Cómo manejar el dinero en pareja

Sin lugar a dudas hablar de dinero es uno de los temas más polémicos entre las parejas, no saber abordarlo podría ser la fórmula para el desastre. No dejes que te pase a ti, acá te traemos los consejos de Jane Honeck para que dinero y amor vayan siempre de la mano.

Jane Honeck, autora de “¿El problema con el
dinero? ¡No es por dinero!” (The Problem With Money? It’s Not About the Money!,
www.theproblemwithmoney.com),
considera que si bien una encuesta de la revista SmartMoney reveló que el 70
por ciento de todas las parejas hablan de dinero al menos una vez a la semana,
la comunicación no es muy eficaz. Honeck tiene algunos buenos consejos que
pueden ayudar a la parejas a convertir los pleitos de dinero en cosa del
pasado.

La especialista señala que es necesario
centrarnos en una visión global y en un plan financiero, dos aspectos que se
mueven en la misma dirección. Una vez que se haya hecho esto, las pequeñas
decisiones cotidianas sobre en qué gastar o en qué ahorrar serán más sencillas.
“Cuando tenemos una comunicación clara y sabemos por qué hacemos algo, el ‘qué
hacer’ con nuestros ingresos será mucho más fácil”, comenta Honeck y añade los
siguientes consejos.

Hablar, hablar, hablar

El dinero, como el sexo, sigue siendo un tema
tabú y a menudo no se tiene una idea clara de cómo nuestro compañero piensa o
siente sobre este tema. Es decir, hay que hablar sobre todo lo que tenga que
ver con el dinero desde antes de llegar al matrimonio: cuánto ganan, cuánto
ahorran, cuánto pagan de tarjetas, cuánto invierten en productos personales,
qué objetivos se tienen en mente: comprar un auto, comprar una casa y de qué
manera se logrará. Igualmente importante es hablar de las deudas que se tienen.

Encuentra el equilibrio

Equilibrio de poder entorno al dinero. Una
persona que toma todas las decisiones y tiene todo el control, sin duda lleva
al desastre a la relación. Hay que encontrar la manera en que ambos sean
involucrados en este tema. Uno puede hacerse cargo de revisar facturas,
cuentas, depósitos, etcétera, el otro de realizar pagos, claro, conforme a sus
habilidades.

Toma de decisiones

Decidan juntos lo que es mío, tuyo y de los
dos. La mayoría de las parejas tienen su propio sistema híbrido de lo que
funciona mejor. Lo importante es encontrar aquel que resulta mejor para
ustedes. Por ejemplo, hay parejas que deciden organizar su presupuesto destinando
un porcentaje de sus ingresos para cada rubro: alimentos, renta, servicios
básicos, despensa, y otro para gastos personales.

Definir su propio sistema

Disponer de un sistema de manejo de dinero
claramente definido, desde quien se encargará de realizar los pagos hasta quién
de revisar las cuentas. Sin un plan bien definido comenzarán las quejas y los
reclamos: “Es que yo no sabía que tenía que pagarlo hoy”, “Nunca me dijiste que
fuera a hacer los pagos”, “Yo no soy adivino y no sé cuánto debes”.

Abordar los problemas

Cuando comiencen los problemas sobre el
manejo de dinero, habrá que abordar de inmediato el tema, sin secretos. Evitar
el problema sólo hará que sea más tóxica la relación y abrirá una brecha entre
ustedes. Aprovechen un momento de calma, no hay que hacerlo el día en que vemos
a la pareja más ajetreada que nunca, de mal humor o cuando la jornada le ha
resultado pésima, habrá que buscar siempre el momento adecuado.

Realizar chequeos

Programen una revisión semestral o anual de
su presupuesto. Las situaciones cambian, al igual que nuestra salud física,
manejar dinero requiere una revisión periódica para mantener sanas las
finanzas.

Hablar un poco más

Lo más importante es tener una comunicación
abierta, sin culpa ni vergüenza. Todos tenemos obsesiones en torno al dinero.

“Al final del día, las parejas no necesitan
discutir sobre el dinero. Y no se trata sólo de comunicación. Se trata de hacer
un plan y ajustarse a él. No hablar de sus problemas financieros, no hacer un
plan o no coordinarse como equipo, sólo los hará víctimas de sus finanzas. Y no
hay que permitir que las finanzas controlen su matrimonio”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *