Sonríe a la vida

Pensar positivo y
compartir con tus compañeros de trabajo buenos momentos, genera un buen
ambiente laboral.


¿Cuándo fue la última
vez que la risa te quito el aliento? “Tener un sentido del humor alegre, es
signo de un carácter positivo y predispone a las personas a tener una
existencia placentera, pues genera diferentes factores de bienestar como: rejuvenecer
la imagen, levantar el ánimo, aumentar la autoestima, quemar calorías, eliminar
estrés, tensión y ansiedad, además, reducir riesgos de enfermedades, al mejorar
los sistemas digestivo, respiratorio y cardiovascular, entre otros”, asegura
Edith Montes; asesora de yoga y risoterapia.

“La salud física y emocional
brindan transformaciones en las pautas mentales de los individuos, porque
incluso permiten que la gente ría en medio de la adversidad. Este estado de
ánimo fortalece las relaciones interpersonales, volviéndolas satisfactoria y de
mayor calidad en todos sus ámbitos, de la misma forma que mejora el desempeño
laboral de estas mismas”, menciona la especialista.

Ésta es la razón por la
que algunas empresas en el mundo implementan como política promover la
risoterapia entre sus empleados, puesto que han observado que esta técnica es
causante de resultados de alta productividad y aumento considerable de
habilidades creativas, ya que permite eliminar fácilmente el estrés, al mismo
tiempo que favorece la fluidez de la comunicación entre compañeros. Bajo esta estrategia,
las organizaciones forjan una imagen favorable al interior y al exterior.

“Independientemente de
la empresa o las políticas con que se cuenten, la gente con buen humor siempre
es bien recibida en todas partes, pues expresa con su júbilo, equilibrio
personal y bienestar mental. Cualquier momento es oportuno para reír, por lo
que es conveniente tomar las cosas más a la ligera y de carácter menos
personal. La felicidad debe ser la principal meta del día a día; sin olvidar la
seriedad que se debe a las actividades en el trabajo”, afirma Edith Montes.

Mejorar tu ambiente
profesional está en tus manos; cuando regalas una cara amable y un momento
placido y gracioso a todo aquel que cruza por tu camino, no sólo te ayudas a
ti, sino que contagias a todos los que te rodean; y si observas con
detenimiento podrás ver que con estos actos enseñas una valiosa lección,
incluso a las personas que menos esperas.

Para lograrlo, la
asesora recomienda algunos pasos sencillos para comenzar a vivir plácidamente:

Práctica en grupo: es
importante que los integrantes estén relajados y alejados de sensaciones de
miedo al ridículo; después cada quien deberá hacer cosas chistosas, como imitar
un animal, bailar ocurrentemente o contar chistes, si no tienes la confianza
adecuada para hacerlo con tus compañeros de trabajo, lo puedes realizar con tu
familia. Por otro lado, dentro de horas laborales se recomienda mantener un
ambiente amable y hacer bromas que aligeren el día.

Práctica individual: puedes
ver películas, programas de televisión, descargar chistes por Internet o hacer
muecas frente al espejo.

Es importante permitir
que la alegría emane como un caudal inagotable. Regala una sonrisa a cada paso,
mejorando tu medio ambiente. Tu cara irradia la forma como plasmas tu existencia.
Toma la risa en serio y refleja de qué estás hecho.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *