Problemas de pareja entre los jóvenes

Hablar de pareja es
también hacerlo de la gran mayoría de nosotros. Según la Encuesta Nacional de
Juventud 2005, del Instituto Mexicano de la Juventud (IMJ), el 80 por ciento de
los jóvenes han tenido alguna vez en su vida un novio o una novia.

 


Asexoría, trabajando con
los datos arrojados por las estadísticas de uso de la línea de ayuda, ha
identificado que muchas personas llaman porque atraviesan por algún problema
con su pareja y observamos lo siguiente: 

El 29.41% estaban
involucradas en una relación conflictiva de infidelidad; 25.5% se sentían mal
debido a que pensaban que faltaba amor en su vida sexual de pareja; 13.73%
tenían problemas cotidianos que, con las fricciones de todos los días, estaban
haciéndose más grandes.

Curiosamente, en todos
los casos, faltaba por lo menos alguno de estos tres elementos que median las
relaciones humanas, sobre todo las de pareja: comunicación, confianza y
respeto.

El ser humano es tan
complejo que es imposible que no existan conflictos en sus relaciones
interpersonales, pero la comunicación puede favorecer a la construcción de una
sana relación; no sólo comunicando al otro lo que se quiere, sino escuchándolo
también.

Quienes llaman a la
línea de ayuda porque se sienten incómodos con su vida sexual de pareja
afirman, en todos los casos, no llevar vida de pareja; es decir, la relación se
ha centrado en las relaciones sexuales, pero no son satisfactorias, dejándoles
un sentimiento de vacío. En estos casos, la confianza y la comunicación son
indispensables para que la pareja pueda ir creciendo en el amor y la entrega.

En la Encuesta Nacional
de Juventud 2005 del IMJ, se preguntó a hombres y mujeres qué buscan en su
pareja: el 36% sinceridad y el 20% responsabilidad. La comunicación sólo será
efectiva si está mediada por la verdad y la sinceridad. Por otro lado, la
responsabilidad es la capacidad de responder a las circunstancias, buenas o
malas, de cada día y la forma en la que se cultiva y cuida al otro en cualquier
caso.

Asexoría te
recomienda

COMUNICA: ¿Qué tanto se
conocen? ¿Saben cuáles son los planes, metas, objetivos de cada uno y los
comparten? ¿Cuál es su opinión sobre aquellos temas que tanto te preocupan o te
parecen tan importantes? Comunicar es conocer; desenmascarándote y
permitiéndole a él/ ella que también lo haga.

CONFÍA: ¿Se dejan llevar
por lo que dicen los demás? ¿Crees en él/ ella? Creer en el otro es una muestra
de amor… pero no te lances al vacío, sin asegurarte de que haya una red debajo
para amortiguar tu caída. Foméntala todos los días a través del crecimiento de
ambos y búsqueda constante por alcanzar sus mutuas aspiraciones.

RESPETA: ¿Buscan y
quieren lo mismo? ¿Se aceptan tal como son? Procura tener en cuenta que frente
a ti tienes a una persona con sus propios gustos e intereses y que
probablemente sean diferentes a los tuyos; conócelos y respétalos. Una relación
es de dos, y no de uno sólo.

Nos conocemos por
nuestras semejanzas, pero crecemos a partir de nuestras diferencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *