Una boquita encantadora

 Si vives envidiando la sonrisa sexy de las modelos, si sueñas con que
algún día el botox te hará justicia o si crees que la boquita de ensueño fue
creada sólo para algunas privilegiadas, estás en un error. Nuestro experto en
belleza, Aurelio Lozano, te dirá cómo convertir tu boca en una tentación
irresistible.


La boca es un punto focal muy importante, uno de los primeros rasgos
faciales que observamos al estar frente a una persona. En cuestión de
maquillaje, resulta de gran importancia saber maquillar los labios; no basta
con pastar el labial como lo hacen muchas mujeres, además, es necesario
realizar algunas correcciones para lucir una boca perfecta, equilibrada y muy
atractiva.

El primer paso para comenzar a maquillar tus labios es observarlos, y
para eso hay que tener la boquita cerrada. Los principales aspectos por
analizar son la longitud: en una cara armoniosa, la extremidad de cada comisura
de los labios debe coincidir con la mitad de la pupila, traza una línea
imaginaria y observa si es más corta o más larga. La altura de tus labios se
mide en los bordes superiores del labio, éstos deben coincidir con los
orificios de la nariz. En lo que respecta al grosor, el labio superior e
inferior deben ser sensiblemente iguales en su parte media. De igual manera, es
importante que muestren un contorno bien definido. Esto te permitirá ver qué
tipo de labios tienes: medianos, delgados, gruesos, etcétera.

Corrección de labios

Una de las herramientas básicas para maquillar tu boca será el
delineador de labios, conocido en España como perfilador y, por supuesto, el
lápiz labial. El color del delineador debe ser igual o lo más parecido posible al
tono de la barra de labios, mientras que el color de la barra de labios
dependerá de tu gusto y vestimenta, pero siempre, tomando en cuenta que los
tonos fuertes definen los labios y exageran los defectos y los matices claros
disminuyen el contraste con el resto de la cara. Ya no se usan esos labios al
estilo Verónica Castro, en sus mejores tiempos, cuando le delineaban los labios
de un tono y se los rellenaban con otro muy diferente. 

Lo primero será utilizar un buen humectante labial, imprescindible para
mostrar una boquita encantadora a cualquier hora. Posteriormente, aplica un
poco de polvos traslúcidos sobre los labios.

Ya que has detectado qué correcciones necesitan tus labios, si son muy
finos o muy gruesos, muy grandes o muy chicos, delinearemos la boca dándole la
simetría necesaria. Un delineador cremoso y de la mejor calidad posible será la
clave. Son pocos los labios que no requieren correcciones, aun las más linda
modelo tienen pequeños defectos que se disimulan con un buen delineado.

Los labios gruesos se delinean por dentro de su borde natural, en este
caso descarta por completo los colores intensos o demasiado brillantes. Los
labios finos, para darles apariencia de grosor, se delinean por fuera de su
borde natural, en un matiz parecido a su pigmentación original o en colores
claros.

Para corregir una boca grande el delineado se realiza por la zona
interna del labio reduciendo el trazo en la zona de las comisuras. En una boca
pequeña, para proporcionar la sensación de mayor tamaño, el trazo es en la
parte externa de su línea natural, eso sí, nunca más de un milímetro, alargando
suavemente la zona de las comisuras.

Otra de las características que requieren una pequeña corrección es la
línea de la boca: horizontal, ligeramente ascendente o caída, la línea
horizontal es la ideal, aunque, hay quienes teniéndola prefieren elevarla
discretamente al momento del delineado. En la boca caída, muy común en las
damas maduras, al momento de su delineado traza una línea levemente ascendente
en el extremo del labio superior y modifica el labio inferior. Los labios
ascendentes no requieren ningún tipo de corrección en este sentido.

Una boca atractiva presenta simetría tanto en el grosor de los labios
como su largo y línea. Cuando no existe tal simetría el delineado nos ayudará a
lograrla corrigiendo lo se que requiera, por ejemplo, si uno es más grueso, se
maquilla un milímetro por la parte interna del labio para darle una apariencia
más fina. El siguiente paso, y el más sencillo, es aplicar la barra de color en
los labios, lo ideal es hacerlo con un pincel para lograr un acabado más
natural.

El maquillaje es un arte en el que hay que cuidar cada uno de los
detalles, y tú eres una obra de arte, y como tal, requieres cuidados y
atenciones para ser aún más admirada. La vida es única, es pasajera y se va muy
rápido, no pierdas tiempo lamentándote, mejor aprovecha el tiempo y valora a
quienes tienes cerca y, sobre todo, valórate a ti misma porque ¡tú también eres
única!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *