cuidados
durante el embarazo van más allá de los hábitos mencionados; acudir
puntualmente y de manera responsable a las consultas que el médico recomiende,
será sinónimo de un buen control prenatal en estas cuarenta semanas.

Cada mujer y cada
embarazo son diferentes, y por ello, es fundamental que las embarazadas estén
en contacto con su médico durante toda la gestación. Así, se les podrá brindar
de manera personalizada la atención y cuidados que necesiten durante la dulce
espera.

Claves fáciles para
sentirse bien

Víctor Hernández Zúñiga,
ginecólogo y obstetra del Hospital Ángeles Pedregal, explica que la
alimentación debe ser balanceada y compuesta por: carbohidratos, proteínas,
lípidos y un promedio diario de treinta gramos de fibra. Además de cuidar las
comidas, el especialista asegura que tomar vitaminas, minerales y calcio, completarán
aún más la salud de la mujer.

Acerca del consumo del
ácido fólico tan promovido en nuestros días, el especialista comenta: “Es
aconsejable que la mujer lo tome tres meses antes de que desee concebir, con la
intención de que bebé no sufra defectos del tubo neural o problemas como la
anencefalia. El ácido fólico lo encontramos en los cereales, carnes rojas y
vegetales verdes como el brócoli o las espinacas.” Este complemento alimenticio
también se puede conseguir en las farmacias, situación que facilita su ingesta.

Vivir al máximo el
embarazo sí es posible; pero la mujer tendrá que hacer méritos ayudándose de la
nutrición, y también de otro factor no menos importante: el ejercicio físico.
Salir a caminar, ir a clases de yoga o hacer natación de tres a cuatro veces
por semana, mejorará la condición física de la mujer, que paulatinamente irá
aumentando de peso como es lo normal. Hidratarse con dos litros de agua al día,
formará parte de esta cadena de buenas costumbres que toda embarazada tendría que
seguir hasta el nacimiento de su bebé.

Grisel López Paredes, de
32 años y mamá de dos niños, cuenta: “Tomé ácido fólico desde la planeación de
mis bebés. En mis embarazos, la dieta fue equilibrada y repartida en tres
comidas principales y dos colaciones a base de galletas o una gelatina. Comía
frutas y verduras de hoja verde. También bebía dos litros de agua al día para
evitar infecciones urinarias y caminaba todo lo que podía.”

El control prenatal
sí vale la pena

“La paciente embarazada
que acude por primera vez con el ginecólogo-obstetra a raíz de enterarse de su
estado, se tendría que realizar un primer ultrasonido como contacto inicial.
Esto es básico para ver que todo está bien en un principio”, precisa el doctor
Hernández. Además, el especialista señala que está normado que una vez al mes
la mujer vaya a consulta hasta la semana treinta y dos. A partir de ahí, las
visitas al médico son cada dos semanas hasta la semana treinta y seis. De ahí
en adelante, y por ser el final del embarazo, la paciente deberá acudir una vez
por semana. “Dependerá del tipo embarazo si hay que ver a la mujer más a
menudo. En términos generales y con un embarazo sin imprevistos, este sería el
programa de visitas, junto con tres ultrasonidos intercalados en los tres
trimestres del embarazo”, apunta el doctor.

El seguimiento prenatal,
ayudará a evitar infecciones, hemorragias y la presión alta, que a día de hoy
son las principales causas de enfermedades en el grupo de mujeres que viven un
proceso de gestación. La responsabilidad sobre el cuidado de la propia salud,
así como al del bebé es una de las muestras más importantes de amor que una
madre le puede dar a su hijo. 

Para saber más

Bibliografía
recomendada:

• “Qué esperar cuando se
está esperando”, Heidi Murkoff y Arlene Eisenberg, Grupo Editorial Norma.

• “La Biblia del
embarazo”, Anne Deans, Editorial Grijalbo.

 

Sitio de Internet
recomendado para consulta:

Página web de la
Secretaría de Salud del Distrito Federal: http://www.salud.df.gob.mx, programa
de interés “Tu Embarazo tiene Ángel”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *