En línea mientras trabajas

El cuidado de tu alimentación es clave para tu estado de salud, en tus manos está el vigilar que mantengas una buena nutrición que te permita cumplir con tus responsabilidades.

En la actualidad son muchas las personas que debido a la exigencia del
trabajo, sacrifican la alimentación en nombre de la responsabilidad y optan por
consumir productos que lejos de nutrir y aportar todos los elementos que
requiere el ser humano para mantenerse saludable y en forma, provocan obesidad,
desnutrición y, como consecuencia final, que a largo plazo se presenten
enfermedades crónico degenerativas como el caso de la diabetes o los padecimientos
cardiovascular.

Puede parecer complicado lograr que lo que consumes durante el día sea
del todo sano, pues lo primero en que piensas cuando tienes apetito, es en ir a
la tiendita y comprar cualquier golosina que te mantenga ocupado el estómago.
Pero es momento de que le digas adiós a este pretexto, pues hoy en día existe
una gran variedad de barras ricas en cereales, yogurt en distintas
presentaciones, así como frutas y verduras para ‘botanear’, las cuales son muy
accesibles para transportar en tu bolsa.

No se trata de que le digas adiós a las frituras o a los pastelitos,
simplemente que aprendas a no depender de ellos todo el día y sacrificar tu
bienestar. ¿Qué tal si mejor los suples por otras delicias que sí te alimenta?,
ahí te van algunos ejemplos:

  • Por ningún motivo dejes de desayunar, levántate un poco antes de lo
    acostumbrado para que no te saltes este alimento básico.
  • Puedes tener en tu oficina una bolsita con pasas, son un gran
    alimento.
  • Compra barritas de cereal y recurre a ellas cuando sientas apetito a
    media mañana.
  • Dile adiós al refresco y dale la bienvenida a los jugos y al agua
    natural.
  • Ten a la mano los teléfonos de restaurantes donde sirvan ensaladas o
    alimentos que no sean ricos en grasas saturadas.

Es un hecho que tu trabajo es importante y que tu compromiso debe ser
cumplir al máximo con él, pues no sólo es una fuente de ingresos, sino que
también te realiza en el ámbito profesional, en el personal; es un elemento
básico para cumplir con tus sueños, pero no debes de olvidar que para poder
rendir al máximo es imprescindible que goces de un excelente estado de salud,
lo cual debes de tomar con mucha seriedad.                     

Por dónde empezar

El primer paso para evitar que tu trabajo se convierta en el
‘responsable’ de tu mala alimentación, empieza desde el desayuno: “Hablamos del
principal alimento del día, debido a que se viene de un ayuno nocturno y es
necesario que sea éste el que nos aporte alimentos ricos en vitaminas,
minerales y proteínas”, explica el doctor Roberto Rodríguez, especialista en
medicina del deporte.

El organismo de cada persona funciona de distinta manera y sus
requerimientos también varían de una a otra, es por ello que un buen regalo que
puedes hacerte es una visita al médico; el objetivo es que te realices una
serie de estudios para determinar si requieres perder peso o simplemente
necesitas hacer algunos ajustes a tu alimentación.

“Lo ideal para que una persona se apegue a un régimen alimenticio, es
que se elabore con base a sus preferencias, y a sus costumbres, por ejemplo; si
por cuestión de horarios, un individuo no tiene la posibilidad de elaborar y
llevar su comida al trabajo, evidentemente no podrá seguir al pie de la letra
las instrucciones de su médico; pero a lo mejor sí se le facilita acudir a un
restaurante. Es importante que se tomen en cuenta estos aspectos al momento de
decidirse a cambiar la forma de comer, pues sólo así se podrán ver los
resultados y lograr que se mantengan”, explica el especialista.

No olvides que en todos tus proyectos de vida es importante incluir el
cuidado de tu salud, pues además de la voluntad, el trabajo, la perseverancia y
el esfuerzo, el hecho de que tengas fuerza y bienestar físico, será vital para
lograr todos tus sueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *