Luz y color: maquillaje perfecto

Es muy importante que el día de tu boda te sientas cómoda y no disfrazada con tu imagen, por ello resulta primordial que al momento de maquillarte se tome en cuenta, además del tono de piel, cabello, ojos, color del vestido y accesorios, la hora de la ceremonia y la luz del lugar en el que se celebrará el evento.

Las luces son fundamentales para trabajar el maquillaje por lo tanto, éste
no puede ser el mismo de día que de noche, ya que según el tipo de luz será el
efecto que brinde el maquillaje: más apagado, vivo o con colores cambiados o
descompuestos debido a que los matices y el tono de nuestra piel cambiarán según
la iluminación.

En este caso, para obtener los máximos beneficios del arte del maquillaje es
necesario, primeramente, que reflexiones sobre el tipo de iluminación al que
vas a estar expuesta: natural o artificial. La luz natural del día exige menos maquillaje
y más naturalidad ya que no afecta tanto los tonos de tu piel; los cielos
claros del verano armonizan con la gama de los cálidos, amarillos, tonos de
frutas y flores como el naranjo, albaricoque, etcétera. Mientras que a los
paisajes de grises de invierno les va mejor los colores fríos como los azules,
plateados y toda su gama.

Muy al contrario, la luz artificial admite mayor cantidad de maquillaje
porque, por potente que sea, siempre es menos resplandeciente que la del día.
La iluminación artificial tiende a absorber el color, no refleja con fidelidad
la intensidad de los colores. Por lo tanto, para lucir fascinante el Gran Día y
evitar la distorsión de tu make up será necesario tomar en cuenta la calidad y
tipo de iluminación.

Tipo de iluminación

• Luz incandescente (bombilla) de color amarillo: apaga los colores cálidos
y aviva los fríos.

• Luz fluorescente de color azul: mantiene las tonalidades cálidas y
transforma los azules en violáceos.

• Luz de neón (luz fría): altera los colores en general proporcionando una
coloración amarillenta, nada favorecedora. Deberán evitarse tonos con mezclas
de amarillo o muy oscuros ya que resultan poco atractivos y envejecen.

• Luz de vela (luz color rojo): es la luz que más favorece siempre y cuando
se coloque en los laterales ya que si se sitúa delante de la modelo llega a
demacrar y apagar todos los colores. Con este tipo de iluminación destaca más
la gama fría que la cálida y los colores que llevan purpurina o los nacarados
vivos.

En esa fecha tan importante será primordial sostener una plática previa con
tu profesional de belleza para que, además de conocer tu personalidad, esté
enterado del tipo de iluminación que utilizarás en tu festejo. Así, juntos
podrán diseñar la imagen que deseas proyectar acorde a tu gusto, preferencias
y, claro, horario de tu boda.

Si deseas aprender más sobre cómo maquillarte, el protocolo de la etiqueta,
peinados y todo lo referente al fantástico mundo de la belleza, ven y estudia con nosotros: maquillaje
profesional, autopeinado, personalidad con automaquillaje y asesor de imagen. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *