Cena formal

La pedida de la novia es el mejor pretexto para
organizar una cena formal con todo el glamour y sofisticación que un suceso de
esta magnitud requiere…

Es el anuncio de tu boda; es el hombre de tu vida quien
acudirá a tu casa para pedir formalmente tu mano; es el suceso que reunirá a
toda tu familia para darles la gran noticia. Y qué mejor que mediante una
exquisita cena de gala donde los invitados disfrutarán las delicias
protocolarias que siempre ofrece una agradable velada. Aquí los básicos para
una noche memorable.

 

Aperitivos

• La finalidad del aperitivo es preparar
al comensal para el disfrute de la comida que se servirá, a la par de dar tiempo
a que llegue toda la comitiva.

• Se sirven en la sala, antes de
invitar a los comensales a pasar al comedor.

• Se acompañan con vinos blancos
o un espumoso seco.

• Opta por entremeses fáciles de
comer con las manos o un palillo, pueden ser fríos o calientes preparados a
base de hojaldre, quesos, crudités (vegetales secos cortados en forma de
palitos) con alguna crema ligera.


La mesa

• Antes de que arribe el primer invitado a la casa la mesa
deberá estar puesta; si tienes actividades previas te recomendamos arreglarla
un día antes.

• Mantel en blanco o crudo, si tiene un poco de encaje o
tira bordada mejor; planchado y limpio. Sólo si la decoración de tu casa es de
tipo minimalista puedes prescindir del mantel y optar por mantelitos
individuales de muy buen gusto.

• Centro de mesa pequeño pero elegante y sencillo, de flores
naturales.

• Servilletas en conjunto con el mantel, dobladas en
rectángulo y a la derecha del plato o sobre éste.

• Vajilla fina y de un mismo juego: en blanco con discretos
figuras decorativas es una buena opción. Porta-plato o plato base —es más
grande que los de la vajilla— en metal, cerámica, cristal, bambú, etcétera, la
elección dependerá del estilo de tu decoración; se sitúa a uno o dos
centímetros del borde de la mesa y se retirará hasta la hora de servir el
postre. Sobre él se irán colocando los platos a medida que se vayan a utilizar.

• Los cubiertos: impecablemente brillantes y todos de un
mismo juego. La regla es sencilla: se utilizan desde el exterior hacia el
interior. A la izquierda se colocan los tenedores con las puntas hacia arriba,
a la derecha cuchillos con el filo hacia el plato y cuchara con la parte
cóncava hacia arriba. Los cubiertos para el postre se colocan frente al plato
llano, o bien, al momento de servirlo.

• Copas: en buen estado y perfectamente limpias; frente al plato a la derecha y
en fila. De izquierda a derecha: la copa de
agua (servir el agua antes de que tomen asiento los comensales), vino tinto,
vino blanco y champaña. Ninguna copa se llena hasta el borde.

• Velas o candelabros sobre la mesa. Es válido colocar a
manera de confeti algunos pétalos o pequeñas piedras decorativas sobre el
mantel.

Fotografía: http://www.smpub.com


A la hora de servir

• Una cena formal requiere servicio de
meseros. Si no cuentas con ellos presenta en fuentes o bandejas la comida, para
que cada cual se sirva lo que quiera. Las bandejas pasan de un comensal a otro
por la derecha.

• Coloca mesas de servicio con la
vajilla, vinos y aditamentos cerca de la mesa.

• Nunca cortes más de tres trozos del
alimento a un tiempo.

• Para indicar que se ha acabado de comer
el plato en turno, se colocan los cubiertos en el plato en una posición del
reloj con ambas manijas a las cuatro.

• A medida que los invitados terminan,
las copas, platos y cubiertos se retiran
cuando no se haya de utilizar más.

• Antes de servir el postre, se recogen
saleros, salseras, platos de pan, etcétera.

• Los cubiertos se colocan en el mismo orden en
que van a ser utilizados, iniciando de afuera hacia adentro, por tanto su orden
puede variar: si la ensalada se sirve como primer plato se colocarán sus
cubiertos en los extremos; si se sirve tras el plato fuerte, tomarán lugar
después de los cubiertos para carne. Si el primer plato es pescado sus
cubiertos quedarán en los extremos.

• Si hay moluscos, el tenedor pequeño para moluscos
se colocará a la derecha de los cuchillos o a la derecha de la cuchara sopera
si la hay.

Fotografía: www.matchbox.com.au

Menú

• No se sirven platos sucesivos del mismo
color o con una presentación parecida.

• Los elementos principales de cada plato
no se deben repetir, es decir que sólo usaremos una vez un tipo de pez, verdura
o carne. Lo mismo para las técnicas de cocina: platos asados, al vapor, en
salsa, etcétera. Nunca todos iguales.

• Los platos a base de salsa no van
seguidos unos de otros.

• Si hay paté se ofrecerá antes del
postre.

• Los quesos no se sirven en las cenas.
Como toda regla, éstas también admiten cambios.

• En una cena formal lo correcto, y más
completo, es servir cinco tiempos: 1) casi siempre consiste en alimentos fríos
o tibios servidos en porciones pequeñas; 2) el segundo plato puede ser pastas,
arroces o sopas; 3) el tercero puede consistir en mariscos o una receta a base
de huesos o verduras; 4) el cuarto plato es el más importante de todo el menú y
es a base de carne o pescado, se acompaña con el mejor vino que se vaya a
servir, y 5) el postre, que según la regla, deberá ser para comer con
cucharita: budines, helados, mousses.

 

Vinos

• Los blancos, no muy dulces, son ideales para el pescado y
se sirven fríos, antes que los tintos.

• Los tintos acompañan a las carnes rojas y se sirven a
temperatura ambiente.

• La champaña se sirve con la repostería.

 

El café

• Preferible servirlo en la
sala, se sirve después del postre.

En la bandeja de servicio
se incluye azúcar, edulcorantes, leche o crema.

• Puede ser servido con chocolates o
caramelos y seguido de licores aromáticos
como amaretto, menta o bebidas fuertes como el coñac.

 

Lugar de los
comensales

• La forma clásica del acomodo en una mesa rectangular es
con los anfitriones o dueños de la casa en las cabeceras de la mesa.

• Los papás del novio se colocarán a la diestra de los
anfitriones del sexo opuesto.

• Se alternan los comensales: un hombre, una mujer. Los
esposos no se deben sentar uno al lado del otro.

• Si son varios, lo mejor es señalar los
puestos con tarjetitas.

• Es imperativo que el número de comensales sea el mismo que
el número de lugares disponibles en la mesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *